Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dominical; durante él espléndido paseo ck mediodía, me aturdo complacidamente en 1, batahola y estrépito de la plaza de Salamanca, corazón de la ciudad, de esta otra ciudad, de esta otra Salamanca, en la, que todo es concurrencia, y actividad, y- movimiento, y ol, y vocear de periódicos, y radar de coches: plaza, casino, banco, cátedra, lugar de parleta y de. amores, mansión aristocrática, casa del pueblo. marcó admirable de la belleza charra, la que brilla esplendorosa en la urbe, y aquella que viene de la serranía, y trae olor a cantueso y tomillo, fragancias de salud y de vida, de las. que aroman la arada y la majada de su diixe poeta. ¿Estamos en la misma Salamanca? Adentrados en los parajes que antes dije, cami- no de la Universidad, acaso nos acuciara la ilusión de ver allí los ingenuos labriegos del Aúeia del Repelón y- aquellos picaros estudiantes de Juan, del Encina. la malicia ingeniosa a flor de ojo. y el- dicho zumbón y jaranero a flor de labio... Esta Salamanca de aho a que. aquí se asoma, dé día v de noche, a la plaza Mayor es muy otra. Pero su encanto es inextinguibV. ¿Damos. 1 una vuelta por la plaza? Alguien quien conoce casi todas las de España díceme, al comenzar el- paseo: Esta de Sala manca no tiene par. Enrealidad, no es uft. cuadrado perfecto, y, sin. embargo, cautiva por lo uniforme. Sé planeó y Construyó- cuando soplaban en España, aires de: Francia, traídos a nuestro suelo por el primer Borbón! A la sazón cundió por Castilla y, en generala por todo el territorio español, cierto espíritus afán de embellecimiento y ornato de las ciudades, desatendidísimas con los últimos Austrias. y ahora presurosas en enga anarse con pla. zas, y edificios, y jardines al gusto, francés, y a imitación del propio. Rey, que trazaba él Real Sitio de San; Ildefonso (La Granja y ponía la primera piedra del Regio Palacia. de Madrid. Regía entonces Salamanca el intendente: corregidor D. -Rodrigo Caballero y Llanes, el cual, en una proposición al pueb o en la que decía textualmente: Habida cuenta la importancia del decoro y ornato de las Re. públicas, urge. en Salamanca la construcción de una inmensa plaza presentó su proyectó en 1729, destinándose para el ciento ochenta y nueve mil reales! que por entonces A LA FLOR BE LA CHARRERÍA... en 1 as arcas concejiles había. Inmediatamente principióse la obra: su. finalmente las otra dos, componiendo en- sos medallones con bustos de príncipes y comienzo y la terminación de su primer tro- tre las cuatro un inmenso póitico de cien reye? zo pregónalo la inscripción que campea a arcos romanos, sostenidos poi robustos piVerdad es que por entonces el mal gusto lo alto del arco de Toro. 1 lares, sobr los que se alzan las simétiieas arquitectónico se extendió. por. Europa, canfachadas con balcones de corrido- balaustre, dió en España y de él no se libró. SalamanConstruyóse primero e pabellón de San Fernando, luego la acera de San Maitín, y cubiertas las enjutas de los ai eos por ano- ca, prendiendo aquí én su plaza, Pero fue fortuna, para no- caer eri el desvarío de los adornos, característico de la época, el que hubiera, ¡poco dinero para la obra, sometida por. necesidad a cierta sobriedad saludable en. el delirio aquel de lo fastuoso y recargado que el churriguerismo bautizó con su nombre. La Casa, Consistorial, tal como hoy existe, de fecha, algo posterior al. primitivo tratado y plano, se yergue sobre un pórtico dé cinco arcos al medio, del pabellón Real de San Fernando, así corrió veis. Esta es la plaza Mayor de Salamanca. Pero 1 av 1 que nuestros ojos en esta mañanita invernal, en que el sol. nos regalax con sus caricias y dora las piedras de la pla za. gentil no tienen el recreo de aquellas otras- mañanas inolvidables, en las ferias salmantinas, cuando por la Rúa, y por la calle de Zamora, y por la de, Toro, veían emi hacia la plaza, exornada con el prestigio de su trajes, a la flor de la charrería, juvenil y reidora, prendida en el amor y mensajera de! campo a la ciudad. i Plaza Mayor de Salamanca! ¿Es posi- ble que quien te vio radiante de luz y de color, ataviada con el rumbó, y garbo de tus charros y- serranos en tus célebres ferias septembrinas, te olvide alguna vez? S E YE. RGUE S O B R E U N P Ó R T I C O D E C I N C O A R C O S A L M E D I O B E L P A B E L L Ó N DE SAN FERNANDO (FOTOS ANSEDE Y JUANES FRANCISCO MENDIZABAL.