Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 17 DE FEBRERO DE 1931. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. sq. rencia que sostuvo con el Sr. Sánchez Guerra, lo dejó entrever. -Mi apoyo- -dijo el conde de Romanones- -es incondicional. Creo que en estas circunstancias, y cuando la crisis se provocó por upa actitud nuestra, que respondía a imperativos de conciencia, no podemos ni debemos rehuir la responsabilidad. El señor Sánchez Guerra me ha hablado de una participación personal, y yo no tengo inconveniente en aceptarla, por mucho sacrificio que me cueste, ya que los- momentos no son, ni mucho menos agr- adables. Pero los Sres Alvarez y Burgos Mazo entendieron que el Gobierno debía estar constituido por los elementos constitucionalistas, con exclusión de cualesquiera otros. El Sr. Burgos y Mazo fijaba más su posición al decir que no debía haber en el Gobierno mixtificación alguna, ya que el compromiso con la opinión pública era simplemente de los constituyentes. Los reunidos, por tanto, agradecieron el apoyo ofrecido por las fuerzas liberales, mas entendieron que era un postulado indeclinable del futuro Gobierno la pureza en la doctrina y en los procedimientos. El plan que, a juzgar por las impresiones que anoche tuvimos, ha de llevar el señor Sánchez Guerra a la cámara regia en la mañana de hoy se ajusta, estrictamente, a lo convenido por el bloque constituyente desde su formación. En líneas generales, este plan consiste en la inmediata derogación de todos los decretos- leyes de la Dictadura que se oponen a las leyes vigentes antes del año 1923. Así quedarían derogados los Estatutos municipal y provincial, el Código penal y, en suma, las disposiciones que dejaron en suspenso la legislación anterior al golpe de Estado. Otro de los puntos del programa consiste en la declaración por parte del Monarca de que la Corona prescindirá de algunas de sus prerrogativas durante el período constituyente y acatará la decisión de la Asamblea Nacional. Y otro, el de que el Gobierno no jurará en la Cámara regia, sino que prometerá defender el dictamen de la Asamblea constituyente y la lealtad al Rey hasta que dicho dictamen se pronuncie. Entienden los constitucionalistas que el Gobierno no puede jurar por la Constitución, porque ésta no existe. D. e no haber dificultades de aceptación de este programa, el Gobierno podría quedar constituido hoy mismo; y según nos manifestaron algunos de los dirigentes de la solución constitucionalista, entrarían a formar parte los señores siguientes: Melquíades Alvarez, en la vicepresidencia y cartera de Estado; Burgos Mazo. Villanueva, Pedregal, Goded, almirante Rivera, Bergamín, Chapaprieta y Piniés. Aceptada la hipótesis de la. formación del Gobierno, el plan a realizar inmediatamente sería el de nombramiento de gobernadores, que disolverían los actuales Ayuntamientos y constituirían otros de un modo automático también, pero siempre con ex conconcejales de elección popular en las celebradas con anterioridad a 1923. Inmediatamente se convocarían las elecciones munici- pales, dentro del mes de marzo, y. las provinciales dentro del mes de abril, con el fin e que en mayo se celebrara la elección de Cámara única para constituirla en los finales de ese mismo mes. La Cámara empezaría sin demora alguna a examinar y discutir un proyecto de Constitución. Consideramos la entrevista de hoy del señor Sánchez Guerra con S. M. el Rey como rtuty decisiva en los actuales momentos. lis posible que el Sr. Sánchez Guerra, en la mañana de hoy, sostenga dos conferencias telefónicas. La reserva impenetrable de los que han de formar el futuro Gobierno nos impidió conocer los nombres de quiénes pueden ser llamados por el Sr. Sánchez Guerra. Sin embargo, como opinión personal de un futuro ministro, diremos que a éste le parecería acertada una consulta a los Sres. Alejandro Lerroux y D. Indalecio Prieto. las manifestaciones de nuestra economía, Representan, siri embargo, un gran progreso si los comeáramos con los años anteriores a la guerra y si comparamos lo quej pasa en España con lo que pasa en cual- quier otro país. Nuestra situació: económica y financiera es privilegiadísima. La balanza comercia! española ha visto reducir, en las estadísticas oficiales sus déficits tradicionales. Para los que sabemos cómo sé hacen esas estadísticas, esos dator, nos dicen que se salda con superávit, y con los otros factores de nuestra balanza de cuenta 1 aumenta de manera considerable aquel excedente, porque los intereses que los españolea cobran del extranjero exceden en gran cuantía de los intereses que los extranjeros; cobran de los subditos españoles. La falta de trabajo no representa otras manifestaciones que las habituales en está época del año. Podemos decir con razón que el problema de los obreros sin trabajo er. ninguna parte del mundo es tan leve como en España. Padecemos, en verdad, una grave crisis monetaria, en cuya agravación los factores. económicos no tienen intervención alguna. Pues bien; España ha tenido la suerte inmensa de que la baja de la peseta haya coincidido en estos últimos tiemnos con una baja de precios, que ha hecho que la depreciación monetaria tuviera una repercusión mínima en el aumento del coste de la vida. Y, a pesar de todos estos beneficios que providencialmente han caído sobre España, nadie puede negar que por culpas en las que; los españole: tienen- toda la responsabilidad gravita sobre España una nube amenazadora, que puede descargar una tempestad de funestísimas consecuencias. Hay quien ha dicho que toda la historia de España es una lucha permanente entre la Providencia, que quiere salvarla y engrandecerla, y los propios españoles, que se. empeñan en disminuirla y destrozarla. Por unas luchas políticas, hasta difíciles de explicar cuando se habla de ellas serenamente, se. l.i extendido entre muchos españoles y muchos extranjeros la preocupación de que puede encontrarse España envuelta de un momento a otro dentro de graves acontecimientos, esta preocupación produce la emigración de capitales, la retirada de créditos y, fatalmente, la baja de la peseta. Y son muchos los que no se dan cuenta de que a cada punto que baja la peseta y sube la libra todos los valores españoles bajan de valor, y las rentan, v las pensiones, y los sueldos padecen una reducción, poco perceptible hoy, pero que lo sera terriblemente cuando con la normalización de la economía universal venga el alza de precios. Eri aquel momento, si no se ha contenido antes la baja de la peseta y provocado la regularización que aún hoy es posible, España. padecerá os dolores deuna crisis andísima. Yo no he negado nunca la primacía de los ideales sobre los intereses, aun reconociendo que la nc oeridad del oaís tiene una gran influencia ei: los grados de su civilización, tanto en el orden material como en el orden espiritual. He sido y seré siempre un caballero servidor de grandes ideales; pero en este morr nto que vive España yo me dirijo a los hombres que de buena fe profesen cualquier ideal, el más extremo, el más alejado y contrario del cue. yo profeso, y les digo: i Por qué queréis lograr el triunfo de vuestros ideales sobre la miseria de España? ¿Por qué no entráis dentro de una legalidad que nadie os cierra y no buscáis dentro de ella, sin ocasionar daño a vuestra Patria, el camino de servir y hacer triunfar vuestros ideales? ¿JSío veis que si. lograseis el. triunfo por el camino de la violencia y de la revuelta, destructora de riqueza y de crédito, os encontraríais ante una crisis oue devoraría el régimen ciue hubierais hecho triunfar? Los republicanos y socialistas ante Ja nueva situación Ante la eventualidad de un Gobierno presidido por Sánchez Guerra los políticos, recluidos en la Cárcel Modelo, después de un breve cambio de opiniones entre ellos, confiaron al Sr. Alcalá Zamora el encargo de expresar en una nota el juicio de re publícanos y socialistas ante la nueva situación. La nota dice así: No queremos acogernos a la socorrida fórmula de que para juzgar a un Gobierno debe aguardarse a conocer su composición y sus actos. Sin perjuicio de atender éstos y de examinar aquélla, basta el carácter con que se anuncia el Ministerio constituyente para considerarlo una primera etapa o, victoria de la decisiva que obtuvo y completará la revolución, tan sólo a juicio de los miopes vencida en diciembre. La fuerza constituida por republicanos y socialistas sigue inquebrantablemente unida y en marcha, sin que pueda entrar en el Gobierno trazado ni siquiera como fiscal presente. Actuará vigilando desde fuera para el triunfo inevitable de la República, y el empuje revolucionario que mantiene y perfecciona será el punto de apoyo único que encuentre la rectitud, la independencia y la existencia del nuevo Gobierno, que, nombrado protocolaria y oficialmente por la Corona, sólo ha sido posible por la pujanza de la República, donde aquél encuentra su verdadero origen. La situación, teóricamente contradictoria e históricamente frustrada, siempre de un Poder constituyente, pleno, libre y since ro, coexistiendo con el resto o a la sombra siquiera de otro Poder constituido, planteará dificultades y zozobras, frente a las cuales viviremos en un alerta de organización y propaganda. Seguros estamos de. que unas elecciones verdad proclamarían legalmente la República, y resueltos también a que ninguna intriga ó- influjo de los Poderes tradicionales arrebate nuestra victoria ni mediatice el poderío y el significado que quiere ostentar el futuro Gobierno. Sin duda, su ánimo presiente, y la realidad demostrará el máximo dé sus esperanzas y los límites de su cometido honroso y patriótico: suavizar la transición y salvar el orden; pero deberá ser sordo a la sugestión de ningún otro aseguramiento y a la torcedura de medios y procederes para remediar el naufragio voluntario y. ya virtualmente consumado. Un artículo interesante del señor Cambó Barcelona 16, 5 tarde. En la secretaría del Sr. Cambó se ha facilitado, el siguiente escrito del jefe de los regionalistas: Ante el momento político. -Todos los pueblos del mundo, que por el hecho de tener un cierto grado de civilización tienen también un cierto grado de complicaciones en sus economías, pasan desde hace un año poir los tefribles- estragos de- la más formidable crisis económica de los tiempos modernos. Puede un- país en un momento determinado, por circunstancias especialísimas, haber pasado una crisis más aguda aún que la oue pásá en- estos momentos; pero nunca el mundo moderno habrá conocido una crisis jttéV lsiettte- m üy íjíterisá, se extendiera a todo el planeta como un nuevo diluvio- universal. España es la única excepción. Lo ¿tiempos actuales no son los años de las vacas gordas que vivieron hace algún tiempo todas.