Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Te veo, besugo... dice la gente del tuyo que dar un segundo concierto en individuo en quien presiente aviesas inten- mismo Town Hall, repitiéndose el triunfo, que no superó, sin embargo, al primero i ciones. Y del que no se comporta en la vida de porque esto era ya imposible, y anunciada I Vi van Sos Peces! está una tercera audición... ¡España sigue leal, sino Ya que la Ictiología, ciencia que trata manera noble yqr. e nada que está a la que exhibiendo sus glorias! sal a, se afirai entre dos aguas de los bichos de la mar sala no contiene Si a sorprende Y. conste, satiscapitulo alguno destinado a dar a los peces ejercicioun embustero se le se le diceen el facción, que para nuestra máximahispanode que si los españoles y los una satisfacción por los agravios injustos por la boca su vocación, americanos han contribuido al éxito, este muere el pez que a diario les hacemos, voy a romper En el afán de mortificar a estos pobres éxito lo han hecho suyo los norteamericauna lanza en su defensa. Al hacerlo así, a los muy no me mueve ningún interés bastardo. Por seres, se dice que el tener una pecera en nos. De ahora en adelante, junto predilectos pocos nombres dé sus artistas el contrario, si yo fuera rencoroso, no aco- casa es signo de mala suerte. A una substancia negra, pegajosa y mal- -Casáis, Heifetz, Lucrezia Bori, Kreismetería esta empresa, porque, en tanto que oliente se le da el nombre de pez como ler... -pondrán el de Andrés Segovia. los pescados me han hecho daño muchas veEn Nueva York ha sonado una guitarra, ces, yo nunca se lo hice a ellos. Tampoco si no se hubiera hallado para ella palabra ¡la guitarra! sin castañuelas ni jipíos. A soy Hombre del litoral que haya convivido, más despectiva. por decirlo así, con los peces y tenga que A la langosta, animal de carne suculen- través de sus cuerdas se asomaba España. defenderlos por razón de paisanaje. No; ta, se. la zahiere y agravia dándole el mismo Dignamente. yo conozco a los peces de verlos en las pes- nombre de un insecto repugnante, caso úniMIGUEL DE ZARRAGA. caderías, y aun esto há exigido de mi parte co en que estaría justificada la consabida cierto espíritu de sacrificio, porque suele rectificación de ...no tiene nada que ver Nueva York, Enero, 1928. haber a las puertas de tales establecimientos con el individuo de igual nombre y apeunos mocetones encargados de desmenuzar a golpes de mazo el hielo que meten en unas llido... en la palabra empezar hemos Hasta espuertas y con ello ocasionan una pedrea la palabra pez como si qui- ABC EN GUIPÚZCOA que mantiene a raya a los timoratos. Es incrustadodar a entender lo que tiene para siéramos mi espíritu de justicia el que me mueve nosotros de enojoso y cargante el dar coa defender a los habitantes de la parte mienzo a cualquier tarea. Obras y Reformas en Proyecto líquida del globo. I Debiera bastarnos pensar que los peces Estás pez es la frase de que el pueblo son los únicos seres excluidos de castigo Según informaciones de la Prensa local, ha hecho un axioma para definir la supina en el Diluvio Universal para extender a ignorancia en que respecto de alguna ma- ellos el testimonio de nuestra más distingui- el Ayuntamiento donostiarra tiene eny cartera importantísimos proyectos: obras reteria yace una persona. No se comprende da consideración. formas por valor de seis millones de pesecómo ha podido surgir y afianzarse en el RAMIRO MERINO. tas, a cargo del presupuesto extraordinario léxico popular- frase tan injusta. De lo aprobado. que uno puede apreciar en los estanques Muy bien el acuerdo en general y mucho y pilas del Retiro no deduce necesariamente que la idea de pez haya de ir unida a la ABC EN NUEVA YORK mejor algunas ds sus partidas: la de escuelas, la de traslado de la cárcel y las de rede ignorancia. Se ve que el pez es un animal forma de la Pescadería, del Matadero y de limpio, amante del agua (lo que ya por si constituye una superioridad) ágil, esbelto, San Telmo. Pero, antes de comentar estas Ha Sonado una Guitarra sutil, escurridizo; un animal que sube y que haremos en un Fue en el Town Hall, ante más de 5.000 mejoras- -lo pidamos a Dios que inmediato baja graciosamente; que se guía fácilmente artículo- inspire a en la vida; que tiene un físico agradable, espectadores- -entre los que figuraban iodos nuestro Ayuntamiento para la adjudicación embellecido por reflejos de metal precioso; los virtuosos del arte que en Nueva York de tales obras y que ponga acierto y buen lo más opuesto, en suma, a la pesadez, se encuentran- -y fue algo inesperiado. gusto en las manos de quienes han de reatorpeza, inutilidad y desorientación del ig- Walter Damrosch ló proclamó, a voces, lizarlas. norante. Si se dijera estar paquidermo increíble Kreisler decía: sorprendente Afortunadamente, o estar mastodonte se daría una idea Y Lucrezia Bori agregaba: maravilloso nostiarra se interesa la masa ciudadana doahora más por los proEn esta babélica metrópoli, donde todas más próxima a la cerrazón mental, opacidad ante evidentes y falta de luces que la ignorancia lleva las manifestaciones de la música se aco- blemas locales. La reacción lamentable engieran, por vez pimera se consagró a un desaciertos incorregibles (el consigo. guitarrista. Un guitarrista que, como dijo sanche de Gros, sobre todos) lia hecho desPara decir de alguien que es persona ba- el crítico del Times, hizo historia en los pertar semejantes inquietudes y afanes por ¡3 adí, insignificante, indigna de tenerse en anales artísticos de Nueva York Un gui- la cosa pública. Hoy se discuten con marcuenta y puesta a la cola de las categorías tarrista que, para estar en consonancia con cado y desconocido entusiasmo los temas y sociales, se usa afirmar que es un perce- la bella tradición del españolísimo instru- asuntos de la ciudad; (Verbi gratia: los pebe y si es muy tonto, que es un atún mento, era español: Andrés Segovia. riódicos publican a diario opiniones sobre Del escabeche y de la escabechina tamprogramas de Los americanos no concebían que una turismo, hacerse con elespectáculos, ló que bién se echa mano para describir cualquier debe de Casino guitarra pudiese tener solemnidad artísti- de personas pueden entrar en y qué clase estropicio de mayor cuantía. él o asistir ca. Y los españoles, aun los que oyeran a a ciertas fiestas. De aquí ha surgido una Al deplorable estado a que conduce el Llovet, dudaban de que un guitarrista puexceso de consumo de bebidas alcohólicas diera ascender, seriamente, sobre la piro- graciosa contienda escrita, en la cual han se le denomina, irreflexivamente, merluza tecnia de los acompañamientos de aires po- intervenido aristócratas, chupatintas, horteCuando un señorito de buena sociedad, ras y, últimamente, una linajuda dama doocioso, rico y dado a las diversiones rui- pulares. de España. Desde la prinEl aspecto sencillo y digno del artista, su nostiarra, grande que pesca en ruin barca. dosas, quiere disculparse de no estar hasobriedad en la ejecución de las obras, la cesa altiva a la ciendo alguna de las suyas, le basta afirmar que está hecho un ostra símbolo del ausencia absoluta de todo fácil efectismo, se Buen síntoma y mejor preventivo. Así no cometerán, en aburrimiento, la inacción, el absentismo y cautivaron desde el primer instante a su estética, ultrajada lo sucesivo, atropellos a la en tantas edificaciones alauditorio. El humilde instrumento, la voz la falta de agresividad. quejumbrosa del folklore hispano, lo elevó zadas los últimos años; y los trazados se Cuando alguien quiere alegar superiori- Segovia a las alturas del más puro arte. ajustarán a las leyes del emplazamiento, de dad mental, perspicacia, agudeza y vista, No era una guitarra: era la guitarra, que la belleza, de la perspectiva y a la conveno halla medio de expresión más feliz sonaba por primera vez... niencia de los intereses de una ciudad de que el de que se ríe de los peces de co- Interpretó Segovia un programa ecléc- veraneo y turismo, cuyos altos destinos no lores Nada más arbitrario que esa nsa. tico. Desde Sor y Bach a Tárrega, Torro- pueden ni deben torcerse o estancarse. A buen seguro se vería apurado el indivino tuyo desbocasin olvidarse duo a quien se pidiera la explicación de ba, Albéniz y Granados, Comenzó porde daAquícontratista, freno la fantasía el rastro Schubert ni de Haydn. la dejado por qué se ríe de tales peces y no de los Sonata de Giuliani... y el triunfo, inme- de del reinado. Uny éste hay observador de su acantopterigios. Los peces de colores no diato, fue rotundo. Los efectos y matices la calidad de Joséescritor Salaverría- -doMaría dan con su conducta motivo a que nadie que arrancó al instrumento asombraron. nostiarra a quien su donostiarrismo no le se ría de ellos. Es verdad que van todos Oyendo a Andrés Segovia evocábase el impide ver y juzgar a la ciudad, sus gentes y detrás de uno; pero en eso y en disputarse las miguitas que les echan proceden con recuerdo de lo que leyéramos del dulce y problemas- -pronunció en el Ateneo Guipuzmás mesura y discreción que muchos que tierno Sor, el compositor de elegantísima coano una memorable conferencia, que defactura, padre de la guitarra como instru- biera ser guía de los donostiarras en cuyas se las dan de mamíferos. Cuando la gente ve pasar ante su vista memo de concierto, cuyo desarrollo y. evo- manos esté el timón de San Sebastián. un entierro excesivamente pomposo, suele lución iniciales sólo a él se debieran, culSin duda, la masa ciudadana easonense afirmar que ha caído un pez gordo y lo minando ahora en Segovia, ante cuyas ma- ¿a iistade tamaños desafueros ha aprendice con satisfacción, como si lo que tiene nos brujas nos sentimos absortos. dido y ha afinado su visión. Ahora no se de sombrío la muerte se aliviara con lo que Andrés Segovia, al que ha bastado una podría alzar un barrio como el de Gros. Ya jel pobre pez tiene de jocundo, f ola hora para la conquista de Nueva Yprfc no será preciso que una casa, un ensárnate SJX BROMAS Y VERAS)