Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La fi esta nací onaí. LO Q U E N O V E E L P U B I J C Q M. IENTR UNA COI R I D A SE. CELEBS- A LOS OÚE SE ENTERAN D E OÍDAS BE LA CORRIDA Domingo de Resurrección: día de graa i aplicación en todo momento; conculcar algo ches con cuatro jacas cubiertas de cascabeles solemnidad para la afición taurina. En. esta i dé lo. estatuido para la fiesíta de toros es y madroños, I os picadores a caballo, los fecha, si el tiejnpo no lo- impide, -con per- algo verdaderamente inadmisible. Cada és- tranvías de. ínulas... y miso de la autoridad, se inaugura en Ma- j pectador es una sacerdotisa del reglamento. Ahora- -dicen ellos- -ni hay afición, ni drid la. temporada oficial. Algo ha decaído, Pero, aunque se mantenga todavía poten- guato, ni calor en la sangre. La gente va i ciertamente, la solemnidad señalada, y bas- te la afición; aunque hayan, resultado, hasta a la plaza minutos antes de la hora, y de tante también la importancia de la fiesta; ahora, inútiles los golpes que asestan a la prisa; los toreros se encierran en automó. pero, a pesar de todo, aún se mantiene TÍVO fiesta Jos taurófobos. es preciso reconocer viles, los picadores van en coche, y mucho el fuego de la afición, aán hay gente sufi- que la parte externa, esoectacular, de las co- público hace el viaje en el Metro. ¡Cómo ciente para cubrir el abono- y llenar el circo rridas- de toros ha decaído mucho. -Qué se va a tener gañas de divertirse, ni humor, de la carretera de Aragón, condenado a hizo de aquellos desfiles de incomparable un hombre que llega a la plaza por debajo muerte, y aún se espera con interés la llega- belleza; de los que sólo quedan como recuer- de tierra! da de esta fecha, que siempre viene prece- do los dibujos de Marcelino de Ünceta y de Dejemos a cada uno con sus gustos, sus dida de acaloradas discusiones en. las peñas Pereda, en las estampas de La Lidia, o en aficiones y sus protestas, y, sobre todo, no taur- nas. habiendo hecho también gemir lo las tapas de. las cajas de pasas de Málaga? llevemos la contraria a los que se quedaron suyo a las prensas. Comienza la época del i ¡Cómo recuerdan Jos viejos aficionados en su tiempo, y estiman la evolución como festejo mas solemne de España. Las autori- aquella calle de Alcalá, en las tardes de una deslealtad a sus propias convicciones. dades velan cori celo, pocas veces igualado, Pascua llena de gente alegre y jaranera; Para el viejo aficionado de toros se hizo a. por el exacto cumplimiento de ios regla- aquéllas mañuelas, ocupadas por. mujeres con la medida aquello de que. cualquier tiempo mentos. El público exige también su exacta alta peineta y mantón. -de Manila; los co- pasado fue mejor EL ALEGRE ESPECTÁCULO DE LA AVENIDA EXAMEN D- EL NUEVO MODELO DE PETOS