Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL DOCTOR LORENTE DE NO EL DOCTOR VTLLAVERDE EL DOCTOR PASCUAL DE JUAN nir de un magnífico palacio ño inferior a los fastuosos Institutos científicos extranjeros, en donde convivirán comerciando espiritualmente entre si cuantos entre nosotros se consagran a estudios similares. Acompañados por los doctores Lorente de Nó y Fernando de Castro, hemos visitado las obras del nuevo Instituto, que deben ser activadas con toda urgencia. Copiamos las siguientes palabras del maestro, escritas a este respecto: Ignoro si lo precario de mi salud me consentirá asistir a la inauguración del suntuoso Instituto. Acaso- el flamante edificio sea para mí noble epitafio. Téngolo descontado. Con resignación contemplo el negro túnel tras el cual nadie sabe si nos espera floresta perenne y vivificante o trágico e interminable desierto. El i. de mayo cumplió Cajal setenta y siete años, y, a pesar de su inconmensurable labor, lleva una vida de extraordinaria actividad. Desde que se despierta hasta las diez y media o las once de ia mañana, escribe en su gran obra titulada Neurogéiiesis, que dedica a los americanos de habla española a las once acude al Instituto, donde trabaja hasta las dos y media o las tres, -en que marcha a comer. Por la tarde vuelve al Instituto, y hasta hace poco tiempo volvía aún por la noche, después de cenar; pero ahora, ...el trabaj o nocturno lo lleva a cabo ep el laboratorio que tiene instalado en su domicilio. La alimentación y. demás cuidados del maestro los lleva a cabo debe España y la ciencia patria una gratipersonalmente su venerable esposa, doña tud sin limites. Silveria Fañanás, eficientisima colaboradora en la obra admirable de Cajál, y a la que Nos hemos permitido hacer a D. Santiago- -como le llamamos cariñosamente los que tuvimos el honor de ser sus discípulos- -una pregunta final: -De rodos los premios y galardones que le han sido otorgados, ¿cuál estima usted más? -Son tantos- -np- s ha dicho- que es difícil señalar uno solo. Desde luego, la medalla de oro de Helmholtzj que me fue otor- r gada en 1905 por la Academia Irnperial de Ciencias de Berlín, es la de mayor aprecio científico; aun cuando en el. orden económico y popular sea más importante el. premio Nobel de Medicina que se me concedió en 1906. La simple enumeración de las distinciones y honores otorgados a Cajal por las Universidades de todo el mundo y por los Gobiernos de casi todas las naciones ocuparían varias páginas de este periódica que tal es la importancia científica de sus descubrimientos 3 taies los agasajos y premios o frec i d o s a 1. maestro. Baste indicar que tiene publicadas catorce grandes obras y más de trescientas monografías, traducidas a casi todos los idiomas de los países c i v i l i zados. Gloria a este, español que ennoblece a la raza! DR. LA SRTA. KETTY LEWY, INTERPRETE, BIBLIOTECARIA Y PREPARADORA DEL INSTITUTO CAJAL, CON ED PROFESOR T S C H E R N J A G H I W S K Y J DE LA UNIVERSIDAD DE KIEW, QUE TRABAJA EN EL INSTITUTO PÉREZ (Fotos d e l mismo autor,