Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA COMPAÑÍA PREPARADA P RA UNA REPRESENTACIÓN sus personajes, hasta 1669, en l P mer empresario que se recuerda, Juan Brioche, -instaló su teatro sobre el Puente Nuevo, eran, por lo general, una caricatura de tipos popula- fes y más aún de los actores v comediantes de más fama. Tanto es así, que, andando el tiempo, y creado lo que se llamó Teatro, de los Pigmeos y después Teatro, de Bamboches y los que se instalaban en las grandes ferias de San Germán y San Laurencio, lamosas en toda- Francia, entáblese una singular competencia entre el teatro de marionetas y la Comedia Francesa. Tres autores de mérito, Fuceliers D Orneval y Lesage, el célebre autor de Gil, Blas de Samtillana, considerándose perjudicados. por ciertas restricciones puestas a sus obras por la Comedia Francesa; aprovecháronse de la pugna entablada pof losteatios de marionetas para tomar venganza. Uniéronse para ello con un señor La Place, director del teatro Marionetas Extranjeras y entablaron campaña con el poderoso adversario Con el lema de Nosotros valemos tatito como otros no había pieza estrenada con éxito en el teatro de la Comedia que no fuese inmediatamente parodiada por el señor Polichinela. Fúé tal el éxito obtenido, que todo París desfiló por el teatro Marionetas Extranjeras Se parodiaban, no sSlo las comedias, sino los gestos actitudes, de los actores, y cuándo comenzó la costumbre de llamar al autor al final de la representación, también Polichinela salía a poner en solfa, con sus ridículos gestos a los autotes mát notables. Pasa el tiempo, y en 1795 surge el sucesor de Polichinela en M. Guignol, que da nombre ya para siempre al teatro de polichinelas. Su creador fue Laurencio Mourguet, en Lyori, y tal fue el éxito obtenido ue e X 1 por el nuevo Polichinela, qué rápidamente conquista París y el. mundo enteró. Desde este puntó la popularidad del Teatro Guignol. es universal. Nombres notables de la literatura y del arte se apasionan por. el infantil espectáculo y se da el caso de Carlos Nodier; aprendiendo en el teatro de las Campos Elíseos el manejo de. tas marionetas, para regocijo de sus hijos, en el teatrillo que- instala, en. su propia casa, y Jorge Sand instala a su vez en su castillo de Nohant lo que denominó- Petit Teatre visitado por todas las celebridades de la época. En el pequeño teatro de Jorge Sand represéntase El celoso extremeño, dé Cervantes; Los pájaros, de Aristófanes, y La tempestad, de Shakespeare. Conviértese el espectáculo en magnífica concepción artística, cuyo carácter nó pierde ya hasta los días actuales. No hemos de- referirnos a ios. que en. la actualidad funciohá- ri, pues dé alguno de ellos tiene el lector, no sólo, referencias, sino el haberío admirado en Madrid no hace mucho. Descuella entre todos el- italiano Teatro dei Píceo dirigido por Podrecca, notabilísimo artista que en la ac tuaíidad; actúa; con su compañía de pigmeos, en ei Marionettentheater de, Berlín, Espectáculo divertido el del Guignol que nos infántiliza a todos un, poco y que, al adquirir este relevante carácter, de arte rao- derno, T sabe hacernos gozar sensaciones nuevas, que debemos en justicia al señor Polichinela, al gran actor precursor de es- tas modernas marionetas que ajustan sus. cuerpecillos de cartón a todas las épocas y sus gestos a todos los caprichos de quie nes! los: manejan R. MARTÍNEZ DE LA RIVÁ. ENTRE BASTIDORES (Fotos Orriqs.