Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 3 DE FEBRERO DE 1929. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 25. tor general de la Industria, Sr. Gay; el secretario técnico, D. Manuel Alonso Martos, y otros dos amigos tuyos. También viajaban en el mismo tren los Sres. Balzola y Berger, de la Cámara de Comercio y Navegación, de esta villa. El conde de los Andes, acompañado del marqués de Arriluce de Ibarra y de su hermano D. Gabriel María de Ibarra, se trasladó al palacio del primero, en Negurl. Los acompañantes del ministro se trasladaron al hotel Carlton, donde se hospedan. A las once de la mañana, el conde de los Andes visitó diversas factorías, marchando después, a bordo de, un remolcador, al Club Marítimo del Abra, en el cual, a las dos de la tarde, se celebró un banquete de homenaje al ministro, al que concurrieron muchos comensales. Presidió Ma mesa el conde de los Andes, que tenía a izquierda y derecha los siguientes señores gobernadores civil y militar, alcalde de Guecno, directores generales de Industrias y Minas, delegado de Hacienda de Bilbao, presidente de la Audiencia y fiscal de Su Majestad, marqués de Arriluce de Ibarra, conde de Motrico, D. José Joaquín Ampuero, comandante de Marina, presidente de la Diputación, Sr. Castedo, D. Alfonso Churruca y Sr. Merello. N A los postres ofreció el banquete el conde de Zubiría para agradecer la concurrencia del ministro al acto inaugural de la nueva maquinaria y agradecerle también hubiese acudido al llamamiento que se le hizo, dando brillantez al acto. Contestó al discurso del conde de Zubiría el ministro en tono sencillo y muy cordial, diciendo que viene siempre a Bilbao con mucho gusto, entre otras razones, porque te le ofrece la gran satisfacción de reunirbe con antiguos compañeros suyos que fueron camaradas de estudios. Dijo que conoce perfectamente la industria visitada, y que ello le permite apreciar el esfuerzo realizado por la industria vizcaína y el perfeccionamiento de la misma. Añadió que lo que se debe procurar es progresar para más adelante, poniéndonos en condiciones de vivir por medios propios para no continuar haciéndolo en forma que el país viva a costa de sus propias entrañas, consumiéndose. Dijo también que el Gobierno está realizando lo que otros hombres de buena voluntad, pero de peor suerte, no pudieron llevar a cabo. Añadió que la industria másgenuina de España es la industria siderúrgica. -Ustedes- -añadió- por ser los primeros, tienen la obligación de dar ejemplo. Se refiere a la obligación de competir con el extranjero. El carbón caro perjudica la prosperidad de la industria siderúrgica, y la carestía en esta industria perjudica, a su vez, a la construcción y a otros derivados. Sigue diciendo el ministro que los industriales todcs están obligados a señalar al Gobierno sáónde quieren ir, pero decididos siempre a ir allí donde han dicho. Al hablar del abaratamiento, manifiesta que tiene que desaparecer el enquistamieñto de la vida del país. El ministro terminó su sencillo discurso brindando por la prosperidad de la industria nacional y por sus amigos bilbaínos. Después de la comida, el ministro y sus acompañantes se quedaron en la terraza de! Club Marítimo del Abra hasta las cinco y inedia de la tarde, hora en que el conde de los Andes se propone ir al palacio de Arriluce, en Neguri, donde está invitado a tomar el. té, en unión de otras personalidades bilbaínas, en su mayoría amigos del ministro. 3? or la noche se celebrará, otro banquete en honor del conde de los Andes en la Sociedad Bilbaína. El teniente general D. Federico Ochando Chumillas se hallaba en situación de segunda reserva y poseía dicha graduación desde 22 de enero de 1895. Nació el general Ochando en Fuente Albilla (Albacete) el 13 de marzo de 1848. Iba a cumplir ochenta y un años de edad. Ingresó en la Academia de Estado Mayor en septiembre de 1864, y en junio del 69 fue promovido a teniente de dicho Cuerpo. Desde esta fecha, la vida del finado general es una sucesión ininterrumpida de anFALLECIMIENTO DEL danzas guerreras. El 25 de septiembre del 70 interviene en el librado en las GENERAL D. FEDERI- calles de Barcelona combate los insurrectos contra CO OCHANDO republicanos, y luego contra las partidas de En las primeras horas de la noche de este credo que actuaban en la misma proayer ha dejado de existir en Madrid, a vincia. Allí obtuvo el grado de capitán. Contra los carlistas hizo después toda la los ochenta años de edad, el teniente genecampaña del Maestrazgo, en el año 1873, y ral D. Federico Ochando y Chumillas. El ilustre general fallecido fue una de fue herido en el sitio de Valencia. Operó luego contra los cantonales, en jula más relevantes figuras de la Milicia española. Desde sus primeros, pasos en la ca- lio y agosto del mismo año, siendo recomrrera de las armas comenzó a dar excepcio- pensado con varias cruces y el grado de conales pruebas de sus condiciones de mando, y mandante. Como jefe de Estado Mayor intervino en de amplia cultura y clarísima inteligencia en su actuación posterior en los caraos que des- la campaña carlista del Norte, y peleó en empeñó, y en su actuación política, inspi- Monte Muro y restantes acciones que se li- rando todos sus actos en el más acendrado braron en los años 74 y 75. En esa campan ña obtuvo el grado de coronel- de Ejército. patriotismo. En octubre de 1876 marchó a Cuba e inComo parJamenfario, el general Ochando intervino en todos aquellos asuntos que afec- tervino en las operaciones de pacificación taban al Ejército, y su palabra, autorizada y hasta el 78 Por su comportamiento ascencompetente, llevó valiosísimas iniciativas dió a brigadier. De general de división fue a Filipinas, para la resolución de varios importantes problemas- militares. La provincia de Alba- donde desempeñó el cargo de segundo cabo, cete, a la que profesó especial cariño toda y más tarde pidió ser destinado a la isla de su vida el general Ochando, debe grandes Cuba, con el general Martínez Campos, per- maneciendo hasta 1806 como jefe de Estabeneficios al ilustre militar. Hombre afable, modesto y caballeroso, do Mavor de aquel Ejército. Poseía lab grandes cruces de Isabel la gozó en vida del afecto de sus compañeros y amigos y del respeto de sus con- Católica, San Benito de Avís, de San Herciudadanos. Ya anciano y afectado por el menegildo y las del Mérito Militar. En política actuó el general Ochando en hondo dolor producido por la pérdida de dos hijos que honraron el apellido que lleva- el partido liberal. Fue elegido diputado a ban y el uniforme que vestían, muriendo Cortes por primera vez el año 1879, y desgloriosamente en los campos africanos, se empeñó igual cargo en las legis turas del retiró a la vida tranquila de su hogar, doti- 81, 86, 91, 93, 95 y 903; desempeñó la senaduría electiva en las Cortes del 96, 9,8, 99 y 901, súendo nombrado senador vitalicio por el general López Domínguez, el 17 de septiembre del 906, ocupando la vacante que deió el marqués de Peñaplata. Fue subsecretario de Guerra y director general de Inválidos y Carabineros. En la Oficina de Información facilitaron ayer tarde la siguiente: Con motivo de un incidente producido en la Casa de Campo hace días al capturar el personal de Vigilancia a un individuo en aquella posesión, acaso cazador fortivo, ha forjado la siempre despierta fantasía novelera un atentado contra el señor nuncio de Su Santidad, sin más fundamento que el de que a la misma hora, y próximo al lugar del suceso, daba el respetable prelado y eminente diplomático su cotidiano paseo. NOTA OFICIOSA ACERCA DE UN INCIDENTE EN LA CASA DE CAMPO de le ha sorprendido la muerte tras una enfermedad de proceso rapidísimo. Al profundo pesar que en estos momentos aflige a sus hijas, doña María Luisa, doña Matilde, doña María Paz y doña Catalina; hijos políticos y demás familia, nos unimos de todo corazón, enviándoles el testimonio de nuestra sincera condolencia. Datos biográficos Todos los días, de y noche, la ssi gesiiya comedia UN CONCURSO FOTOGRAFI CO INTERESANTE No es frecuente en España el buen reportero fotográfico: el que sin más ayuda que la de sus placas, sin largos textos explicativos o aclaratorios, refleje, exacta y totalmente, un suceso cualquiera, el proceso de una fabricación, de un experimento. A la necesidad de fomentar ese género del periodismo contemporáneo responde la iniciativa de un concurso en que, además de una retribución suficiente? todos los participantes, se ofiece un premio primero de mi pesetas. La idea es plausible, y no ha de conteneinos para elogiarla el que el periódico organizador sea Blanco y Negro, que en su númera de esta semana inserta lasjbases del coaj al que auguramos un éxito grande.