Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y á que piensan ácerca- de esto de las elec ciones. Conste, señores, que no existe crisis política. De lo que se trata es de que, como el Rey no oye más que a los representantes de los partidos políticos que figuran en el Gobierno, y como en éste faltan esos sectores de que les hablo, creemos que debe oírseles. Nuestro parecer, el parecer de cada uno de nosotros, lo conoce ya Su Majestad. Ahora conviene que conozca el parecer de esos elementos monárquicos que no están en el Gobierno. No es tampoco que esos elementos piensen de otro modo distinto al nuestro, porque también nosotros somos constituyentes. Creemos que el asunto debe resolverse en unas Cortes Constituyentes, aunque es indudable que una parte del país se ha manifestado en las elecciones municipales por otra forma de Gobierno. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de los concejales es monárquica, aunque el triunfo de los no monárquicos lo hayan conseguido en las grandes poblaciones. Por todo lo dicho, entiende el Gobierno que eso debe ratificarse en unas Cortes, y como falta en la composición del mismo la representación de un sector que no se ha declarado republicano, de ahí las entrevistas que va a tener Su Majestad. ¿Serán propiamente consultas? -No, de ninguna -forma. Insisto en que el Gobierno no está en crisis. ¿Vendrán en seguida esos señores a Palacio? -Sí, creo qué en seguida; pero no puedo decirles quién será el primero en llegar. Eso lo sabe Su Majestad. ¿Será don Melquíades Alvarez? -No. El señor Alvarez se ha declarado republicano. Quedan los señores Villanueva, Bergamín y Sánchez Guerra. J B CjMIERCOLES 15 DE ABRIL DE 1931. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 18. -No sé- -contestó- Sólo- puedo decirles que me han llamado. Cinco minutos después acudió a Palacio el ministro de Gracia y Justicia. El marqués de Alhucemas dijo: -No sé nada. Yo estaba en el ministerio y me han llamado. Salen los ministros de Hacienda Se le habló de la llamada a los constitucionalistas y de las conversaciones de dos y Gobernación en dos de los ministros con Su Majestad. A las doce salieron juntos los ministros- -No sé nada de todo eso- -se limitó a de Hacienda y Gobernación. decir el marqués de Alhucemas. El Sr. Ventosa dijo que suponía que ya El ministro de Marina llegó a las doce el presidente habría enterado a los infor- y veinticinco. Al principio dijo que iba con madores de lo que pasaba. la cartera para despachar con el Rey; pero- -Sí- -se le dijo- nos ha anunciado que después confirmó que le habían llamado de vendrán a Palacio algunos elementos cons- Palacio. También dijeron que acudían a titucionalistas. Palacio, llamados por S. M. el Rey, el ge- -En efecto- -afirmó el ministro de Ha- neral Berenguer y el duque de Maura, que cienda- el Rey llamará a esos señores, y llegaron al Alcázar, respectivamente, a las después, seguramente, oirá a los ministros doce y media y a las doce y treinta y cinco. del Gobierno actual, de dos en dos. Así irán A la una menos veinte llegó el ministro viniendo a Palacio. de Fomento. ¿Ustedes dos han expuesto ya su opi- ¿Qué solución ye usted a esto? -se le nión a. Su Majestad? preguntó. -Sí. Aparte del despacho que con él he- -No sé; ahora veremos. mos celebrado, hemos hablado áe ello. -El presidente dice que- ¿Creen ustedes que todo quedará des- -manifestó un periodista. no hay crisis pejado en el día de hoy? -Pues si no hay crisis- -contestó el seEl ministro de Hacienda contestó: nada. -El porvenir no depende de nosotros. ñor La Cierva- -no hay de Fomento hablaMientras el ministro Eso lo mismo lo pueden conjeturar usteba con los informadores, entró en Palacio, des que nosotros. sin detenerse, el de Instrucción pública, seLos demás ministros van llegando ñor Gascón y Marín. El de Economía- acudió a la una de la tarde. a Palacio Al enterarse de que arriba se encontraban A las doce y diez llegó a Palacio el conde de Romanones. Se le enteró de cuanto los anteriores ministros, dijo: -No sé; no creo que haya Consejo; sin habían manifestado el presidente y el señor Ventosa y se le preguntó qué otro mi- duda es que van teniendo con Su Majestad, nistro le acompañaría en la conversación I como se ha dicho, de dos en dos las con vprqarinnps. con Su Majestad. versaciones. ¿Cree usted que será llamado a Madrid el señor Burgos Mazo? -No sé; creo que hay ya bastante aprovechable con los nombres que he citado. Además- -terminó diciendo el general Aznar- es que ya no hay más. domS La buena luz ayuda a vender. Ilumine mejor su escaparate Su luz es intensa y blanca CONSULTE A IOS DEPOSITARIOS OSRAH i