Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r A B C. SÁBADO 31 DE MAYO? DE 1930. EDICIÓN D E LA MACANA. PAG. 38. mismo, momentos muy íelices de gran actriz. El adaptador de la novela de Unamuno, D. Julio de Hoyos, recogió desde el proscenio las muestras de entusiasmo del público. INFORMACIONES DE ESPECTÁCULOS, TEATROS, CONCIERTOS, CIRCOS Informaciones teatrales. Shanghai Todo un hombre Otras noticias. Cartelera madrileña. Función benéfica en el Español La representación de anoche de La casa de naipes se hizo a beneficio de la Clínicasanatorio que para la mujer de la cías inedia ha establecido la loable institución España Femenina. Adernás de la obra de los Sres. Ugana y López Rubio, cuyo tercer sato ha quedado notoriamente mejorado t, on algunas pertinentes amputaciones- actuf la señorita Maruja de Francjuesí, que obtuvo un excelente éxito interpretando canciones con buen arte. Luego, Isabelita Barrón ofreció al público una interviú con ella misma, en la que fue relatando, con su genuino donaire, las mil cosas que una artista hace al cabo del día. El día gráfico que así s llama la interviú, es un motivo para que la bellísima actriz luzca una serie de elegantes vestidos y un gracejo inimitable, se le aplaudió con entusiasmo. Fue una velada gratísima, por la que merecen felicitaciones las inteligentes organizadoras de España Femenina. informaciones y Noticias Teatrales L En Madrid En el Cómico. Shanghai Algunos empresarios exprimen su magín para fijar la atención del público, que, desorientado o distraído, no se agolpa como antes frente a Jas taquillas en. demanda d localidades las noches de estreno. Se acucje hoy a todos los procedimientos reclamistas para interesarle en los espectáculos, pues ya la comedia, por- la comedia misma, parece que no es suficiente para imantar la curiosidad de los espectadores. Signos de los tiempos que alcanzamos. Muy recientemente, en un teatro de barrio, por lo que leímos, el director de la compañía repartió a prima hora de la tarde, el mismo día de un estreno, bonos de arroz, de garbanzos, de pan, y no sabemos si entradas para la función, a los pobres del distrito. En otro teatro de matiz popular, que se abre y se cierra a. golpe, como un abanico, se anunció para presentación de un nuevo espectáculo que la sala estaría perfumada con Maderas de Oriente y la dirección artística de un coliseo mesocrático muy favorecido por las clases modestas rogaba que se asistiera al estreno que presenciamos anoche en traje de sociedad las señoras y los caballeros de smoking Y para revestir de mayor importancia el suceso se confiaba a un glorioso comediógrafo diera un golpe de gong -a tono con la tragedia china que íbamos a conocer- -en la tribuna periodística. No comentamos- -líbrenos Dios- simplemente exponemos hechos curiosos que lian transformado la ética del arte del teatro. Sin duda la renovación va a producirse de fuera adentro. En fin, hablemos desde nuestra democrática americana del estreno de Shanghai cuya pulcra y acertada versión es obra de la inteligente pluma de Arturo Morí. Shanghai producto americano lanzado por John Colton, su autor, al mercado teatral, tuvo en 3 a Aduana de Londres un grave tropiezo. La censura le impuso su veto porque el vigilante puritanismo británico tocó el timbre de alarma advertido del fondo escabroso de la obra. En París, vía libre, su entrada fue franca. Nadie se opuso a su estreno en el teatro de Apollo, allá, a fines del pasado diciembre, por la adaptación, de Charles Méré, hábil manipulador- de melodramas. De Shanghai dijo su importador a la escena francesa que había conservado las situaciones dramáticas, no atreviéndose a modificarlas. 6 í se permitió, tratándose de una piéce china, acentuar su exótica coloración, el carácter de aquel país, en toda la interpretación fie sus motivos. En efecto, lo espectacular de la obra sensibiliza nuestra atención acaso más que su módulo melodramático, que, despojado de la policromía de sus vestidüra- sr descubre su viejo rostro. Esta calificación de género no se aplica en el caso de Shanghai de un modo despectivo, como suele hacerse. El concepto del melodrama es muy amplio y muy vario, pero dentro de sus normas la calidad los diferencia. Hay melodramas de melodramas, que es cosa muy distinta. En cierto modo, La Malquerida uno de los mas altos blasones de nuestro teatro, es un melodrama. ¿Podrá ocurrírsele a nadie, sin establecer distingos, equiparar esta gbra maestra de Benavente a El proceso de Mary Dugan pongamos por ejemplo? Y al buen entendedor... Shanghai decíamos, tiene el interés de su asiatismo, la extraña y seducente magia del color. En aquella casa de té, escenario del melodrama, los personajes aparecen circundados por una lujuriante atmósfera, impregnada de los enervantes vapores del opio y de afrodisíacas esencias. Unas pobres mujeres, esclavas del amor venal, fácil botín para el extranjero, son los motivos huma- nos de esta obra angustiosa y torturadora, que llega a la exaltación de lo patético en la figura de la protagonista- una manchúe- -cuando sta bárbaramente inmola a su hija para satisfacer feroz venganza contra el hombre europeo que la sedujo y abandonó para casarse con una señorita inglesa, y horrorizada también ante la idea, por una funesta equivocación, de que fuera su hija una víctima más en aquella vida de lupanar, que ella, la madre condenada rige como una opulenta Doña Diabla Estamos, pues, ante un drama de razas, en violenta pugna de civilizaciones, odios y represalias de Oriente y Occidente. Sería pueril tarea querer razonar ni justificar nada en una obra como ésta, construida con cañas de bamba; w e cosa de pedir a un melodrama de este tipo, inferior en su técnica a Wu- Li- Chang más que una aparente contextura en su absurda y artificiosa trabazón. Su interés dramático acentúase en el acto tercero y en el epílogo. Estos salvaron la obra cuando el público comenzaba a mostrarse fatigado por la lentitud procesional de los actos primero y segundo, faltos de dinámica expresión. Justo es decir que el éxito se avivó en la escena del opio, a la que Carmen Sánchez, gran actriz, dio toda la apasionada voluptuosidad del momento. Asunción Casáis, en la sinuosa y pérfida madre condenada justificó el prestigio por ella adquirido en la escena catalana. En algunos pasajes de la obra, por la sonrisa, por el gesto y por la dicción, nos recordó a Margarita Xirgu. En la escena final puso brío y temperamento dramático. Para las dos notables artistas tuvo el público muy cálidos aplausos, ciertamente, merecidísimos. Porredón, Puyol y Ramón Elias compusieron acertadamente sus respectivas figuraciones. Arturo Morí, que ha cuidado correctamente la traducción y adaptación de la obra, salió al finalizar la tercera y cuarta jornadas para recoger los aplausos del auditorio. El atuendo escénico de Shanghai esmerada y característicamente servido. -Floridor. Princesa Continúa abierto eí abono hasta el día 2 de junio para los dos conciertos de música española que en los días 4 y 5 ejecutará la Orquesta Sinfónica de Madrid, dirigida por el maestro, Arbós. Horas de despacho, de once a una v de tres a seis. A precios populares, todas las noches, formidable, grandioso éxito de la preciosa comedia, de Quintero y Guillen, La torre de la cristiana Butaca, tres pesetas. Comedia Calderón Esta noche cantarán la ópera Marina los eminentes divos Felisa I Terrero, Rogelio Baldrich, Emilio Sagi- Barba y Redondo del Castillo. El magno acontecimiento artístico ha despertado la mayor expectación. Por la tarde, la aplauaidísima zarzuela La rosa del azafrán Lara Hoy, penúltimo sábado de la temporada, beneficio de la genial actriz Carmen Díaz, Los duendes de Sevilla Mañana, domingo, tarde y noche, Los duendes de Sevilla cinco pesetas butaca en todas las funciones. Infanta Isabel Penúltimas funciones. -Mañana, domingo, termina la brillantísima temporada de este teatro, marchando la compañía pasado mañana a Barcelona, donde debutará el martes. Hoy, tarde y noche, La condesa está triste... Se despacha en contaduría, En el Alkázar. Todo un hombre La compañía de María Teresa- Montoya puso anoche en escena, con un extraordinario éxito, la famosa obra, de D. Miguel de Unamuno y D. Julio de Hoyos, Todo un hombre cuyos cinco actos entusiasmaron, como siempre, al auditorio. Ofrecía el interés de la presentación como comediante de- Julio César Rodríguez, director de la compañía, para quien tuvo ei público aplausos fervorosos. Su sobriedad de acento y ademanes, la justeza de sus expresiones y la desenvoltura con que encarna el estupendo Alejandro Gómez, colocan a Julio César Rodríguez; entre los intérpretes más sobresalientes de este drama. Lo que en actores como Enrique de Rosas era desbordamiento y exuberancia, en Julio César Rodríguez es expresión, mesura, emoción contenida y dominio. Entrambas maneras son artísticamente correctas y adecuadas al poderoso personaje plebeyo de Unanajmo. La señora Mpntp- ya, Juvo, agí Eslava Las pantorrillas es la obra de positivo éxito. Su mejor reclamo es el público Alkázar Diariamente, tardes, Todo un hombre de Unamuno. Protagonistas: María Teresa Montoya y Julio César Rodríguez; noches, La Malquerida El martes, noche, estreno de El oro del diablo comedia en tres actos, de Navarro y Pérez Moris. Cómico Tarde y noche, Shanghai la obra de actualidad mundial. Cinco pesetas butaca. Teléfono 10525. Fuencarrál La compañía Casáis acrecienta día por día el éxito de la obra Los claveles cuya partitura está reconocida como juía de, las mejores del maestro Serrana irainriminnTinirir iiiNrunninnmirrirun rrnrnnn