Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 17 DE OCTUBRE DE. igag. PAGINASTEATRALES. PAG. il que siente verdaderamente él mundo como truye, y la lengua que hablamos y la car- también nos enviaron de los Estados Unidos, escénica representación. El humanismo dura ne que Hos sostiene, con ruinas de idio- sólo que con la pelambrera rubia de Laura mientras esto dura. Ya en los albores del mas y de razas fueron construidas. Entre La Plante, como airón, en vez de los cabellos Renacimiento las figuras conocidas, las vi- tanto, el teatro es granjeria sonriente de ad- negros de María Banquer... das humanas avanzan sobre un fondo de ministradores, paño y apaño de simuladores JOSÉ LUIS SALADO motivos teológicos o mitológicos para colo- y pasticheros, pero: también extraña revocarse en primer término con su difícil pri- lución, en el disparate y en el misterio, en la mavera de humanidad. Ya no son los hu- generosidad y en el crimen, al irrumpir los El tejar de Cantarranas mildes orantes dé las pinturas medievales. ciegos látigos de las fuerzas fatales y sinEn el teatro de la Comedia se Representan. En el cortejo de los Reyes ceras entre los; farisaicos y conservadores estrena mañana, por la noche, Magos, el Rey joven de Oriente es Loren- mercaderes de aquel antiguo templo, sacro a un saínete madrileño, en tres aczo de Médicis. Todavía en el fresco de Be- las. ficciones. tos, titulado El tejar de Cantanozzo Gozzoli la representación tiene un rranas, áe los señores Paradas y RAFAEL SÁNCHEZ MAZAS tono mezclado de triunfó profano y piadosa Jiménez, música del, maestro Guealegoría. Pero el gusto de lo representati rrero. vo irrumpe y el humanismo dura mientras AUTO CRÍTI CAS dura este, gusto. El humanismo es una exTres actos de saínete, que creemos están presión de personalismo, y persona es bien. Cuatro números de ¡Guerrero, que El gato y el canario voz de teatro. están muy bien, y la compañía de la CoLa palabra personaje conviene mejor, a En el teatro Alkázar se estre- media, que está inuy requetebién. na esta tarde el melodrama norte- Esto es lo suficiente para entretener al pú los hombres de después de la Edad Media, americano SI gato y el canario, ¡blico, que es nuestra única pretensión. porque después de la Edad: Media, el munversiñn castellana de los señores do es mucho más teatro. Ricardo Corazón I Sí no lo conseguimos, nos hemos eqüivo José Luis SalaSo y P. Pérez de de León o el Cid son más héroes que perI cado. Pero en una sola cosa: En lo de que el la Vega. sonajes. Y Conde, o el príncipe Eugenio, saínete estaba bien. más personajes que héroes. Las Catedrales Obras como EZ gato y el canario requieren Porque pase lo que quiera, seguiremos góticas y románicas no eran teatrales a la presentación bien sobria. Se trata de uno de pensando siempre que la música estaba muymanera de los palacios barrocos, sino simbó- los melodramas más típicos del teatro norte- bien y la compañía de la Comedia, mwv relicas, como son símbolos Ricardo, Corazón americano: acción esquemática, diálogo sin quetebién. de León, y el Cid, que era el más prácti- literatura... Sí, sin literatura. Cuando se es PARADAS Y JIMÉNEZ co. de los héroes. De aquí que en el arte me- trenó La casa endemoniada, cuando se estredieval haya más profundas esencias de cla- nó La araña de oro, personas de autoridad sicismo griego que no en el Renacimiento que yo- -ni, probablemente, mi colaborador, y el barroco, tan teatrales al representar la F. Pérez de la Vega, si, viviendo como vive. EL TEATRO EN BARpompa romana de Adriano y de Trajano. en Nueva York, conociera la vida íntima de. CELONA Entré el siglo XIII y el xiv la alegoría fue nuestro teatro- -no debo discutir, dijeron, en cómo el trámite de una Edad Simbólica a tono, de desdén: Sí, está bien este tipo de una. Edad Teatral, y el nombre de Divina espectáculo. Pero le falta la literatura. Es- La prisionera Teatro catalán. Comedia pudo cifrarlo y expresarlo todo, trenó después Oliyer, y los técnicos opusieLiceo porque como divina era todavía simbólica, ron a sus divagaciones en torno a D. Juan: y como comedia empezaba, ya a ser teatral A estas obras les sobra la literatura. Últimamente, la obra dramática que ha loy a educar personajes. Él mundo no es ¿Les sobra o les falta? En la duda, yo, grado mayor éxito de público ha. sido La yiejo ni chochea. Mala retórica. Antes de la puesto, de. acuerdo con Pérez, de la Vega, prisionera, representada: muchas noches coniñfantilidad; de! las leyendas- medievales exis- presento al público del Alkázar el más fasecutivas, -con enormes llenos, en el aristo- tió un mundo positivo y moderno, con casas moso melodrama de John Willard, La ac- orático teatro de Barcelona, por la compañía de seis pisos, Compañías financieras, es- ción de sus tres actos cabe en el espacio dé de Fernando Ladrón de Guevara y Rafaei tatismo, perfectas comunicaciones y per- una noche; noche de sobresaltos, de. miste- Riveljes. fecta administración. Un mundo que acabó rio... ¿Interesará en Madrid? Aquí, por lo No vamos a hablar de su interpretación, en prosaico, igual al nuestro; un mundo menos, ha gustado mucho la adaptación ci que ha sido magnífica de parte de los dos moderno antes de la antigüedad medieval. nematográfica de El gato y el canario, quecitados artistas, de, la i señorita Palacios y de Una carta de Plinio tiene tanto y más tono iá señora Gelabert, ni de la afortunada promoderno que una carta de madame de Seducción de Bourdet, de sobra conocida en yigné, y un verso de Catulo es seiscientos Madrid. Sólo queremos hacer unas leves conaños más moderno que un verso de la Chansideraciones sobre el éxito alcanzado por esa son de Roland o del Mío Cid. Vemos el vecomedia francesa, que no debió escribirse. raneo y las mujeres como Cátulo- -aquel El interés que ha despertado La prisionera, turista- -y como Plinio, pero de ningún ¿supone una reacción del público contra las modo como Oliveros y Roldan. Sentimos comedias triviales, anodinas, que se repreacaso la náusea de cuatro siglos de teatrasentan en España, con preferencia a las de lidad entre arquitecturas teatrales, persoalguna enjundia? ¿Es que ya nos vamos najes teatrales, y conceptos teatrales. El cansando de novios que empiezan regañando imperio industrial, donde la teatralidad se y acaban, como ya esperábamos, casándose? muere en escenografías y tramoyas archiEn mi opinión, no hay nada de esto, destécnica. s, no durará más que el Imperio rograciadamente. Los entradones que ha dado mano. Acaso cuando se deshaga le reconoLa prisionera 110 debemos atribuirlos a una ceremos espléndidas virtudes. Pero siemfatiga del público por las comedias sin capre será históricamente posible sobre sus racteres, sin pizca de psicología, sin conflicruinas una vida mas antigua, como la Edad tos dramáticos hondos y humanos, y sin el Media es más antigua que la Edad Romamenor asomo trascendente, sino él hecho de na. Tentativas y retrocesos hacia una vida no poderse hablar públicamente de La pri más antigua son las cosas más avanzadas sionera, más que abusando de la perífrasis y y revolucionarias, y por eso en el Comude tener que anunciarse con la sugestiva adnismo hay más. Edad Media que en el parvertencia de no ser apta para señoritas. tido conservador. Así, la teatralidad nueva está lejos. No; el éxito económico de La prisionera no podemos interpretarlo como una reacción Será necesario volver a pasar tras de la del público contra el teatro insubstancial, que liquidación de un Imperio prosaico por el innoblemente se arrastra por los escenarios símbolo y por la alegoría, antes de. recobrar de España. Fracasará La prisionera, y. como el gusto gastado, y estragado de lo repreotra morbosidad teatral no la substituya, el sentativo. Vanguardismos, y dadaísmos no público volverá a favorecer con su presenfingen balbuceos, sino que anticipan de macia y su dinero los teatros que cultiven la neras grotescas, geniales y con frecuencomedia frivola. cia indeseables, antiartísticas ó ultraartísticas, la histórica y orgánica necesidad de v Esto o aquéllo. El salto es grande; pero ei mal gusto lo da fácilmente. Él pasatiempo balbuceoj de irracionalidad e incoherencia. que. no. hace cavilar ni exige la menor atenA esos movimientos paradójicos de sinceción, o las perturbaciones sexuales de ijna ridad y de hisfrionismo se mezclan las ruidetraquée. como la Irene de La prisionera, o, nas dispersas y complejas del último barroco intelectual anterior, refinado y super- El insigne poeta Eduardo Atarquina, en su defecto, las pestilencias de Maya y conscientes, porque sólo con ruinas se cons- interpretado por el lápiz de- Ugalde. Uéiinuque, Nada de arte: risa o ñoñería. a