Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID DÍA 23 DE ABRIL DE í 929 NUMERO SUELTO 10 CENTS, gkÉ conyerL SA R i cy. gerEn. La Roseau. d Or han dejado teorizalas fuentes dé su influencia los 1 DIARIO ILUSTRADC A Ñ O VI GÉS- í M O Q U 1 N TO N. 8 212 Jl? 1 REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN CALLE DÉ SERRANO, NUM. 55, MADRID ricas, sin embargo. Y: siempre- ¿por qué no soltar la- expresión? á- la ftage Y com. D É MENÉNDEZ PELADO. dofes Máritain y. Massis. En sus páginás. j bativas. Incluso llega a yeces a parecer, Más de una vez ha sido propuesta en círcu- ha resucitado Augustin- Cochin, cuyas con- ¡desde lejos, que con un leve exceso- -cuya los intelectúálmenté selectos de Madrid, la cepciones han sido en estas Glosas amplia explicación se adivina, por otra parte -de constitución de un grupo, abanderado bajo y repetidamente analizadas. Los poetas Clau- desazón combativa. del, Jammes, Ghéon, Quizá, en. el conjunto, la parte, menos la enseña de Amigos de Menéndez Pe- Jacob han traído a Keynaud, Cocteau, Max ellas sus inspiraciones brillante, haiya sido los poemas. Pero, aquí layo? más profundas o más singulares. Bernanos, traduce una penuria general en Que no se reunirían solamente eri obse- Júli eh; Green, Marc Chadourné, André Har- se mundo. En el mismo actual yd Or ha poel Kaseait quio á la perennidad de una veneración, sino- láise, sé; han revelado aquí. Y. lo han sido dido señalarse algo parecido. para la difusión activa y el eficaz aprove- al publico- francés Chesterton, Belloc, RaEn cambio- -y esto, paara mí, resulta im- chamiento de una ejemplaridad. v mtiz, Berdiaeff y otros extranjeros. portante- -el aspecto exterior de- la publi? Que- serían, por consiguiente, muy espaSu símbolo es el junco de oro, la vara, catión- -también en esto innovadora, dentro ñoles. Lo cual les dispensaría de nacionacon que se miden las cosas con una medida de su país- es del más acabado buen gusto. lismo. r que no este mundo. Así dice el Apo- Estos cuadernos, con su bella portada, con Y muy firmemente católicos. Cosa- que calipsis: es de el que me hablaba tenia una su tipografía oportuna, con sus xilografías Y había de alejarles, precisamente, de toda medida, un cálamo de oro, para medir la sabrosas, pueden tenerse sobré la mesa de mojigatería, -de toda ñoñez, de toda cerra- ciudad, y sus puertas, y su muralla trabajo, quienquiera que sea el visitante exzón fariseá. tranjero, tal vez. demasiado, curioso, que a Y. muy clásicos. Tanto como ampliamen LA R E V U E CATHOLIQUE DES ella se vaya a acercar. te curiosos de novedad y; modernidad. IDEES ET DES FA 1 TS -Esta sale, en Si los Amigos de Menéndez Pelayo se Y muy sinceramente enamorados de la Bruselas, semanalmente. Fue fundada en constituyesen, Criterio- se habría ganado, en. cultura. Es decir, lo menos pedantes del ígzi, apenas despertado el pueblo belga del buen derecho, eltítalo de socio de honor. mal sueño bélico, bajo los auspicios del En alguna de las notas polémicas que sema Tal como aquel hombre nuestro fue... cardenal Mercier. nalmente inserta la revista, nos parece enAquel hombre, de tan intenso vivir de es- Menos entonada, literariamente, que Le contrar, materialmente, un eco de la pala- píritu, que nunca se supo si, al tartamudear, Roseau d Or, le gana en vivacidad periodís- bra- -y hasta del acento -del autor de. los lo hacía en el deslumbramiento de las ideas tica. Eri- elmismo. número, se estudia él ori- Heterodoxos. soberanas o en el hervor de las pasiones gen del; Carmelo en Francia, se estructuran s generosas. las líneas jurídicas de una lucha contra el EH E. U! -Pero el grupo no se ha consdivorcio, se examina la política del Centro LA CAMISA DE LOS- RADICAL- ES y de los católicos, alemanes, se evoca la tituido ni, volvamos a la lamentación, nosY LAS POTENCIAS. DE EOS ORTO- figura del cardenal Marmillod, y se repro- otros tenemos hoy nada que poner al lado DOXOS. ¿Por que no ha de existir aquí ducen las obras sensualmente frenéticas y de estos ejemplos francés, belga, argentino. -donde se podía esperar para ella éxito locamente fantásticas de James Ensor, -ar- Prescindo; por hoy, de los que podrían ci- V tan legítimo como beneficioso- -una revista tista cuya modernidad a ultranza tan pro- tarse en pueblos no católicos, donde el proinspirada en tales temperamentos, suscepti- fundas raíces tiene en la tradición, de su blema es diferente. Prescindo también del bles, si bien se mira, de convertirse en las pueblo. Pero esto no es todavía la crónica proyecto de una gran revista en Roma, de propiamente dicha. La Crónica propia- carácter universal, de orientación ortodoxa, líneas maestras de un programa? de gusto modernOi de que me hablaron un- -En Francia la tienen. -Sí, pero el pú- mente dicha sugiere un buen millar de ideas día dos ióvenes profesos de la Opera Fe sobre un centenar de astintos más. blico de Francia... -En Bélgica también, La acción de la revista complétase con rrari. -Sí, pero nuestro público... -Es que tamCon la aexcepción de unos pocos radicabién la tienen, señores, en Buenos Aires. la de una Sociedad de grandes conferencias, Don- Francisco Giner encontró para lec- puestas, igualmente bajo el nombre del car- les con I camisa limpia y de unos pocos ¡6i í y definición- -de quienes le seguían denal Mercier. Belloc, el ensayista inglés; ortodoxos con las potencias despejadas, lo c una fórmula admirable. A la ez ideológica, el humanista francés León Berard, el anti- que nos rodea es, ay! una espesa muche- política, estética, social- -y hasta mundana, demócrata suizo Gpnzaga de Reynold, el dumbre para quien el latín es cosa de reac, por qué no? -Una fórmula que rezaba así: embajáidor M. Paleologue, él capitán y di- cionarios. Mezclada con otra espesa muche Cada, día más radicales y con la camisa putado italiano Cario Delcroix, el gran hu- dumbre para quien la palabra intelectual más limpia Divisa cuyo influjo ojalá no morista Réné Benjamín, están en el pro- es un insulto. EUGENIO D O R S cese entre los qué podríamos llamar amigos grama de este año. Jacques Copeau, cuyos ensayos en la renovación del arte teatral de D. Francisco Giner. son tan celebrados, ha leído en estas conPara los de Menéndez. Pelayo yorprapon- ferencias el texto de una obra de vanguar dría, en reciprocidad, ésta; Cada día másdia La Odisea, del joven poeta de nombre EL. CULTO A CER; ortodoxos y con las potencias más despe- Hornero. jadas VANTES CRITERIO -Criterio, de vBttenos Ai 1 LE ROSEAU DiOiR. -La publicación res, acaba de celebrar el aniversario de su J 6 I 6- 1929 de Francia donde aquel orden de enseñanza aparición. Estos doce meses transcurridos mejor se alia a ésta clase de despojo, es han sido para ella muy fecundos. El texto Hoy, 23. de abril, se cumplen, en el reloj seguramente Le Roseau d Or. Pocas en la publicado en sus cincuenta y dos fascículas, del tiempo, los trescientos y trece anos del bibliografía contemporánea más interesan- llenaría- -hace constar en una nota el mis- día. en que los ojos del manco sano, el fates, riiré, inclusive, que ésta lo- es demasia- mo periódico; -treinta volúmenes de for- moso todo, dejaron de vfer la luz. qué, a do. Porque. cada número, que a. uno le llega mato común Y lo. más notable- -dado, so- raudales y con tan vivos destellos, le habían hay que. leerlo en seguida y cabo a rabo y bre todo, el ambiente- -es que en estos trein- ahuiibrado en su triste, peregrinación por la ta volúmenes no se contendría ni una sola viüa, -iluminando con claridad- meridiana sin saltar nada. cuanto vio. Tan original, como oportuna su forma. página de frivolidad. Diez o doce, volúmenes al año, En estos voNo creo que. otra publicación del país Y lo vio todo; todo lo que; se; podía ver lúmenes, dos series: uñsL- -QUivures- -con haya agitado tantas ideas en tan breve en su tiempo. Asistió al ocaso de la gran- trabajos de la extensión de: un: libro; otra espacio -de tiempo, Pero estas ideas no sé deza del poderío hispano, en los reinados -tChrofiiques- -con trabajos más cortos, ar- han traído aquí por puro deleite de acu- del Emperador y de su hijo el Prudente; tículos de revista, poemas. De un gran tono, mulación, con diletantismo vicioso. Se tra- vio acrecentarse la decadencia con el ter- iempre, Y con gusto siempre de unir, al ta, al contrario, de juicios coherentes, a c e, r Felipe; moró en las cárceles, visitó los 1 erio escrúpulo dect. -ipal, las más sabrosas puntó, a punto, en más de una ocasica, Nde alcázares, -convivió cotí rufianes, disputó. akanzar la categoría de íq sistemático. Y en los mesones con Villanos y tuvo í a conaudacias especu 1 ativa, s- y estéticas, m u n d o