Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ILUSTRA 1 VJ G. ÉüÓ S: I M- Ó S, E X T 0 N ó 8; Í í ILUSTRA D 0 -A. Ñ O V PG: ES I M O. S. EX; T Q i- N 8. 6. l 0 DJARIO REDACCIÓN Y ÁDMIHÍSTRACIQN CABLE. DE SERRANO, NÜM. 55, MADRID iQui ¡la noche, pensando en, los Reyes, no he pó í dido despertarme. ¡Qué dientes tan blancos! -pronuncia La almendra de. su ensueño se cubra de i Señor... una. cascara de- sueño, y: el impulso de sú! Pero todavía cabe más generosidad. Cabe entusiasmo se venía impreyisíaraente con no ya esta lucidez, que perniije. destacar Guando ya esté tranquilo r: excelente, sino aquella ilusión que lleva Jo la defensa de su salud. a Se- le esperaba. con impacieii- sublimar lo abyecto. ia, no sólo 011 España, sino en Sra una niña demasiado inocente. No toiio el mundo juc lee español. Acaba de aparecer, generosa- ¡sólo conservaba su fe en el milagro que el mente; colmadlo- de saberes y de uso infantil enlaza con la celebración d é l a- -poesía... De estas áureas pági- Epifanía, sino en otros milagros superíluos. Pero aquel año, en vísperas ya de la- gran lias extraemos una, jornada, había cometido no. sé qué travesttEn defeftsa de Ja raza ra. Tal, que sus gadres decidieron, para- Tríptico Hace algún tiempo las autoridades saniej- em- plaridad, un castigo. haciendo que la 1 hiña encontrara en su zapato, cuando la ijia- tarias y: policíacas de nuestro país, alarma; das ante el incremento que, van tomando el ñaria de- los regios píésentes, y sin perjuicio LAS. RÉSV de que después vinieran éstos, algo muy de- tráfico y, él consumo de drogas estapefatienV- -Querríamos- -dicen, indecisos, en- la tieti- nigrante y- de gran fealdad, revelador del tes- -cocaína, morfina, heroína y sus deriva- das- el Gobierno. se- acorda. de juguetes, estos- compradores, en papel- disgusto de: las altas. potencias juzgadoras, dase la. lograron que por severa de la entrada de Reyes Magos- querríamos algo sólido, ante la perversidad de la criatura juzgada. y venta reglamentación de esoa productos. Concurrieron t Y aconteció que ésta, el; día antes, como, cíe duración. la redacción del reglamento quienes tenían Pero, ¿de. dónde sacáis vosotros, que du leyese en su- textij de Historia Sagrada que la competencia suficiente para hacer de él los Reyes Magos habían; ofrecido al Niño! ¡ración y solidez hayan de andar juntas? Jesús oro; incienso y mírrá, y le sorpren- un instrumento eficaz de defensa de la. sa Qíd uita h i s t o r i a Ittd pública contra la organización de enveEran tres herínanas. Fue un- día de Reyes. diese esta- -Hltima palabra, -levantó- los. ojos. nenadores internacionales que explota es s A, la hermana snenor, los Reyes la traje- del libro para preguntar: comercio criminal. El reglamento estaba ul -Mamá, qué es mirra? ron un frasco de perfume. A la íheai ána. uiíá timado- y, -si no me engaño, se promulgó. de encaje. A la mayor, su sortija j La madre hubo de confesarle, su ígno- Pero, -poco después de darse á conocer, y 1 rancia acerca del producto. Pero añadió que antes de que se. Je pudiese aplicar, el GCH de novia. Y aconteció que el peso del frasco de per- i se trataba de. algo precioso, perfumado y bienio- -dictarial ordenó q. üe- se le dej exquisito. fume, apenas- encerrado en eí armario de ra en suspenso. Esta deterrninación, que 110 muñeca, hizo hundir la tabla que le soste- I Mientras tanto, las doncellas limpiaban con se trató: de legitimar por ningún motivo de ¡un cuchillo el piso, por. demasiadas sema- interés general concreto, produjo asombro nía. Se quebró- eí cristal, se- desparramó ¡a preciosa esencia. Y la hermana menor se Usas descuidado, de la- pajarera grande del y. enojo. entre los funcionarios y hombres do quedó muy triste y lloró mucho. jardín. Y, por secreto encargo- de. la señora, ciencia- -Que habían intervenido en la redac. La pompa. del. encaje, prendida- por. azar reservaban parte de loa residuos para des- ción del reglamento suspendido. No sería teen un clavo cuando la hermana segunda pa- lizar subrepticiamente, cuando Ja noche, en merario: afirmar que ni siquiera el müiistro seaba cerca de él, desgarró la mantilla. Pera el chapín de la criatura, Donde aquéllos ha- a- quien 1 incumbía su aplicación estimó la esto sa pudo componer, y la niña no lloró bían de prestar el doble servicio- de afrenta suspensión justificada ni. oportuna. Y, como sin golpe y de niemorablelecc. ión. largo- rato. S: lógico el -tráfico prosigue hacie ndo esMas no se afrenta al candor- así corno tragos eiv las geriei- acionés jóvenes de dos En- cuanto a la novia, siete días. y. siete quiera. soches llevó su anillo. Y hacía fulgurar or- síohada Llegado el- momento, -corría la ikt- o- tres grandes ciudades españolas donde- al balcón. Dirigíase derecha al. za- desenvuelven: su actividad los raab aclos- que u iiosanísnte- las piedras a la luz. pati- ljo. Vela en él la extraña cosa... Y, lle- se dedican 1 agesta- especulación. Transcurrió un año. mano, volvía. en- una Cuándo el ano hubo transcurrido, ya el- vándola en la de. la- madre, -lanzando carrera al dormitorio gritos E l ho- mbrei normalj que vivé consagrado ¿iriillo de la novia estaba devuelto, y el per- jubilosos. a su trabajo o, a- sus; negocios, no tiene idsa jures, ai otro lado del mar. ¡Mamá, mira! Mira lo que los iRey. es de los daños ¡gravísimos que él consumo de Transcurrieron diez años. drogas narcóticas está originanfio en EspaÑ 1 d u r ó menos la mahti- iía. Al fin, de me- lian dejado aquí... ¡Mitra, mirra- ña. Es v. er- dad. que. en ese vicio? ao han caído o Como la- cienciai del Rey Midas convertía puro vieja, de- puro -desgarrada y vuelta a las, clases- obreras; tal- vez í- pórejite, es costoso componer, se deshizo en polvo, entre une? en, oro cuanto: tocaba, -la- ilusión- de una- in- y quizá porqué, lo impide el bu- f n- seiitido potacta inocencia- convierte- en uiirfa hasííi el: dedos sin piedad y el viento que se la lleestiércol. pular. Tampoco: -incuríe! en él te. juventud ihvaba. telectual, porque el gü átp de los narcóticos, 1 Transcurrió m á s tiempo. guando no; íse está enfermo -ü se; padecen leY, t o d a v í a mucho, mucho, después, cada! siones dolorosas o se tiene la concieno- SL- BK O O- liXSUBXO vez que la. menor de las hermanas abría el tan cargada de culpas que, para olvidarlas, íirniario. sentía Sotar el hálito embriagador- Hay quien lo coucilia todo, intenta uno evadirse de sí. mismo, empieza del: perfume vertido. Siempre cuento lo cíe 1 Totó, cuando tan por ser. indicio de mentecatez. Pero Jo prac. Xo vaciléis m á s cu J a tienda de i u- -liiño, que se discutió, en familia si conve- tican gentes pertenecientes a- clases que, e gcifetes, tiernos proveedores de 1 los Reyes nía hablarle mucho de los Reyes el día 5: de hecho, aquí como en todas partes, tienen e i il- agos. Mercad lo m á s frágil, lo m á s te- enera sus manos la dirección de la sociedad. Jó -v. o. Q n. tie, J o más, etéreo. r- -Si se le eiccita, se desvelará. Pero 1 venes Üe la alta burguesía, que en la absofitambién, es una lástima privarle, eii- esta ción- de esas drogas encuentran. la mejor ocu; Y n jornada de esperanzas de- oro, del goce: m á s pación. para, su vida. ociosa, y en torno a ic puro, porque no hay en él todavía. está. pm- cuales se ha. organizado toda- una yiáffia ák- VUELVE GEXT. II. A TODO CL- AXTÜ MISA bra de desengaño, ineyitabíenteute asociada I rnteraiediarios de ainjws sexos, que, a can a la cousmriáeión de- todo- -p! ap. er. -j bio de. tm lucro desmedí 3, están contrifai Es muy conocida la. parábola. 1 Qué vai- c más, el descanso o la- R- op- sía? ¡yendo alegremente -a esa obra de destrucKl. Señor tiene para todo una palabra, de inclülg- eric ia. -de perdón... Hele- ao uí cómo ¡i- lilsusño o eí ensueño. Teda la; -anóf al; ¡ción. -Los agientes más activos de la- ergaf- avanza, con. sus discípulos, por un- camino J toda lá filosofía, toda la pedagogía del mun- nízacióii son esas damas extranjeras a quieínes, valiéndonos de un eufemismo, llamareestrecho. Un poco más allá encontrará nece- do pasan por el fie! de esta, cuestión. Totó, a la mañana siguiente, la, dejó, re- mos vendedoras de ilusiones Arrojadas sariáiiiente al paso Ja descompuesta carroña de otros países, han encontrado aquí campb de un- can que yace por tierra. Y ya la amo- j suelta: -rosa, malicia de. los discípulos se pregunta -J i Ay. -dijo, estirándose... regaladamente, adecuado en que desarrollar su merc! JSCÓÍÍIO se las arreglará pa. ra encontrar aigc r entre ias sábanas de Í; I cainife en toda para el tre e! de sus eiicaníos inarcliitos TO UN N U E V O LIBRO E U G E N I O D QRS en esta iufamía muscatalda?