Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID 01 A 30 DE SEP B RE. D E 1930 NUMERO SUELTO 10 CENTS, f DIARIO ILUSTRADO AÑ O VI G ESI M O s E X T o N. ü 8.662 í REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN CALLE DE SERRANO. NUM. 55. MADRID desde el momento en que un grupo, una como gran virtud política o social la confracción del Parlamentó, consigue imponer- secuencia en las ideas, cuando esta consese, ¿no ejerce una. Dictadura más irrespon- cuencia sólo significa falta de agilidad mensable que la Dictadura individual? ¿No he- tal y más parece tozudez; pero siempre es mos visto cómo el presidente. del Consejo preferible a la versátil y volandera inconde ministros, en Francia, se ha vistoí obli- secuencia de algunos, que tanto puede- teAl contar de antemano con vuestra bene- gado a anticipar el cierre del Parlamento ner de agilidad comú de cuquería. Ni de volencia, sin enfadoso exordio, me entro para evitar el. obstruccionismo sistemático cuquería siquiera puede calificarse esa rer por el tema propuesto, tal vez demasiado de la oposición? Y en todas partes, en to- cíente irrupción por los campos república- ambicioso, pero que no he dudado en elegir dos los países, ¿qué se ve hoy más que Dic- nos de algunos viejos monárquicos que de en la seguridad de que por su mismo asunto taduras más ó menos disimuladas, y cómo se nada sirvieron nunca a la Monarquía ni podrá interesaros, temeroso de mi poco substituye la imperante sino con otra de para nada ha necesitado de ellos. Y ahora, acierto en dar interés áJ otro asunto que por mayor presión y violencia? Dictaduras que dándose de ofendid ps y postergados, camsi mismo no os interesara: La política y los son una forma del socialismo, porque tan bian de ideas coníla ilusión de que van a intelectuales. socialista es la Dictadura en Italia con parecernps otros; como el que se ¡retrata en Ante todo digamos, parafraseando a. Fí- Mussolini, como la Dictadura, en Rusia con una de ésas barracas de feria en donde, con garo: i Quiénes son los intelectuales y en Leníti y Staline, como la Dictadura norte- su propia cara, parece: al retratarse con indónde se encuentran? Desde luego, a mu- americana con sus plutócratas. Quizá- por dumento dé torero, de aviador o, de bailarichos de ellos. se los encuentra entre los po- eso, las tres, aunque diferentes, en su as- na. No me- sorprende que ellos estén muy líticos. No caeré en la vulgaridad de creer pecto, se entienden tan bien en sus nego- ufanos de. su entrada en la República, que que entre los políticos no hay hombres in- cios comerciales. -El comercio. internacional; más parece, entrada de; CIOWTIS, -de. esos que telectuales y que la política es patrimonio de el alma de la política en los modernos ilegan a estirar la alfombra sobre la pista fracasados en otras esferas de la actividad tiempos. cuando ya está bien. colocada! Lo que me intelectual. La mayoría de nuestros- políticos A nuestras izquierdas, -cuya ni is relevan- extraña es es muy, inteligente; algunos, quizá dema- te cualidad es la consecuencia- -siguen pen- republicanosque los antiguos y consecuentes de siempre no los siado inteligentes, hasta pasarse de listos, sando como en los mejores días anteriores bido con la natural y merecida hayan recirechifla. como suele decirse. Eso sí f esttriste; pensión a la revolución del. óS- les parecerá, de hada menos pretenden que una RepúblicaY a der Podef que durante su; ejercicio. esa: inte- seguro, paradoja la afirmación de la seme- su gusto, para no malquistarse del todo con ligencia produzca lamentables eclipses y de janza ideológica entre Lenín y. Felipe II. sus antiguas relaciones aristocráticas, ecleella apenas parezcan señales iyisibfes: cuati Su aspiración era la misma: la unidad, la do más necesario sería que resplandeciera. catolicidad del mundo- -en el más amplio y siásticas y financieras; una República conPero una vez en la oposición, la inteligencia verdadero sentido de la palabra- Los dos serv- adora, de mucho orden y hasta clerical. de nuestros políticos se aclara, y para los atendían al fin sin reparar en. los medios. Supongo que con gorro frigio los angelomás arduos ¡problemas nacionales que en el Hay que conceder que- los de Felipe II no nes de las fuentes públicas y las imágenes ejercicio, del; Poder no acertaron- o no se eran tan extremosos y violentos; alfin, era de las procesiones, como en los gloriosos atrevieron 5 a. resolver, hallan en la oposición un espíritu aristocrático. El. de Leriín no tiempos de lá gloriosa República española, de mis recuerdos in; lás: más acertadas y fáciles soluciones. podía ser más plebeyo. De Lenín decía él más desagradable de ensayitos. republicaGorki: Yo creo que la individualidad hu- fantiles. Dejémonos antes de haber perfecTan bien parecen alejados del Gobierno, nos. Para ensayos, que el país, incauto, llega a creer que al mana le es indiferente. Sólo piensa en los cionado el invento, ya tenemos bastante con volver a gobernar lo harán bien alecciona- partidos, en las grandes masas, en los Es- las películas habladas. Y. no. se molesten, los dos. por, la experiencia; pero, ¡ay! que unatados. Era enemigo acérrimo del parlamen- republicanos por estas apreciaciones mías; vez reintegrados al Gobierno, de ellos, puede tarismo, de la democracia y de todas las li- Jos recuerdos desagradables de la infancia decirse, como de la Corte y la aristocracia; bertades. Suya es la frase: La libertad es se borran muy difícilmente. se dijo en Francia al restaurarse la Mo- un prejuicio burgués. narquía, pasadas las tremendas crisis de la El Escorial y. Moscú. ¡Qué interesante JACINTO BENAVENTE Revolución y del Imperio: No han apren- estudio comparativo pudiera hacerse de las dos políticas, de su aspiraciones a la pacidido nada y lo han olvidado todo. Fragilidad dé memoria que es incapacidad de pre- ficación universal ppr el universal- dominio, RELIEVES DE ACCIÓN visión. Este es: el mayor mal de la política en nombre de una idea: la religiosa, en El española. Así hemos visto, cómo entre todos, Escorial; lá comunista, en Moscú! Idea caCATÓLICA nuestros políticos, culpables todos, todos, paz de sobreponerse a todos los sentimientos del advenimiento de la Dictadura, pocos han de nacionalidad y de raza. Nuestras izquierdas, al barajar sin conLas leyes del arte cristiano sido los que han aceptado con nobleza su parte de culpa. La mayor parte, han prefé- cierto los conceptos de república y socia- La revista italiana Vita e Pensiei- o publirido, con algo. que, de. no llamarlo peligrosa lismo, como compendio de todas las liber- có recientemente un bello y documentado esinconsciencia, pudiéramos calificar de mal tades, no han acabado de entender todavía tudio, en el que su autor, el cardenal Faulgusto, elevar las responsabilidades, a las al- que el republicanismo, como lo entienden haber, razona y sistematiza las normas- y nuestros republicanos, no turas; a las alturas en donde, a poco que con el socialismo, que, es tiene nada que ver leyes que constituyen el; modelo y regla de justamente, coacse. entienda de manejos políticos, sabernos ción de la libertad individual en provecho la expresión y desenvolvimiento de las maque es la región en donde, por su misma al- de una más perfecta organización social. nifestaciones artísticas sagradas. De- propótura, no se dispone nada y hay que sopor- Los socialistas sí lo saben y sí lo entienden, sito advierte el ilustre purpurado alemán tarlo todo. Los- que pretenden elevar las son más avisados que los republi- que. su análisis se contrae y restringe. a aquel responsabilidades de la Dictadura son los porque pero cultivan y fomentan la. confu- linaje de arte ejercitado en torno a la. sancanos, ¡primeros en saber lo. que hubiera sucedido sión por lo que pueda aprovecharles. El día tidad de cosas y personas, prescindiendo, de no aceptarla. Ni sé cómo hay. político en que triunfara el verdadero socialismo ha- por tanto, del arte en sü noción genérica, del antiguo résrimen que se atre. yan a exi- bría que ver el estupor de muchos que hoypues, si bien este concepto amplio y extengir responsabilidades, cuando sólo por el se llaman socialistas, al verse chasqueados so queda comprendido en el territorio, del orden moral, goza, sin duda, de una zona modo de llevar, los asuntos y la campaña de en sus aspiraciones libertarias. más dilatada y espaciosa de ocupación. Marruecos habría para eximírselas- a ellos festaí empalmar. con el. día del juicio, en Él socialismo, al implantarse en España, No en vano precede la advertencia, por por ür a Dictadura, diérasele el que habrán- de dar más estrecha: cuenta. Yo habría de ser se quisiera, como todo nuevo ser urgente salir al paso de la afirmación, espero. de la cordura de alguno de ellos el nombre que que, tenida por incontrovertible y dogmátimás rotundo arrepentimiento de una ligere- régimen por necesidacl- ha- de serlo al im- ca, rechaza toda suerte de trabas, fronteras plantarse y hasta verse consolidado. z, a que. sólo tiene esa dispulpa: haber sido Al hablar de la consecuencia de nuestras limitaciones, como si el arte poseyese una ligerez? izquierdas- -yo no considero a los socialis- región cuyos habitantes vivieran a su sola La Dictadura. ¡Horrenda palabra! una voluntad y arbitrio. Nada de eso. Existe palabra, un nombre, porque, en realidad, tas como izquierdas; me refiero a liberales una intercomunicación necesaria del arte ¿r o es toda forma- de Gobierno- una, Dicta- y republicanos- EO quisiera que esto pa- profano para con el cristiano, y de éste dura? Dentro del sistema parlamentario, reciera un reproche. No es que yo estime LA POLÍTICA Y LOS INTELECTUALES