Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 5 DE 1 U N I O DE 1931 NUMERO SUELTO í 0 CENTS. DIARIO ILUSTRADO. AÑO V I GÉSI IOSEP TI MO N. 8.853 %5 ya quebranto del Gobierno, ni en contribuir a ningún fracaso suyo cuando con él fracase un. interés de la nación. Todo esto- -añadíamos- -sin contemplaciones para combatir los peligros de la República si nos lo toleran la plenitud de poderes y los antecedentes nada tranquilizadores del Gobierno provisional. No nos lo han tolerado. Hablemos ahora sobria y se- renamente del caso de A B C. damente la publicación de A B C, consignando en notas oficiosas la vaga referencia de un hallazgo de armas y el vituperio de nuestras campañas. Acerca de lo cual nos basta la réplica contenida en los siguientes documentos que dimos a la Prensa: REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN: CALLE DE SERRANO, NUM. 55, MADRID Nuestra fe y nuestros principios no se los lleva el huracán de pasiones que ha turbado tantas conciencias y ha extraviado a una gran parte del pueblo, sumándolo- -creemos que pasajeramente- -a esa otra porción que en toda sociedad propende a la rebeldía. Seguimos y permaneceremos donde estábamos con la Monarquía constitucional y parlamentaria con la libertad, con el orden, con el derecho, y nunca juera de la ley; respetuosos de la voluntad nacional, pero sin sacrificarle nuestras convicciones. Con esta declaración que hizo A B C ante la República el 14 de abril nos apresuramos a recoger y contestar la interrogación de todo el mundo jsor los atropellos de que se nos ha hecho víctimas, por las persecuciones y las amenazas que nos asedian. ¿Cómo va a salir A B C de la inaudita vejación que ha sufrido, cómo afrontará la conjuración de odios, envidias y venganzas que le rodea? Exactamente en la misma actitud en que. ss hallaba, firme, invariable, sin borrar, ni mitigar, ni esconder un punto de su significación y de su historia. ¿Y cómo se conducirá con el Gobierno que lo ha tratado tan airadamente? Para que nuestra conducta posterior, invariable como nuestra doctrina, no parezca en ningún caso ni en modo alguno influida por la arbitrariedad del Poder o por la violencia impune de nuestros enemigos, para que en cualquiera ocasión se compruebe que, sin dejamos llevar de la ira y mucho menos del temor, nos mantenernos en la línea trazada, reproducimos también lo que A B C había declarado desde el primer momento, el 17 de abril: Innecesario para las mayorías, estéril y mucho más funesto si lo emplean las minorías, siempre es reprobable e intolerable el desorden, aun contra el Poder engendrado en el desorden, porque el títvXo fe Gobierno, su responsabilidad y su junción le obligan y nos obligan a los, ciudadanos a reducirnos a la legalidad y al derecho, que no suponen conformidad ni abdicación. Con esta primaria doctrina jurídica, moral y religiosa que nosotros profesamos, como la sana mayoría de los españoles, y a la que, velis nolis, tienen que volver los mismos que la infringen, A B C se congratula de que el Gobierno provisional de hoy, el Comité revolucionario de ayer, hable y proceda como Gobierno en Id cuestión vitalísima del orden público, tanto niás cuando ha tenido que dirigirse, no a los adversarios que encontró quietos, sino a los mismos elementos que movilisó revolucionariamente, a sus colaboradores y afines. El Gobierno cumple su deber, y al cumplirlo no tropezará con campañas de ABC. El arte simplicísitno de irritar a la plebe gregaria y levantisca, de alentar y fomentar los motines, de impedir o estorbar las represiones con la maledicencia calumniosa, con el ultraje y el desprestigio de la autoridad, no ha manchado nunca estas páginas; y, corno los perturbadores de ayer- -los de ahora- -que son los mismos- -nos tendrán enfrente con igual denuedo, con sinceridad y entereza que no serán tan irrecusables en los periódicos más adictos a la situación. Las adversidades con que se inaugura la República lo son también, y en primer término, para España; no nos complaceremos en ellas, ni en explotarlas pora. DECÍAMOS AYER... v Nos interesa oponer a todas las versiones publicadas sobre el caso de A B C, pero principalmente a las oficiales, una brevísima enumeración de hechos que no podrá negar nadie, absolutamente nadies Deben Habíamos previsto y pronosticado todo constar estos hechos en las diligencias inslo que está ocurriendo en España, y sobre truidas por la autoridad, y sólo con él rela fácil previsión fundábamos nuestros in- sultado de estas diligencias se ha debido insistentes llamamientos al orden, a los pro- formar al público. No queremos calificar cedimientos legales y jurídicos para la con- ahora lo que se ha hecho contra nosotros tienda civil. en este particular de la información y- en Una revolución arrastra siempre colabo- todo lo demás. Esperamos tranquilos la ocaraciones peligrosas, cuando no las pide; no sión de hablar cumplidamente. se hace con criaturas angélicas; no se aquieCuando se produjo, en las circunstancias, tan todos sus elementos con el triunfo, y y con las facilidades que todo el mundo ha después del triunfo es muy difícil recoger visto, el asalto a la casa de A B C, no halas escorias y las heces removidas por la bía en ella más personal que el de custodia, preparación revolucionaria. Los revolucio- como sucede todos los: domingos: en la plannarios, comprometidos a la abstención elec- ta baja, un portero, que. no puede apartarse toral y resueltos exclusivamente a la acción de su puesto; en el piso segunde, un televiolenta, encontraron su República en las fonista, que tampoco puede, abandonar la elecciones municipales, pero no fue en ellas central a su cargo, y en el servicio de vigidonde la buscaban y la esperaban. Evitado lancia de los talleres, dos obreros. Estos el hecho de fuerza por la patriótica cesión cuatro empleados, sin armas, que tampoco de la Monarquía, no dejó de salir a la calle hubieran podido usar para el exterior, s. on la multitud trabajada para la revolución. todo el ejército formidable que A B C tiene Hubo en Barcelona, en Valencia, en Seviorganizado para defender su casa. en los lla y en algún otro lugar desórdenes que días más peligrosos, en los más propicios al luego se han reproducido más gravemente ataque. Había también allí alguna fuerza de en Madrid y provincias por esa ley de peGuardia civil; no sabemos cuánta. Lo que ligro y expiación que nunca falla en las re- la Guardia haya hecho, lo que haya creído voluciones, cuyos protagonistas han solido necesario hacer en su defensa o en defensa acabar inmolados como Prim, espantados de vidas y propiedades, no ios compete, ni como Higueras, contritos como Castelar, tenemos que averiguarlo. Suponemos que prudentes y escrupulosos como Salmerón. constará en las diligencias. Subsiste en daño, de la República y del país La autoridad, que después del. asalto aculo más virulento de la subversión elaborada contra la Monarquía, y no tienen otro dió a investigar nuestras responsabilidades, origen los conflictos con que lucha el Go- registró la casa tan minuciosamente como quiso, sin dificultad alguna. En los cajones bierno provisional. de las mesas de Redacción y de Secretaría (Hubo el 10 de mayo una reunión monár- y en la caja de la Administración encontró quica pública y numerosa, permitida y pre- cinco pistolas, pertenecientes a redactores o senciada por la autoridad, y anunciada con empleados que las poseen con la licencia rebastante anticipación para elegir una Junta glamentaria, registrada en la Dirección da y acordar preparativos. t, electorales. Claro Seguridad, y con cada pistola un cargador está que. para ningún fin ilícito hubiera sido intacto. El examen pericial demostrará que anunciada, ni numerosa, ni presenciada por las armas no han sido estrenadas. Enconla autoridad. Al mismo tiempo que los mo- traron también las autoridades, entre cachanárquicos en su Círculo se reunían frente a rros y telarañas de un rincón de la finca, él grupos mandados por personas conoci- un mosquetón del año 1871. das y que cometieron los desmanes a que Este arsenal nos referimos en otro lugar. Nada se hizo famosa es el terrible A B C, ocupado en la fortaleza de cuya en. aquel momento contra los agresores. La sión y cuya inermidad parece queindefenconstituautoridad actuó inmediatamente contra los yen la garantía más necesaria del orden y agredidos, encarcelando y procesando a el derecho más indiscutible de los que conmuchos de ellos. La misma turba, con los tinuamente nos amenazan y nos anuncian la mismos arengadores y capitanes y en dis- destrucción. De ametralladoras; gasesvenenociplinada formación, se trasladó sin el me- sos, máquinas infernales y nor estorbo a la calle de Serrano, donde mortíferos que han solidodemás materiales denunciar alquintentó el asalto y el incendio de la casa había nada. Es completade A B C, defendida sólo por unas parejas nos periódicos no se hayan encontrado allí de la Guardia civil. Este número había té- mente falso que nido su preparación en algunos editoriales de flechas ni escopetas de ninguna clase. parte de la Prensa republicana, y la convo Excelentísimo señor presidente del Gocatoria para el acto se publicó la víspera en bierno provisional: un órgano comunista. Aquí también actuaDesde el día 10 de mayo, la Sociedad ron las autoridades para averiguar si nos habíamos permitido resistir la agresión y si Prensa Española. editora de A B C y Blan- teníamos con qué defendernos; pero no sa- coy Negro, está privada y desalojada del bemos de ninguna medida ni diligencia con- edificio de su industria, privada igualmentra los inductores, organizadores, anuncia- te de la cuantiosa propiedad que allí po see v de su utilización v rendimiento; tiedores y ejecutores del asalto. El Gobierno se incautó de nuestra casa y suspendió indefini- ne prohibida la publicación de dichos periódicos e impedido, el trabajo, que sisue í