Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO- SUELTO 10- CÉNTS. M á: f IÜ. F U N D A D O E l i. D E JUNIO DE 1905 DO. A ÑO VítM S ÍM O O il i M T O Ñ íi, 3i28- S) X M POR D. TO RCUAT. O LUCA DE TENA El vuelo sobre España. El Conde de Zeppelirí aterriza en Friedriehsháfen. t) t Burdeos al lago de Constanza. La vuelta al mundo en veinte días. Entrada triunfal en Friedrichsháfen. Relato de la última etapa de la vuelta al mundo. En busca de un record La tormenta nos obliga a retroceder, Un saludo al Rey. Crítico cuarto de hora. Burdeos en tinieblas. Noticias diversas. de las; seis déla mañana, nos habíamos di Al posarse majestuosamente 1 ayer niqña! t ¡a en el aeródromo de Friedrichsháfen el- rigido hacia Finisterre, marchando con los Conde de Zeppelin, ha rendido, cqn; éxito cinco: motores, a rio kilómetros por hora sin asistencia de viento. El tiempo fue esr felis y cabal ¡sii viaje, y ha coronada, una pléndido, y espléndido. fue también, el. gol empresa que será memorable en los anales pe de vista. Luego nos dirigimos hacia de la navegación aérea: en veinte días y Santandei- ydeseosos. de saludar de este modo cuatro horas, ha dado, la vuelta al mundo, atiendo a sí mismo el record de. la trave- al; Rey de España, a pesar de tener que luchar contra vientos contrarios. A las cuatro sía del A tlántico en dirigible y batiendo de la tarde pasamos por Cabo Ortega! Lie- también- -con tres días y medio de diferen cia- -el que sustentaba el periodista inglés gamos a Santander en plena obscuridad. Allí W lecirs, aun viajando éste sin interrupción, recibimos un. telegrama de S. M. el Rey COIÍT mientras que el Conde de Zeppeljn se ha testandói. cariñósaniénté a los, saludos del capitán Lehmann, de la tripulación. y de los detenido, en total, siete días y medio en tieWa firme. ÍVV necesitamos consignar en pasajeros, que quedaron todos muy reconocidos. por la atención del Monarca. De fysté lugar otros datos y características del fyuelo que ayer terminó, porque unos y otras Santander nos dirigimos- con, nimbo a. Bárdeos. 1- -Joaquín D. Richard copyright para an venido siendo estudiados, y hoy, se re. ut ien con Minuciosidad en las columnas. España. jtíe A B C, en donde hemos seguido los episodios del vuelo con todos los recursos informativos que rson notorios para nuestros El Conde de Zeppelin aterriza merosos automóviles han llegado- al campo de aterrizaje para presenciar nuestra, llegada, que fue anunciada como inrniaente por un cañonazo disparado ea t momento de D. riuestro paso sobre B asiká. -Joaquín Richard copyright para España) Al dejar el. dirigible. La vuelta ai mundo en veinte dias Friedrichsháfen 4, lo- mañana. (Eádio- grama de: nuestro enviado especial. Ai. cejar el dirigible, en el que acabarnos de ria? la vuelta al mundo lo hacemos convencidos de haber participado en el mayor- acontecimiento de nuestra vida. í La: velocidad media que hemos, desarr Hado desde Lakehurst. a Friedridishafea ijja sido de 125 kilómetros. -Hemos dacío la vuelta ai mundo en veinte días y- cuatro, ho: ras; batiendo así, con tres días y. medio ás en Frjedrichshafen. De Burdeos diferencia, el record que sustentaba Mear tectores. a; pesar desque éste viajó- sin interrupción El clamor inenarrable de triunfo con que alguna, mientras que nosotros hemos tenial lago de Constanza tyyer el pueblo alemán acogió en Fnedrich- do ¿siete días y medio de descansó en tierra ishafeh la llegada del Conde de Zeppelin es Friedrichsháfen 4, 10 mañana. (Radio- firme. la ¡egítima, justa y nobilísima: explosión de grama dé nuestro enviado especial. El Durante todo el vuelo mundial losraóto ufanía de un pueblo, en un instante de radianyonde de Zeppelin ha tomado tierra, sin res noíhan cesado de- funcionar normaiiíieíi. te victoria de paz- y de civilización. La civili- incidente alguno, a las ocho cincuenta y tres te. -Joaquín D. Richard copyright para zación y la paz, en efecto, han. ondeado en el de la, mañana, después de llevar a cabo, en España) Conde de Zeppelin pabellón, que señoreó sesenta iy ocho horas la última etapa de la ios espacios intercontinentales, abarcando en vuelta al mundo, batiendo así el propio reEntrada triunfal en Friedrichsun abraso de solidaridad universal- -para el cord de la travesía del. Atlántico en diriamor y para la ciencia- -las diversas y múltigible. hafen ples manifestaciones de admiración y d ¿afecHacia medianoche alcanzamos la- costaFriedrichsháfen 4 12. mañaiia. (Radioto con que ha sido saludado por doquiera él francesa, volando sobre Burdeos ciudad que grama de nuestro enviado especial. El Í paso de la aeronave alemana. No se puede se hallaba entregada al sueño más profun- cibimiento tributado al. Conde de Zef- pelin, s asistir, sin emoción profunda y evocadora a do, como si todos sus habitantes fuesen, la proeza científica delConde de Zeppelin, tranquilos burgueses. Continuamos después ha sido entusiasta. El conde de Brandénstein, yerno éeí iani se puede registrar el entusiasmo que a es- nuestra marcha por Limoges, Montlucon, ventor cuyo nombre lleva el dirigible oa el las horas. er ¡ardece al pueblo alemán, sin que Moulin, Dijon y Besari -on, donde llegaba- 1 que acabamos de dar la vuelta al iMtiad se tenga, con ocasión del mismo, un tributo mos al empezar el crepúsculo matiatíñ o. D e. pronunció el primer discurso a nuestra lí de f. espeto y de alta estimación hacia el esrepente se presentó ante nosotros el admigada y dio las gracias al doctor Eefceses fuerzo formidable del que es exponente- -en rable panorama de los Alpes, alcanzando por la hazaña, que tan alto ha pusst el estás momentos con apoteosis universal- -nuestra vista hasta el monte Roso. Llega- nombre del creador del zeppelin, y -aíHííipió la victoria lograda, en la paz y para la paz, mos, al fin, a. la- Suiza alemana. que al regresar a 4 J por el Conde de Zéppelin- Al volar sobre Basileá somos escoltados nia será objeto el doctor. Eckener extrae- riide un. homenaje por dos aviadores suizos, que aplauden des- nario. A continuación hablaron en térsaijasa Vemos brillar el El vuelo sobre España. Un men- de dentro de sus cabinas. ya estamos en. la entusiastas distintos representantes gran lago de. Costanza, y cíales. saje del Rey D. Alfonso tierra ademana, de donde salimos, recibidos La tripulación y los pasajeros heraés Miporcuna inmensa multitud. La ciudad luce A bordo del Conde de Zeppelin 4, 2 matrado en la ciudad formando parte de u j íárugada. (De nuestro enviado especial. millares de banderas. Oímos perfectamente solemne comitiva de automóviles adornadas cómo suenan las campanas. La música toca Ayer, exactamente a la una. y media de la de- flores, en. la que también iba el dosier tarde, vimos la costa española al Sur de marcha, v el público, que no baja de 10.000 Daerr, jefe constructor de los talleres Ze? personas, aplaude y agita sus pañuelos, Heno Cabo Finisterre. En seguida enviamos un pélin. radiotelegrama- expresando nuestro home- de entusiasmo. Nuestro paso por las calles, adornadas con naje al Rey D. Alfonso. El mar estaba lleno El Conde, de. Zeppelin- describe una gran banderas, ha sido realmente, triunfal. La tíe toda clase de embarcaciones. circunferencia, y después aterriza majesmuchedumbre, que en apretadas filas se agel En menos de una hora alcanzamos tierra tuosamente, en presencia de numerosas per- paba en las aceras, puede calcularse que as ¡firme, de modo que la travesía de América sonalidades oficiales. cendía a 60.000 personas. -Joaquín D, Rig ja Europa ¡duró unas cincuenta ñoras ¿es- Sí os egteramos que desde medianoche nu- kqrd L pyñgM PSía España)