Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 3 DE DICIEMBRE DE 1930. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 21, puestos se hacían mediante una ley, como la- Constitución prescribe. Tercero. Que ni el: propio general Primo de Rivera, no obstante la hostilidad No sólo por rasan de imparcialidad, sino con que el Ateneo recibió la Dictadura, se para poner en evidencia su- invalidez, pu- atrevió a suprimir la subvención, antes la blicamos la ilota que ha circulado- el Ateneo aumentó un poco cuando despojó al Ate en espontánea rendición de cuentas, que na- neo de su legítima Junta de gobierno e die le ha pedido, y que aparece acompaña- instaló otra nombrada de Real orden. da de una explicación de patriotismo y de Cuarto. Que en el ánimo dé las Cortes, algunas consideraciones sobre los Cien Mil al votar año tras año la subvención; ni Hijos de San Luis y sobre la actitud de en el de los Gobiernos dictatoriales que se los partidos en tiempo de Fernando VIL han sucedido desde el 13 de septiembre de Todo ello nada tiene que ver con lo que 1923, ni, mucho menos, en él ánimo del nosotros hemos dicho sobre el Ateneo. Na- Ateneo estaba ni podía estar que la subdie aquí le ha pedido que enseñe su conta- vención se concediese como premio o cebo bilidad, nos explique su patriotismo y diva- de ministerialismo, ni que estuviese pent ¡ue sobre el Congreso de Verona. Nadie diente del color de las opiniones dominantes aquí tampoco ha desencadenado campañas en el Ateneo (cualesquiera que fuesen) ante contra el Ateneo. Es el Ateneo el que se ha los problemas de interés público. desencadenado. Su misión no es el patrioQuinto. Que no obstante desempeñar el tismo ni el antipatriotismo, sino el estudio de las artes y de las ciencias. Lo que se le ministerio de Instrucción ypública el señor Tormo, pide es que no hiera el patriotismo de mu- la Casa, ateneísta antiguo con historia en y la Subsecretaría el chos de siis socios y de una inmensa mayo- Sr. García Morente, también del mismocoría de españoles, ni ofenda a la historia na- nocido, que ocupa actualmente ateneísta en un cargo cional equiparándola a una heredosífilis la sección de Filosofía, la subvención ha según palabras de su presidente. Lo que se sido disminuida en 20.000 pesetas, sin que ha pedido es que no se meta donde nadie le dichos señores hayan encontrado en su cuallama y donde nadie llama en ningún país lidad de ateneístas el menor obstáculo para civilizado a instituciones científicas y lite- adoptar aquella determinación y sin que el rarias de esa. naturaleza. No tiene, pues, Ateneo haya hecho cerca de sus dos menpor qué constituirse en custodio de la demo- tados socios la menor indicación encaminacracia ni de la antidemocracia. Todos esos en Esto prueba manejos y menesteres pasionales de Club da a influir nó su criterio. la presencia que aprovecha de subpolítico superfino degradan en primer lu- el Ateneo sus gar a la cultura, en cualquier dirección que paramiembros en los altos cargos del Estado conse produzcan. Hemos dicho que el Ateneo ducta mejorar sus intereses materiales, otros que tendría que cambiar su constitución y re- Institutos, no han seguido ni siguen ya de Corporaciones y gremios, nunciar c; la, subvención si quiere continuar carácter público o ya de carácter privado. de esa manera. El Ateneo es una sociedad científica, literaria y subvencionada para Sexto. Que la subvención del Estado asque estudien allí libre y tranquilamente gen- ciende a 50.000 pesetas, y el Ateneo- gasta tes de todos los partidos, y todos los parti- cada año: dos allí han de ser respetados. No puede, En compra de libros, 20.000 pesetas; en por lo tanto, consentirse que allí se vea un suscripciones a revistas. 14.000; en encuasolo socio herido en stis convicciones o tur- demaciones, 6.000; en la Escuela de Idiobado en su pura y estricta labor de cultura mas (donde se presta gratuitamente a más por el barullo de los acuerdos políticos por de 200 alumnos enseñanza de lenguas. cláaclamación los llamamientos exaltados a sicas y, modernas) 14.000; en los trabajos la democracia extranjera, las votaciones so- de catalogación y, en el personal, que desde bre la legalidad o ilegalidad de los Gobier- las diez, de la mañana a la una de la noche nos y otras iniciativas perfectamente bufas sirve libros, 30.500. Total: 84.500 pesetas, cuando se toman por entidades que no son sin contar los- gastos anejos de luz, calelas, llamadas a tomarlas. Lo que se pide es facción, papel, etc. que el Ateneo estudie, cobre subvenciones Del empleo de la subvención se rinde y se esté en su sitio, a condición de no in- cuenta justificada al ministerio de Instruccurrir en confusiones propias precisamente ción pública. de los días de D. Fernando VIL Por último, en cuanto a los acuerdos mismos pretexto de esta campaña, sometida, como todos los actos de la vida pública, a la libre discusión, conviene tener presente Una nota del Ateneo que el acuerdo cuarto no es delictivo, puesLa nota cuya inserción se nos ruega y to que el ministerio fiscal no lo ha tomado a que se refiere nuestro anterior comentario en cuenta en su querella, la cual se funda es ja siguiente: en el acuerdo tercero, donde se quiere ver La campaña que algunos periódicos de un delito de desacato. El Ateneo no ha lá exti ema derecha han desencadenado con- podido herir los sentimientos en lo que tentra el Ateneo incita a varias personas (que gan de respetables. Disentir de las opinioseguramente no han leído los acuerdos de nes del Ateneo es legítimo, pero no lo de su protesta) a pedir al Gobierno que supri- acusarle de antipatriotismo. ma Ja subvención asignada a nuestra So El patriotismo no es código de doctrinas ciedad en los presupuestos del Estado. Fá- ni se encierra! en un programa político; cil sería demostrar que esta campaña obe- escuna disposición del ánimo. En este sendece a los mismos móviles de otros ataques tido el Ateneo está seguro de que sirve los contra el Ateneo, renovados periódicamente, verdaderos intereses de España tan bien y reproduce casi a la letra sus argumentos; como cualquiera, y seguramente mejor que pero no corresponde al Ateneo entrar en sus apasionados adversarios. Y sin mentales polémicas, y, para mejor ilustración guar en nada el éxito periodístico que el de los que secundan la campaña, hace hoy Sr. Royo Villa- nova ha conseguido al dar constar: ocasión a esta campaña, en virtud de haPrimero. Que el Ateneo vive primera ber dimitido públicamente en A B C la viy principalmente de las cuotas de sus so- cepresidencia primera del Ateneo antes de cios, representando la subvención del Es- que sus compañeros de. la Directiva y la ¡tado la sexta parte de su presupuesto de Junta general de socios tramitasen la digastos. misión y votasen sobre su fondo y su forSegundo. Que la subvención no es mer- ma, es lamentable que un tan veterano ateced de este Gobierno ni de otro alguno. Fue neísta, que blasona de liberal, haya buscavotada por las Cortes hace veinticinco años do, para fundar su actitud, comparaciones, y se ha mantenido en todas las leyes de desmentidas como si el Ateneo hubiese tepresupuestos del Estado cuando los presu- nido la ridicula pretensión de llamar en CONTRA UN ACUERDO ANTIPATRIÓTICO su ayuda a los Gobiernos y a los Ejércitos extranjeros. Los 100.000 hijos de San Luis fueron traídos a España por el Rey en contra deN los liberales, y otras invasiones a mano armada, pero no menos ostentatorias a la soberanía e independencia de España, no han sido tampoco patrocinadas por la opinión liberal del país ni por sus órga: nos más preclaros. Acordada por el Gobiei no una resolución con motivo del acuerdo del Ateneo de Madrid, ponemos punto- final a esta campaña: por entender, además, que está ya suficien- temente expresado el movimiento de opinión de franca y decidida repulsa ante el proceder de los elementos que tomaron dicho acuerdo. Aparecen hoy, por tanto, en nuestras columnas las últimas protestas que acerca de. tan lamentable asuntos insertamos y rogamos a quienes hubieran de seguir enviándolas que se abstengan de ello. Coincidentes con el anterior criterio, los. primeros firmantes de la instancia entregada días pasados al presidente del Consejo de ministros nos envían la última lista de personas adheridas al contenido de la misma. Es la siguiente: Señores D. Tirso Roca de Togores, Ignacio Pidal Cancho, Ángel Herrera Oria, Andrés Prada, conde de Biñasco, Enrique Parrella, José María Valdenebro, Carlos Caamaño Hernández, Alfonso Garrote, Eu- sebio Calvo, Félix Morales y Vargas, Fer- nando Bauer y Landauer, Manuel Sánchez Salamanca, Pablo Ceballos, Jaime de Salas y Merlé, conde de Rosillo, Ángel Rosillo, Antonio Rosillo, Rafael Rosillo, marqués de Moncayq, conde de la Florida, Carlos Dolz de Espejo, Alvaro Levenfeid, Gonzalo Levenfeld, Florentín Casanova Travesedo, Luis Maldonado Pardo, ManueJ de Villar, Octa- vio Mateos, Tomás Duran, Antonio Sáez Montagut, conde de Fontanar, marqués de Mérito, duque de Algeciras, conde de Gondomar, marqués de Villanueva de Valdueza, conde de Mirasol, conde de Montealegre, conde de las Barcenas, Jaime Mitjans y Fitz James Stuart, Osear Brumeter, Francisco Morón, Fermín Morón, Manueí Terán, Pedro Martínez Olmos, Antonio Sánchez Ro- dríguez, Eduardo Barrial y Díaz de Liaño, Félix Marchante, Antonio Monllor, -Luis Carlos Bonaplata, José Tamames, Jaime Luna, José Richart, Heriberto Garrido, Alfonso de Benito, Jesús Hernando, Martín Grand, Juan Cano, Francisco Corazón Coca, Julio C. Layus, Carlos Peláez Campomanes, Guillermo Arroyo Martín, Carlos del Río Montero, Marcial Milla, D. Joaquín Fernández de Córdoba y Frígola, Carlos Luis Fernández de Córdoba, Luis Gordón, Ricardo Fernández Hontoria y Uhagón, conde de Castañeda, Ramón Tribello, José Tribello, José Rodríguez, Felipe Aranda, José Gonce, José María Pemán y Pemartín, Joaquín Pérez Sila, José Pérez de las Heras, Rafael Diez y Zurita, Juan José Romero- Martí nez, marqués de Torralta de Calatra- va, Eduardo Pérez del Molino y Rosillo, Luis Casanova y Travesedo, Mariano Blanco y Ladrón de Guevara, José Manuel Sainz de los Terreros, Luis Sainz de los Terreros, conde de Bornos, conde de Valencia de Don Juan, Enrique Valdenebro y Muñoz, Miguel González, Francisco Conde, Bernardo García, Luis Cadián, -Manuel López, Luís Cabanzón Zubieta, Ramiro Alonso Castrillo, José María Satrústegui, José Puigdollers, Mariano Fuigdollers, An- gel Alonso Castrillo, Antonio Teixeira, Guillermo Cebrián, Rafael Pérez Klett, José Palacios, Carlos Pazo, Juan Berrrcudo Escudero, José María Triana, Alforjo Pérez Klettj Telesíoro Rodeno, Rafael Nicolás é Izasa, Félix Gimeno Fernández, Pedro QUÍ ros, José Palomero, Jesús Corvallo, Tes domirq de Diego, Marcelino Palomero, J- asé Protestas