Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 23 DE DICIEMBRE DE 1930. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 12. todo chafado y despintado, entre la multitud descorazonada. Nada, que no toca. No hay que hacerse ilusiones. (Y si no toca, cómo se ha jugado este En la Casa de la Moneda año más que en todos los anteriores? Preside el sorteo D. Ramón Elizalde, jefe Ya estamos aquí otra vez. Queremos decir otro año. Un año más. Acometidos de esa de la sección de Loterías, y actúan de vocanecesidad incontenible de derrumbarnos en les D. Ángel Reíortillo, jefe de Negociado brazos de la filosofía barata, nos contene- del Cuerpo de Hacienda; D. Luis Alvarez mos con todas nuestras fuerzas. Así, pues, di- del Vayo, del pericial de Contabilidad, 3 don remos solamente Cómo pasa el tiempo! El Eleuterio Saornil, concejal del excelentísimo salón de sorteos lo está diciendo. Se muere Ayuntamiento, que con toda atención saca un de ancianidad, en espera- de su esperada subs- papel, lo extiende sobre la mesa para fiscaconcienzudamente el sorteo y se cala titución. Los papeles de la pared, desprendi- lizarg- afas, dispuesto a no pasar por movidos los portiers, ladeados; los galones del las estrado, deshilacliados. El año próximo, a no miento mal hecho. Luego resulta que el panúmeros y dudar, gozaremos del gran espectáculo del pel es la lista de los entrega a que juegade nuevo edificio de la calle de Montaibáh. Qui- que el Sr. Saornil se del sorteo, la pasión como cada zá nos dé mejor suerte, porque en este sa- seguir los incidentes lón nos está diciendo nuestra larga y propia quisque. Porque aquí todos hacen lo mismo: el presidente, los guardias, las jóvenes, las experiencia que la lotería no toca; Dicen que viejas, hasta los periodistas, que ponen un sí, pero no toca. ojo en las cuartillas y otro en la relación Se constituye la mesa a la hora anunciada. numérica de sus respetables ilusiones. Este t es el salón de la verdadera igualdad, de! coEn una mesa do pintado pino 1 munismo integral. ¡Todos iguales ante la melancólica luz lanza un quinqué, y un cuarto, ni lujoso ni mezquino, desgracia! El sorteo de las ilusiones a su reflejo pálido se ve. premios caben en un maletín de mano. Hay- 1 que tener en cuenta que este año ha habí- do sólo 35.000 billetes, por haber sido dispuesto el sorteo en doble serie. Los niños que intervienen en el gracioso juego de ¡a distribución de los premios son los siguientes: Tablas primera y cuarta: Eladio Martin, Carlos Ruiz, José Leal y Manuel García. Tablas segunda y quinta: Agustín García, Juan de la Torre, Fernando Carrasco y Francisco Gómez. Tablas tercera y sexta: León Pérez, José Arroyo, Pedro Telia y Manuel Novillo. Suplentes: Joaquín A. Blanco, Eloy Martín, Antonio Prados, Guillermo Martínez, Carlos Mozo, Fernando Hernán, Juan Chiliida, José Arjona, Manuel López, Carlos Bóveda, julio Lamadrid y José Elias. Comienza el sorteo en medio de la consabida expectación. Un. niño agarra la manivela y sale a escena el número 9.553, que es la punta de la vanguardia de íos premios, que resulta agraciado con 10.000 pesetas. Es la telonera del sorteo, a la que olvidamos en el acto, en espera de ¡a gran vedette. Estos versos los colocamos aquí porque tienen ambiente de siglo xix, como el salón, donde el quinqué está substituido or bombillas, que también tienen luz melancólica. La hemos tomado con la instalación! Pero hay contrastes. Apoyada en el cañón de la estufa una joven de labios carmíneos y mirada anhelante es la estampa de la. renovación: Es la rosa que crece entre las ruinas, la mariposa que revolotea sobre las heladas tumbas. Este rostro juvenil y primaveral aparece todos los años jubiloso y radiante, y al finalizar el sorteo se esfuma, Comienza la lenta colocación de las bolitas de madera en los bombos destinados al reparto. ¿Es verdad que ha llegado la hora del reparto? Cuando el bombo mayor se ha tragado todo su alimento y nos muestra su hinchado vientre, lleno de ilusiones, se nos cae el alma a los pies. Cargadas en maletas las bolas que entran en sorteo necesitarían lo menos cinco mozos de cuerda para ser trasladadas a Ja estación. Las bolitas de los Los bombos, Jas bolas, los niños y el soríeo La gran cabalgata de los premios gordos Y se inicia el desfile de las grandes figuras, que acompañadas de un cortejo formado por los pajecillos de 10.000 pesetas y de los reyes de armas de 25 x 00, que seguramente acuden al acto para hacer bulto, pero a los que todos miramos con desdén no disimulado, constituyen el núcleo de nuestras ilusiones. Entre los primeros reyes de armas surgen el 27.153 y el 39.163, premiados con La vieja manera de probar un aceite Eche Ud. un pedacito de pan en la sartén- como hacía su abuela- al poner a calentar, en crudo, el Aceite Oca. Cuando esté dorado, cómalo y comprobará que este aceite no tiene ningún mal sabor que quitar. Es aceite puro, filtrado y refinado por procedimientos naturales. Crudo o frito, sabe siempre bien, a aceitunas maduras y escogidas. Se extrae de ellas por primera presión, y después de un filtrado cuidadoso, se guarda en trujales muy limpios, recubiertos de cristal. Comprando el Aceite Uca en su lata original, viene de la Fábrica a su mesa. MADRID V! L C H ES SEVILLA Cosecheros, fabricantes, exportadores: SALGADO, S. A. ACEITE