Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MA 0 R 1 D- D 3 A 7I JE DiCBRE. DE 1928 NUMERO SUELTO 10 CENTS. 5 H A B L A N D O C O N VALLE- I NCLÁN DIARIO ILUSTRAD O. A Ñ O VI GÉS I M O C u AR TO N 8 M) 5 iS ü REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN CALLE DE SERRANO, NUM. 55, MADRID píritu de la interrogante, se despreocupa de! lo desenvolví en tres figuras: Geneialitfi sí mismo y me habla de lo único que en Banderas, el paria que sufre el duro castigo realidad importa al hombre que tiene una del chicote, y el indio del plagio y la bola pluma en la mano para vestir de gala el pen- revolucionaria, Zacarías el Cruzado. samiento. Y dice, poco más o menos: El criollo es tipo que, a su vez, desenvolví- -Comenzaré por decirle a usted que creo en tres: el elocuente doctor Sánchez OcaDe él y de su obra Xoche de verano en Madrid. Este es el hsiy tres modos de ver el mundo, artística o ña; el guerrillero Filomeno Cuevas y el momento en que Madrid es más madrileño estéticamente: de rodillas, en pie o levanta- criollo cargado del sentido religioso, de resonancia del de Asís, que es D. Roque do- -afirma Benavente, madrileño insigne- y do en el aire. Cuando se mira de rodillas- -y ésta es la Cepeda. así es seguro tropezar en él con el más El exUanjero también lo desenvolví en madrileño de los provincianos, con D. Ra- posición más antigua en literatura- se da món María del Valle- Inclán, como él se a los personajes, a los héroes, una condi- tres tipos: el ministro de España; el ricanombra, con Valle- Inclán, como Madrid le ción superior a la, condición humana, cuan- cho don Celes y el empeñista señor Peredita. dicfi con familiaridad, que casi ahoga la do menos a la condición del narrador o del Sobre estas normas, ya lo más sencillo era admiración en el fervor de la adopción ab- poeta. Así Hornero atribuye a sus héroes escribir la novela. condiciones que en modo alguno tienen los En cuanto a El ruedo ibérico, es obra a soluta. hombres. Se crean, por decirlo así, seres Sí; Valle- Inclán es ralgo inseparable del superiores a la Naturaleza humana: dioses, la cual es lo más probable que no pueda dar fin, ya por su extensión y mis años, ya Madrid literario. Junto con Benavente y Pío semidioses y héroes. por sus dificultades. Mi propósito en elk Baroja, lo era ya, definido, cuajado, cristaHay lizado plenamente hace mas le un cuarto a los una segunda manera, que es mirar no es otro que hacer la historia de España protagonistas novelescos como de de siglo, cuando nosotros- -grupo pueril e nuestra propia naturaleza, como si fuesen desde la caída de Isabel II hasta la Resinédito- -nos asomamos por sobre las bar- nuestros hermanos, como si fuesen ellos nos- tauración, y busco, más que el fabular novelesco, la sátira encubierta bajo ficciones das del cercado de la quintaesenciada litera- otros mismos, como el personaje tura. Xo es esto decir que ahora Valle- In- un desdoblamiento de si fuera yo, con nues- casi de teatro. Digo casi de teatro, porque nuestro todo está expresado por medio de diálogos, y clán sea un viejo Sin embargo, en aquel lejano entonces, no era un joven Era tras mismas virtudes y nuestros mismos de- el sentir mío me guardo de expresarlo difectos. Esta es, indudablemente, la manera rectamente. En cuanto a la técnica de esta él y sigue siendo el mismo. Su hidalguía que más, -prospera. Esto es Shakespeare, todo mordaz, su refinada aspereza, stt preciosis- Shakespeare. Los celos de Ótelo son los obra, puede aproximarse a la técnica del mo rudo, sil gracejo cruel; su sensualidad celos que podría haber sufrido el autor, y- puntillismo en pintura. Hay una desarticuaustera, todo vivía ja y aún triunfaba cu dudas que podría lación de motivos y una vibración cromátiél con grandes gestos y voz mesurada... las dudas de Hamlet, lasLos personajes, en ca en mi voluntad. Claro es que acaso no en sentido ¡Y t. u estilo, su prodigioso estilo, sueño de habercaso, son el autor. de la misma naturaleza hu- la realización: eso no puedo yo juzgarlo. sintaxis inéditas y maravilla de claridad en este ni más ni menos que el que los crea: Creo que la Novela camina paralelamente la niebla encantada de su laberinto, se había mana, realidad, la máxima, verdad. con la Historia y con los movimientos po on una ja formado de una vez para siempre. Es el mismo, el mismo... hoy como ayer... tenY hay otra tercer manera, que es mirar líticos. En esta hora de socialismo y comutados estamos de decir mañana, como hoy, al mundo desde un plano superior, y con- nismo, no me parece que pueda ser el indiporque en esta vida y en esta figura- -hom- siderar a los personajes de la trama como viduo humano héroe principa! de la novela, bre y escritor- -hay una invariabilidad que seres inferiores al autor, con un punto de sino los grupos sociales. La Historia y la casi se puede nombrar eternidad. Pasare- ironía. Los dioses se convierten en perso- Novela se inclinan con la misma curiosidad mos, y aquí estarán, como cuando llegamos, najes de ainete. Esta es una manera muy sobre el fenómeno de las multitudes. El fenómeno de las multitudes... Ahí esla magra figura y la obra jugosa de este española, manera de demiurgo, que no se delicioso cincelador. cree en modo alguno hecho del mismo barro tamos todos los que sinceramente queremos que sus muñecos. Quevcdo tiene esta ma- ejercitar nuestro oficio de creadores de ficEsta noche, sentado como tantas de lan- nera. Cervantes, también. A pesar de la ción literaria. El fenómeno de las multitu- íos años en la terraza de uu horchatería, grandeza de don Cjuijote, Cervantes se des... No hay otro, entre todos los que conssaborea el írescjuito problemático que de- cree inás cabal y más cuerdo que él, y ja- tituyen la vida humana, que logre sujetar la biera crear la calle de Alcalá, mentideru de más se emociona con él. atención y, sobre todo, la emoción del homla villa y corte, feria de discretos y mercamultitud es el protagoEsta maneta es a definitiva, en Goya. bre que piensa. La los héroes, se acabaron do de sueños (amores y billetes de Lotería) Y esta consideración es la que me movió nista. Se acabaron A su lado, Josefina Blanco, la en otro dar un cambio en mi literatura y a los conflictos individuales. Valle lucían dice tiempo fascinadora actriz, la de la voz de bir los esperpentos el género literario escri- bien: la Historia y la Novela- -digamos la que oro, a quien arrancó del tablado de sus Vida y la Ficción- -van caminando paraletriunfos el amor tiránico de este hidalgo que yo bautizo con el nombre de esperpentos las, solicitadas por, un mismo interés. ¡La Eí mundo de los esperpentos- -explica uno multitud! Y no es este mediano conflicto 110 quiso partir con el publico 1 a posesión de la deseada, habla, de prisa y calla con de los personajes en Luces de Bohemia- -entre el público actual y. los que paia él eselocuencia. También ella es invariable y es como si los héroes antiguos se hubiesen cribimos. Por- que si a nosotros ha dejado siempre ella. Tal vez este elemento de inve- deformado en los espejos cóncavos de la ya de interesarnos lo particular el púrosímil fidelidad a sí mismos les ha unido calle, con un transporte grotesco, pero rigu- blico, en su mayoría, sigue reclamando la en mutua fidelidad duradera... Invariables... rosamente geométrico. Y estos seres deel saínete del inseparables... Gran fortuna y envidiables formados son los héroes llamados a repre- tragedia, la comedia, ser, ya 110 se lasindivipodesentar un fábula clásica no deformada. Son duo, y ya nu puede destino, privilegio de espíritus fuertes y herenanos y patizambos, que juegan una trage- mos volver a contar. Véase Valle- Inclán méticos. dia. Y con este sentido los he llevado a en Tirano Banderas- -obra, a mi entender, Paso, me detiene un saludo, me acerco, Tirano Banderas y a hl ruedo ibérico. de excelente suma, de interé- j sobreagudo. hablamos y propongo: Vienen a ser estas dos novelas esperpen- ¿No hubiera en otro tiempo hecho eí au- -Don Ramón, dígame usted- algo de sí acrecidos con elementos toda una novela del tirano a rnismo y de su obra; algo- -mucho es po- tos no podían y trabajadosforma dramática tor hija desdichada ydel amorTerrible debe i darse en loca? sible- -que se pueda y se deba contar al pú- queLuces de Bohemia y la Los cuernos de su de de ser este amor, puesto que arma su mano con blico. No es uu descubrimiento, puesto que don 1 violera. puñal homicida... y, sin- embargo, la trágitiene usted de antiguo bien sujeta a la En 7 ir ano Banderas hay, además, la ca figura pasa en dos solos relámpagos en Fama por la punta misma de las aks, y clavada sobre no importa cuál página d e voluntad literaria fc sumar al castellano todo el libro... Es con todo inolvidaWe, con bus libios la mariposa de la general admi- castizo el vocabulario creado en la América tan sobrio vigor está trazada. Mas el autor tación. Sea una confesión, si así le place... española. Claro que para e 3 to me ha sido no se detiene como antaño a contar vibra; Cómo trabaja usted? ¿Cuál es su método necesaria la invención de una república con ciones y palpitaciones en disección menuda y cual es su meta? Dígame algo de lo aue geografía imaginaria. En cuanto a la, te- de ¡un uno y de una ella Hay algo coquisiera usted conseguir cuando escribe. ma, pensé que América está constituida por mún que le llama harto más imperiosamen ¿Por qué, para qué? el indio aborigen, por el criollo y por el te: hay una multitud que forcejea por salir extranjero. Al indio, que tanto es allí, algu- del charco emponzoñado en que se ahoga; -Graves pieguntas, ¿no? Don Rasión, entrando de Heno su el es- na vez presidente como de ordinario paria, hay los, que la fusilan desde la orilla, porqite