Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GALGOS Y LIEBRES La reunión de esta tarde Un programa brillante Atendiendo los deseos de gran parte del público, el; Comité directivo, del C. D. Galguero acordó que las carreras de esta tarde comiencen a las cinco en punto, cuando el calor ha pasado casi por completo. La salida de la última carrera se dará a las siete y cinco minutos, de modo que todo el interesante programa- se desarrollará en dos horas poco más o menos. La primera carrera es para galgos de tercera categoría, habiendo seleccionado a los que siendo ganadores hayan ganado menos veces en su categoría. Entre los ocho inscritos participa la famosa Escarcha, campeón de España en carreras de campo. La segunda prueba es para los de cuarta categoría. Son también ocho inscripciones, entre las que aparece Fakir, el campeón de Váciamadrid. La copa de Primavera de tercera se correrá en tercer lugar, y seguirá inmediatamente la carrera de 700 yardas, en esta ocasión para los de cuarta. Otra eliminatoria de copa se disputará en quinto lugar la que promete una notable carrera entre, galgos ingleses, irlandeses y españoles. El programa detallado es el siguiente: Primera carrera (lisa) Tercera categoría. 475 pesetas. 500 yardas. 1, Escarcha; 2, -Trostky II; 3, Miss Madrid; 4, Whisky II; 5, Lista; 6, Blits; 7, Gaqo; 8, Centinela. Segunda carrera (lisa) Cuarta, categoría. 375 pesetas. 500 yardas. I, Paloma II; 2, Pisca; 3, Fakir; 4, Carmela; 5, Cacerola; 6, Gaona I; 7, Azucena; 8, Boby. Tercera: carrera (lisa) Tercera categoría. 475 pesetas. 500 yardas. Copa de Primavera (tercera eliminatoria) 1, Frits Tilson; 2, Alhaníbra; 3, Relámpago V; 4, Gamona; 5, Lola III; 6, Gold Piece; 7, Pompeya; 8, Polaco. Cuarta carrera (lisa) Cuarta categoría. 325 pesetas. 700 yardas. 1, Fatula; 2, Pinocho, II; 3, Carato II; 4, Mocha; 5, Pepita, 6, Montes I. Quinta carrera (lisa) Segunda categoría. 650 pesetas. 500 yardas. Copa de Primavera (cuarta eliminatoria) 1, Iiaylemere Solitude; 2, Chula II; 3, Colleaguc; 4, Ojos Ansiosos; S Giralda I; 6, Judas; 7, Lady. Sexta carrera (vallas) Tercera categoría. 250 pesetas. 500 yardas. 1, Navarreta; 2, Bohemio; 3, Boothly Glider; 4, Pinta; 5, Miss Albacete; 6, Tosca I. Carreras de galgos Ojos ansiosos en la copa de primavera Participarán los campeones de España y de Váciamadrid. Esta tarde, a las cinco. -U. Bí LLAR El campeonnato del mundo a- tres bandas Miró continúa en magnífica posición Barcelona 5, 12 noche. El campeonato del mundo a tres bandas. continuó hoy en el local del Billar Club Barcelona, disputándose las partidas, correspondientes al campeonato mundial. Los clasificados de grupo han sido ios siguientes: En el grupo A: Sousa, Egipto; Miró, España; Zengers, Holanda, y Puigberg, España. Grupo B: Zamán, Bélgica; Gasparrin, Francia; Aeberhardt, Suiza, y Dedonker, Bélgica. Desde las primeras partidas finales tomaron neta ventaja Sousa y Miró, que siguen, empatados, por lo que el título se decidirá en el match que se juega esta noche. -Ors. 240 RICARDO ZAMORA RECUERDOS DE MI VIDA 1 237 gaba en Santander un partido de Liga, y mi presencia era, si no indispensable, convenientísima para los efectos de la taquilla. La Directiva, atendiendo requerimientos de los propios rivales, así me lo expuso, y yo no tuve inconveniente en acompañarles, haciéndome cargo del contratiempo económico que hubiera representado mi falta. Pero quiso la fatalidad que al cerrar el maletín de mano qué yo llevo casi siempre- en mis viajes, cuando salía para, la estacióname pillara un dedo con violencia, y aunque las heridas que me causé no eran graves, exigían por lo menos un reposo que se avenía mal con el trabajo de por- tero que yo debía realizar. Sin embargo, cogí el tren y marché a Santander. Los Médicos de la capital montañesa me aconseja- 1 ron que no jugara para evitar cualquier retroceso, teniendo en cuenta que ocho días más tarde se celebraría el partido internacional en Gijón. Pero pudo más el interés del Racing cántabro y mi buen deseo, y salí a los campos de sport del Sardinero. En la tablilla se advertía al público mi lesión, añadiendo que sólo jugaría el primer tiempo. Los aficionados montañeses, que siempre me han tratado con extraordinario cariño, me recibieron en aquella ocasión con grandes aplausos, que, al retirarme, llegado el, descanso, se multiplicaron. Pero cuando en la, segunda parte se dieron cuenta, de mi ausencia ini- ciaron una protesta unánime, que me obligó a salir, 1 y, a casi, vestido de calle, para mostrar desde encentro del terreno mi dedo vendado. Inútil todo, sin em- b argo. E 1 público no se conformó, y al cabo de bástante rato de protesta, tan encarecidamente me suplicaron que me volviera a vestir, que acepté, declinando sin embargo toda responsabilidad, puesto que pocos días después tenía que defender el marco nacional. Concluí de jugar aquel match y el público me despidió con una gran, ovación, prueba de la cordialidad que siempre. he hallado, en la afición montañesa. De Santander a Gijón fuimos en automóvil el canónigo D. Servando, gran aficionado y excelente amieo mío; Osear, el delantero centro del Racing, y Ventolrá, nuestro extremo derecha, a quien yo me permití aconsejar que nos acompañara, porque era mi deseg indicarle a Berraondo que si no tenía un juga- como secretario de la Federación Española. A los postres, el arbitro, bastante alegre, nos dio su opinión: para él, ios españoles éramos ligeramente superiores, porque ya nos había visto otras veces; pero juzgando por el encuentro de la tarde, las fuerzas estaban muy niveladas, aunque creía que la dureza del terreno, pelado y sin hierba, había causado a los nuestros mayor perjuicio. Había pocas ganas de músicas, y los futbolistas, a pesar de la autorización para prolongar la velada, regresamos pronto al- hotel. A la mañana siguiente visitamos el periódico Las Noticias, donde nos ofrecieron. un Oporto de honor a; continuación de la visita a las instalaciones del diario, y poco aespués de comer tomamos en la estación del Rocío el tren de regreso para Madrid, despedidos con esas muestras de cordialidad que siempre prodigan los, portugueses como testimonio de su afecto, exaltado y vibrante. Para mí, cada viaje a Portugal representa una nueva cuenta que abro a la gratitud que debo a tantos amigos, aunque en este caso, de la parte futbolística, volviera más descontento que nunca. t