Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 3 DE OCTUBRE DE 1930 NUMERO SUELTO ÍQ CENTS. é DIARIO ILUSTRAp O AÑ O VI G Bs MOS EXT O N o 8.665 i M a iá Ir REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN CALLE DÉ SERRANO, NUM. 55, MADRID español hay un tiranuelo, un inquisidórci- y- el comunismo es su morfina, pudiera esllo, que quisiera imponer en todo su crite- cribirse enfrente, si el bolcheviquismo 1o rio, desde la gobernación del Estado hasta permitiera. Y no es que yo crea irrealizala más inofensiva costumbre. Es el país en ble e l. comunismo; es más, el comunismo ha donde se oye a cada pasó, por cualquier frus- existido, existe desde tiempo inmemorial en lería: ¿Haivisto ustédjlo que, ha hecho o las Ordenes religiosas- -por algo se llaman Fara consuelo nuestro, consuelo de ton- lo que ha; dicho Fulano? -Yo le mataría. Comunidades- que; tan mal parecen a los tos por ser mal de muchos, no es sólo en Aquí se mataría por todo. Y lo triste- es que comunistas, cuando de ellas debieran tomar España en donde se advierte ese descono- esta desdichada muletilla no sé, profiere sólo ejemplo, que es de obediencia, de disciplina cimiento de muchas cosas que antes se hu- por personas que por su educación estarían y de sacrificio. Justamente las tres cosas biera avergonzado de ignorar Un hombre dispensadas de. mayor, sensatez: es muletilla dé que pretenden libertarse los que hacen de carrera y hasta cualquier persona de muy- de; intelectuales, que, por una novela, revoluciones. El día en que la Humanidad una mediana condición social. No sólo en una comedia o un artículo periodístico que aceptara esas tres condiciones de obediencia, España, porque nadie puede. figurarse, de no se escribió según sus cánones particula- disciplina y sacrificio, adelante con el cono haber. frecuentado su trato y compañía, res, matarían también al que no acierta con munismo pero mucho me temo que, al acep: salvo en lo concerniente a la especialidad su gusto. tarlas, sería pensando todos y cada uno: coque cultiven, todo. lo que ignora un inglés En España, én ciencias, en artes, en cual- munismo y no por mi casa, porque él coo un norteamericano, lo que nó impide quier profesión o trabajo, no basta ser lo munismo, aun sin idea religiosa que le ani- -acaso ayude- -a que la libra y el dólar que se es: hay que ser dé una derecha o de me, es religión muy estrecha, que presupone sean los- arbitros del mercado monetario una izquierda, y es inútil pretender que la una Humanidadide santos. Y ojalá y pronto en el mundo. Y así anda el mundo. Los el pueblo ruso de sublime heroísmo: e, n bienes materiales y los goces que nos pro- derecha celebre lo que se inclina a- la iz- veacontinua lucha contra la barbarie zarista quierda, y viceversa. Yo, al escribir una co- su curan. La suprema razón de todo. Los homtodos bres han querido someter todas las cosas media, ya sé cuándo mé váií a aplaudir unos de siglos, recompensados Pueblo, sus sacrifitodo su admirable, a su voluntad, y hoy son los hombres, es- y cuándo me van a aplaudir otros. Hay. ve- cios y de lograrheroísmo. se propone: la redigno lo que clavos de todas las cosas. El petróleo es el ces en que no me aplauden ni unos ni otros; dención del proletariado en el mundo entero. verdadero señor del mundo, con toda su suele ser cuando me aplaudo yo soló. Pero, corte de motores y maquinaria, con sus en fin, como a mí nunca me ha parecido Pero de eso a la afirmación de que ha emmúltiples industrias derivadas. El automó- verdadero intelectual, por mucha que sea su prendido el mejor camino 1 para, lograrlo hay 1 vil forma parte de nuestra familia; en oca- sabiduría, el ególatra, falto de comprensión un abismo que sólo la parcialidad más ciega siones es el. jefe de ella. El teléfono el para todo lo que esté fuera de su órbita, puede salvar a fuerza de. mentiras, No son gramófono, la radio, son los mejores amigos nada espero de esos que, por su parte, es- revoluciones materiales de lo que estamos de la casa. El aeroplano no ha entrado to- cribirían siempre Yo con mayúscula, como necesitados. Basta ya de materialisnio. Redavía en la casa, pero mariposea alrededor los ingleses, y- a los verdaderos intelectual volución espiritual, sí, en todos los ordénes de ella, como presunto novio de alguna les, a los que sqn todo comprensión y cor- de la vida. Y los que viven en los grandes de las niñas, y acabará por escaparse con dialidad, me dirijo, porque a ellos incumbe centros de. población apenas se dan cuenta ella y. entrará a formar parte de la fami- la verdadera acción política de los intelec- del más grave problema de España: su. polia. Y, entre tantas máquinas, ¿qué somos, tuales: embellecer la vida que entre todos blación rural. Su atraso, su incultura, exi: sino parte del mecanismo de todas ellas, hemos afeado y empobrecido; que ciencias gen eficaz y pronto remedio, y: más qué la perdida nuestra individualidad en lo más y artes, hombres sabios y artistas, estén tristeza, de su miseria aflige contemplar lo precioso, que es la conciencia de nosotros prontos a colaborar con la política, sin que- miserable- de su tristeza. España es triste, mismos, dé nuestro propio valer y de nues- rer saber más que de un color y de una muy triste. No. nos damos cuenta de ello tra propia significación? ¿Por qué se nos idea: el bien de España. Que por no ser los que: vivimos en las. grandes ciudades. estima hoy en el mundo y por qué nos esti- cortesanos de Reyes o de poderosos, no España es triste, y mal la conocen los qua mamos nosotros mismos? No por lo que so- crean más digno ser cortesanos del pueblo, han podido llamarla país de la alegría. Emmos, sino por lo que tenemos; y lo que cree- que es hoy más soberano que todos, y, por bellecer y alegrar la vida no es incompatimos tener es lo que nos tiene a nosotros. tanto, es mayor bajeza adularle, y la adu- ble con ningún régimen político, y, aunque Somos de peor condición eme los antiguos lación, qué es leve culpa con los de arriba, es natural condición de los políticos entris. esclavos vendidos a. un dueño. Nosotros es punible delito con el pueblo, ese niño tecernos la vida- no contribuyan los intelecsomos esclavos que compramos a cualquier grande a quien, como a niño, no se debe tuales a entristecerla más todavía con su precio- -el de la vida a veces, el de la feli- engañar, prometiéndole lo que sabemos que abstención o su oposición sistemática. No cidad casi siempre- -el dueño que ha de es- no podemos darle. quieran ser como el famoso alcalde de. Valclavizarnos toda la vida. Y he aquí lo que demorillo, que, apenas se entraba por la puerHoy, para muchos intelectuales, Rusia es ta del Ayuntamiento, ya iba diciendo: ¡De debiera ser la política de los intelectuales: libertarnos de esta esclavitud por e despre- el Paraíso terrenal prometido al proletaria- qué se trata, que yo me opongo? Sin opocio de tanto lujo innecesario que hemos do del mundo entero. Engañan al pueblo nerse a. tóelo, aconsejen, asesoren, ilustren. llegado a creer ele imprescindible necesi- los que tal quieren hacerle creer a. sabien- Elmayor mal causado por la Dictadura fue dad en. nuestra vida. Acrecentar la riqueza das de que es mentira. En Rusia no hay la mutua esquivez, el apartamiento entre el espiritual, úhica que podemos llamar, nues- tal Paraíso. El propio Lenin dijo- -por algo dictador y los intelectuales. No fue del dictra y que nadie puede, quitarnos, riqueza era un hombre de poderosa claridad de in- tador toda la culpa, aunque ya es culpa espiritual que persiste sobre todas las rui- teligencia- -que los mayores enemigos de Ru- atender los malos consejos. Claro está que nas y todos los fracans, única por ia que sia serán los que digan que todo está bien tal vez no hubiera atendido los buenos, que los pueWos vencidos llegan a imponerse a en ella. Si algo grande, si algo admirable suelen llevar en sí cierto aire de reprensión sus vencedores como se impuso Grecia, por hay en la revolución rusa es la sublimidad y de aspereza, y no suenan tan bien en oídos la riqueza espiritual de su cultura, a Roma, heroica del sacrificio de todo uñ pueblo hechos a- la incondicional aprobación, siemvencedora con toda- la fuerza de sus armas. que; acepta la miseria, el hambre, la tiranía, pre, halagüeña. Yo no traté mucho al dictaColaboradores desinteresados, en la política, puesta la fe en un porvenir muy lejano; pero, en las pocas, dejémonos de discutir todavía sobre las fe tan ciega, que ni siquiera puede definirse dor comunicarme con él. ocasiones que tuve pude apreciar que esencias liberales y las esencias constitucio- como en Teología: Esperanza de cosa cier- de hombre que más hablaba que escuchaba, era nales, que todo ello trasciende a perfume- ta porque nada más incierto que la segu- grave falta en un gobernante. El dictador ría rancia, y son problemas que ya están ridad de un bienestar vivía continuo No dialogó resueltos o deben suponerse resueltos en tüT que todavía no alcanza para el proletariado, nunca, en la política monólogo. ser nunca un a vislumbrarse. Say 110 puede dos lo, s pueblos cultos. El mal de España no es la falta de li- crificio de todos, que bien saben no han de monólogo; en política hay que dialogar con bertades en su Constitución ni en sus le- ver compensado en- estanivida, y, al haber todo el mundo. Cierto que ése es otro nial perdido la fe religiosa, siquiera yes, ni su. merma procede nunca de los Go- tener el consuelo dé verlo compensadopueden de España: el monólogo. Basta escuchar en un cualquier conversación entre españoles; biernos. Es de nuestro carácter, de nues Tengo un constipado... dice uno: Yo tra inveterada intolerancia con todo lo que mundo mejor. lío se ajusta en todas sus nartes a nuestro La. religión es el. opio del pueblo- -ha es- he tenido uno hace días dice otro; Pues fri de pensar y sentir. Es que en cada crito el bolcheviquismo por tocias partes- LA POLÍTICA Y LOS INTELECTUALES ivr