Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 Patronato de S Habitación, a de Barcelona lín acontecimiento trascendental: construcción de 4.000 casas baratas. Peivtro de unos días, ¡ministro de Trabajo vendrá para, presidir una fiesta, a la que íupoi. emós que se le dará toda la trascendencia que para la ciudad tiene: la colocación de ía primera piedra de las casas eon que se trata de substituir a las barracas, como consecuencia de la labor realizada por el Patronato de la Habitación, que preside el gobernador civil de Barcelona. Al cual, para solemnizar por nuestra parte el acontecimiento, nos hemos dirigido nosotros con una serie de preguntas que el general JVIiláns del Bosch ha accedido a contestar en los siguientes términos: La necesidad sentida en Barcelona, como en el resto del mundo, de acud r urgentemente a resolver el problema del alojamiento, de la vivienda, se acrecentó en nuestra ciudad en virtud de las reformas urbanas y apertura imprescindible de grandes vías, impuestas por él magno desarrollo comercial e industrial que con. tanta pujanza se ha operado en nuestra querida región. El derribo de. mu titud de viejas casas afectadas por las reformas y el no construirse alojamientos de alquiler adecuado a modestas posibilidades, hicieron surgir las barriadas enormes, de barracas, n que se mezcló para su surgimiento la? necesidad con la avaricia, y así vemos que Manta y fachada del otro modelo de casas i ara construir. ereto de 3 de Febrero de 192? por el que creó el Patronato de la Habitación, de Barcelona, invistiéndole de cuantas facultades tienen loa Ayuntamientos en virtud de la ley de Casas baratas, y le concede cuantas ventajas ella otorga para fomentar las construcciones de est- a. clase. Integrado el Patronato, en primer término, por una representación numerosa del ¡Ayuntamiento de la ciudad, a cuyo alcalde nombra vicepresidente, para, patentizar el aspecto, municipal de! problema, y en segundo, por la representación más alta de todos los Centros y entidades a quienes pueda, de lejos o. cerca, afectar su resolución, y la agregación de aquellas personas tan competentes en estas materias benéfico- sociales, como las señoritas Sert y SagrediO, nos organizamos en tres secciones; la primera toma a su carero cuanto afecta a Información y Estadística; la seg- unda, la parte Económica y Financiera, y! la tercera, a Construcciones y Proyectos. Como ve por el estado que tengo sobre- i- -4 f W W AZ AMlEl 1- J, mi mesa, 6.083 son las barracas existentes hoy en Barcelona, distribuidas, mejor dicho, desparramadas por toda la ciudad, con una población de 25.16.1 habitantes, teniendo dividida la ciudad en cuatro zonas, atendiendo a su densidad: 3. Montjuich, con 2.379 barracas y 9.867 habitantes. 2. Aragón y Riera Blanca, con 1.721 de las primeras y 7.023 de los sefrundos. 3. a Pekín- Somorrostro, con 1.011 barracas y 4.20 2 personas; y 4. a Horta, con 972 barracas y 4.063 habitantes. Como ve, son cinco personas, por término medio, en ca. da barraca, y usted, que las conoce, sabe que difícilmente cuenta, ninguna con cuatro metros cuadrados de superficie. Le ofrezco estas fotografías, que bien claro hablan. Respecto a la fórmula económica, le diré que, desde luego, la Ponencia nombrada estudió concienzudamente el asunto y sometió al Comité ejecutivo, y este ai pleno, el Manta y fachada d: 1 mío de Jos dos modelos t casitas que van a construirse. í ppr. inmundos tugurios, faltos en absoluto de los más elementales medios de higiene, se cobraban y cobran alquileres cuyo término medio es de 4 0 a. 60 pesetas, y en los que viven hacinadas millares de personas, a favor de cuyo mejoramiento de vivir habíamos de acudir por imperativo de los más sementales sentimientos humanitarios- jHjr cristianismo y por decoro. l or otra parte, esas castigadas barriadas de barracas de Pekín, Somórrostro y Casa Antíinez, víet ma. s cada año de los temporales del invierno, nos acuciaron a enfrontarnos con e! problema y tratar de resolverlo, y para ello, esa alma tan buena y caritativa que se llama María L. df Sagre do. acompañada por 1 el conocido filántropo D. llamón Albo y apoyada por mí, hizo las primeras gestiones necesarias cerca del Gobierno, especialmente cerca de! ministro de Trabajo, y el Gabinete, recogiendo la iniciativa, con el entusiasmo y calor que a diario pone bien de mmríiesío para apoyar cuanto él cree p ausíble, dictó el Real de- Plañía del j riiner íírnpo de casitas u í va á j