Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La Raza de la Fiesta. LA GRANDIOSA OBRA REALIZADA EN BETANZOS POR LOS EMIGRANTES GARCÍA NAVEIRA Hay quien ama a los tártaros para verse dispensado de querer a sus. vecinos- -decía Rousseau- y ésto. coñviene aplicarlo a Iospedagogos españoles de nuestros días. Nos han contado en sus libros cuánto han hecho por la enseñanza franceses, ingleses, alemanes, belgas, suizos, italianos, japoneses, rusos, chinos, etc. y a nadie se le ha ocurrido que pudiera haber dentro del solar patrio algo que, sin necesidad de adornarlo con hiperbólicas alabanzas, mereciera ía pena- de ser tornado en consideración bajo el orden educativo. COLEGIO DE SORDOMUDOS, COSTEADO POR D. MANUEL NAVEIRA íbuena suerte de subvencionarme a mí mismo para estas excursiones) pero conviene advertir a, los nuestros que también una comisión de profesores universitarios ingleses visitaba, en la Semana Santa de 1926, la Biblioteca América de Santiago, así como también enviados especiales vinieron de otros países a examinar el funcionamiento de la Universidad Comercial de Deusto, recientemente fundada por los emigrantes hermanos Aguirre y otros Centros más, dejando para ellos las más lisonjeras notas acerca de su eficacia. Pero volvamos a nuestro tema. Obedeciendo al trágico impulso que obliga a las gentes de gran parte del Norte de España a emigrar para defender su vida y la de lbs suyos, los hermanos D. Jesús y D. Juan García Naveira siendo muy niños, salieron para la Argentina, donde, trabajando con tesón, honradez y cons tancia, se enriquecieron; luego, en aquella área desierta de afectos parece que únicamente pueden vivir estos hombres en perpetuo anhelo de j cahear algo superior bellamente humano, prohijar a los desheredados de la fot tuna que, como ellos, están predestinados a- seguir sus huellas, y fundan una Escuela- Asilo para niños pobres (dan de comer en ella a unos trescientos) una Escuela de Anormales para niñas y otra para niños, donando además la Casa del Pueblo, Centro de instrucción y recreo para obreros, un lavadero y una Escuela nacional. Nadie ha creído en España en el poder orientador de estas iniciativas; el menos escéptico aseguraba, sí, su influencia, pero limitada al pue- CASINO PARA OBREROS, CENTRO DE INSTRUCCIÓN Y RECREO, DONADO POR LOS SEÑORES GARCÍA NAVEIRA Brillaban ante ellps los grandes centros de irradiación cultural, en buena hora encendidos en otros países para ahuyentar con ellos los fantasmas de la ignorancia, luminarias simbólicas semejantes a las hogueras con que el hombre primitivo, desde su madriguera prehistórica, se defendía de los embates de ias fieras, y a los españoles parece ser que nos tocaba el papel de contemplarlas apostados en las tinieblas de nuestro aislamiento, cuya cerrazón quebraban algunos destellos importados por los extranjerizantes, alrededor de los cuales los no iniciados nos disputábamos un puesto al sol. Y. sin embargo, i qué distinta es la realidad! No atiesemos rebajar, sino todo lo contrario, el va. or de lo exótico (yo lo conozco, pues he tenido la ESCUELAS NACIONALES DE BETANZOS, DONADAS POR C. JESÚS GARCÍA NAVEIRA