Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B G en Nueva York. UN ÉSPAÑ. Q Durante, varias semanas, en el mundo crónicas de la pelvis. Recordó que hace ya científico que alberga esta inmensa ciudad mucho tiempo que es conocido él nombre ele Nueva York, ovario de múltiples mun- del doctor ¡Calatayud entocia América, codos, se ha destacado luminosa, con resplan- mentándose sus trabajos en ¡as principales dores de incendio, la personalidad rotunda revistas profesionales, y especialmente en. e inconfundible, de, nuestro doctor Calata- cuanto se relaciona con el tratamiento rayud, el. preclaro catedrático de electrología diológico del cáncer. Dijo que las instituy radiología médicas en la madrileña Uni- ciones médicas de enseñanza dé los Estados versidad Central. Vino de. Cuba, -donde tan Unidos vislumbran, a. través de la- obra del brillantemente- representó a. España; en el doctor Calatayud, una nueva era de interCongreso Médico allí reunido, y entre nos- cambio científico entre España y el contiotros tuvo que detenerse a instancias de nente americano y concluyó felicitando al sus compañeros, norteamericanos, -que, ad- Gobierno español por su acierto al enviar mirándole sin conocerle, quisieron aprove- a América, como el más simpático emba jador científico, a: un hombre que, por sus char esta oportunidad para conocerle y con- firmar de cerca la tan merecida admiración. trabajos investigaciones, ya era conocido Y él; doctor Calatayud, infatigable, ya no á q t í í pudo. disfrutar ni de un momento de reposo Más dé dos horas duró la conferencia del hasta embarcarse, por no rehuir invitación doctor Calatayud sobre La lucha contra el al gima a las ineludibles visitas de hospita- cáncer ¿Y a qué detallar el teína, si- seles, recepciones, conferencias, banquetes y ría un crimen hacerlo, con unas, breves padsmás actos que se le impusieron. labras? Baste con. consignar que el médico En el Pan American Hosp ital, fundado español fue aplaudidísimoy que sus origiespecialmente para la enseñanza de. la me- nales conceptos los subrayaron elocuentedicina entre los médicos hispanoamericanos, mente el doctor López- Antogiogia, de la. Poque aquí se gradúan p; aquí se encuentran liclinio Medical, Schóol; Cohle; de la Uniampliando sus estudios el doctor Calatayud versidad de Cornell; Fbrbes del Post Gra- füé invitado a hablar sobre La lucha con- duate Hospital; Bucky, el descubridor, de tra el cáocér y el anfiteatro se llenó de los, rayos margentales Le Wall, -de- Ja aquéllos y de alumnos pensionados de dis- Universidad dé- Nueva York; Quiniby, ditintas Repúblicas. Hizo la presentación del rector del Laboratorio de Investigaciones conferenciante, el doctor Sharp, renombra- Radiológicas, y, después de los norteameri, do profesor de neuro- cirügía, quien comen- canos, los. doctores SRivero. y Aguirre prozó diciendo del ilustre médico español que fesores, respeetivamente, de las Universifue éste uno de. los pioners de la T radio- dades de Caracas y de Buenos Aires; Valo. gía europsa y, por derecho propio, el lea- leníi, afamadísimo radiólogo, y Cantalapieder, desde hace veinte anos, de la diater- dra, ei autor de El Molo (la tan discutida mia en el tratamiento de. las infecciones obra escrita para presentar y combatir los ANSQNIA efectos de las drogas heroicas) actualmente jefe de Glínica del Pan American Hospital. El doctor Shai p propuso, y así ss acordó, que eí. doctor Calatayud fuera nombrado profesor honorario de la institución y que se enviase un mensaje cablegráñcq al Gobierno español ensalzando la láibor cien- tífica realizada por aquél- a su pasb por los Estados Uriidosr. Y, completando el homenaje, al día siguiente se reunieron en el hotel Ansonia los más prestigiosos médicos residentes en Nueva York, obsequiando al doctor Cajatayud con un banquete, que fue presidido por el. insigne doctor -WendeT- presidente de la American Medical -Assótiation, cuyas primeras palabras fueron para saludar al español, con tanta: admiración como simpatía, en nombre de todos los. médicos de América Elogió a continuación la benemérita obra del doctor Calatayud, -y ter- minó pidiendo- -tres Mitras por el Rey de España, ál que calificó como el jefe de Estado más amántele la ciencia escuchándose, en respuesta inmediata, otras tan- tas estruendosas aclamaciones. Antes de sentarse, el presidente Philips- entregó al doctor Calatayud el nombramiento de miembro honorario de ¡a American Medical As- sotiation. Así ha pasado por Nueva. York el doctor Calatayud Costa, dinámico misionero de lá ciencia, en quien, al honrarle, se honró a España. MIGUEL DE ZARRAGA. EL HUSTRE DOCTOR CALATAYUD COSTA f x) EN LA COMIDA QUI DIO EN SU HONOR, EN EL HOTEL 4 NP 0 NIA, DE NUEVA YORK, MR. GREEN, Y A. LA QUE ASISTIERON, FNTRE OTRAS PERSONALIDADES CIEN! WlChS, LOS PROl- ESOREs NORTEAMERICANOS DOCTORES COHLE, BUCKY, TOREES, LE WALL, KOVACHS Y WENDE- -1 HILIPo, PRESIDENTE DE LA AMERICAN MEDICAL ASSÓTIATION, Y. LOS DOCTORES HISPANOAMERICANOS L 0 PE 7- ANT 0 GI 0 ÜIA (PUERTO RICO) RIVERO (CARACAS) CIBIL AGUIR- RE (ARGENTINA) URIBE- TRONCOSO (MEJICO) VALEXTI (CUBA) ALBIÑANA, CANTAIAPIEDRA GARCÍA MORENO, CA 1 ÍASSA, ETC. (ESPAÑA)