Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IE 14 RAI PELÍCULA ESPÁf OLA MAPitlI QUE ES MI PUEBLO... i f Referir el argumento, mejor dicho, hacer la narración de este fragmento de vida m a drileña que Fernando Delgado ha reproducido en su película ¡Viva Madrid, que es mi pueblo... sería un placer delicioso para el narrador... ím su relato parecería evocarse a Gaiaós en sus páginas más tiernas, a Férnanflór en sus cuentos más conmovedores, a Carlos Arniches en sus saínetes más gráeio sos y más hondos y humanos; parecería evocarse más fielmente aun la vida misma de Madrid, varia, compleja, intensa, origina. Hsima, no ya conservando su carácter tradicional y la singular calidad espiritual de su P 116 0 en medio de su europeización, de sus progresos urbanos y sus mudanzas de costumbres, sino manteniendo su trabazón con las provincias que le envían a diario sus mejores hijos: los de espíritu mas inquieto, decisión más firme, ánimo más esforzado, conciencia mas turbada por las adversidades de la vida... Esos trenes en que los provincianos llegan para emprender, desde los andenes de Atocha, la Florida o las Delicias, la conquista de Madrid son el alma de- esta película como son el alma de Madrid y la causa de su engrandecimiento. Esta visión originalísima con que Fernando Delgado sorprende el drama íntimo que cada viajero trae en su hatillo y sugiere la. idea de que Madrid es un gran crisol en que se mezclan, funden y unifican estos diversos metales finos que las provincias nos envían, tiene en la ejecución fotográfica de Enrique Blanco una perfección insuperable. Y luego, a través. de toda la película, hasta la conmovedora escena final, se mantiene esta unión íntima entre Madrid y las regiones, y así parece, y así es, sin duda, que cuando el típico y característico madrileño, encarnado por Bretaño, lanza su iViva Madrid, que es mi pueblo... no es de la corte sólo, sino de toda España, que lo crea y CELIA ESCUDERO sustenta, de quien se enorgullece... SE- NOS OFRENDA Hay en la película tres mujeres... -Un crítico literario diría COMO MUJER SIN del gran saínete y de la gran comedia que existen en esta película que poseen realidad, emoción y gracia; si la troCORAZÓN, ARTEcasen en una novela, el crítico correspondiente declararía RA, EGOÍSTA... CARMEN VIANCE Y ERNA VECKER que lá vivificaban, no: ya la humanidad palpitante de sus personajes, sino el interés, la juventud y la abnegación; pero las m u j e r e s que contemplen el paso de la cinta p o r la pantalla advertirán, con mayor perspicacia que los críticos mismos, que en esta película hay, ante- todo y sobre todo, t r e s mujeres inquietadas, torturadas por el amor; tres mujeres: la madre, la enamorada y la amadora. T o no sé cual de estas mujeres, concebidas por Fernando Delgado con t a n viva realidad, con t a n prolijos detalles de realidad, con t a n reveladores contrastes, cuya Observación envidiarán muchos autores, emocionará m á s apasionadamente al público. De la madre se puede asegurar que cuándo esta película se exhiba en los cines próvineianosy muchas aneianitas creerán verse en un espejo; m á s a ú n ser ellas mismas quien está allí retratada, viviendo sólo p a r a a m a r al hijo ausente y sacrificando, p a r a asegurar su porvenir, no ya los bienes del hogar ¿sino l a s angustias todas de su corazón. Lia enamorada es Carmen Viance. Supremo acierto del autor crear ...NO ES MARCIAL lALANDA UN COMEDIANTE QUE REPRESENTA, SINO UN TORERO DE BENLLIURE O DE VILLEGAS HECHO CARNE... y mantener esta iigura ingenua, sencilla, apasionada, dueña de su voluntad y dominadora de su corazón en el borde mismo de un trato mundano donde el lujo es preciso y el amor placer. Y supremo esfuerzo de arte el de esta actriz- ¿por nné no actriz en lugar de mímica, o cinámica, o, cineasta? Apenas sin texto y apenas sin gestos y adénianes, con una sobriedad y uña mesura de expresión que ¡son la realidad misma, Carmen Viance: es allí una lección viva de amor... Y jamás, en ninguna de las películas extranjeras con que se nos invade, estrella alguna ha llegado a este milagro o sortilegio de trocar tan intensamente su belleza en expresión de arte; son estos Ojos negros de Carmen Viañee, angustiadores, turbadores; son estos labios suyos finos, sutiles; es en suma, este rostro augustamente serenó, tan español y tan madrileño, quien se basta para reflejar, expresar, sentir y hacer sentir el sacrificio gastoso del amor.