Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES II DE NOVIEMBRE DE 1927 SE INAUGURA EN SALAMANCA LA CÁTEDRA FRANCISCO DE VITORIA Descubrimiento de tina lápida conmemorativa. En el Paraninfo de la Universidad. Investidura de doctores honoris. causa Discursos Habla el Sr. Yanguas Messía. Palabras del ministro de Instrucción pública. Banquete y función de gala. sidentes de la Diputación y de la Audiencia, rectores del Colegio de los Irlandeses, padres jesuítas, dominicos, carmelitas, agusSalamanca 10, ¿tarde. A las doce y tinos y salesianos; decanos de los Comedia se descubrió la lápida que lleva el legios de Abogados y Procuradores, gonombre de Francisco de Vitoria, en esta bernadores civil y militar, coroneles de los Universidad, en presencia de todos los ele- Cuerpos de la guarnición, directores del Insmentos universitarios. En el acto, que fue tituto de segunda enseñanza y de las Esbrevísimo, pronunció el rector de la Uni- cuelas Normales de maestros y de maestras. versidadj Sr. Esperaba, el siguiente disInvestidura de doctores honoris curso: Al descubrirse la lápida que la Univercausa Discursos sidad de Salamanca dedica al maestro FranDespués de ocupar la presidencia su cisco de Vitoria es forzoso que yo, como asiento, ntraron en el salón Mr. Brown rector, diga dos palabras para hacer cons- Scott y el Sr. Fernández y Medina, con totar que esta ilustre escuela ha querido con- gas signar en la piedra y en. el mármol el ho- por e insignias de doctores honoris causa la Universidad de nor a los hechos más memorables en los recibidos con clamorosaSalamanca. Fueron ovación. fastos de su historia, al inaugurarse la cáInmediatamente, el Sr. Callejo colocó los tedra del insigne padre dominico Francisco de Vitoria, la tribuna que ha levantado birretes y las medallas a ambos, les dio en estos venerandos claustros el Gobierno luego el saludo de rigor y dijo que en que rige hoy los destinos del país, este Go- aquel momento quedaban nombrados por el bierno que tanto se preocupa de la ciencia Rey y el Gobierno de Su Majestad docy de la cultura y de mantener incólumes tores honoris causa por la Universidad de los prestigios de nuestra España; este Go- Salamanca. (Gran ovación. La estudiantina interpretó una pieza. bierno que tan dignamente preside el geEl Sr. Callejo concedió la palabra al neral Primo de Rivera y en el que desempeña la cartera del ministerio de Instrucción rector de la Universidad, quien comenzó el Sr Callejo, dignísimo catedrático. No diciendo: Permitidme que en forma concisa, casi hace todavía año y medio jue recibimos ía visita de los delegados holandeses, porta- esquemática, por la brevedad que requietíores de la medalla de oro con que la patria ren estos actos, os presente a los dos nueJad eminente Hugo de Grocio se dignó vos doctores honoris causa de nuestra ofrendar a la Universidad de Salamanca Universidad. La sobriedad de la. presentacoa motivo del tercer centenario de la apa- ción ha de tener el valor de la indiscutible ifioión del libro De jwe beUi ac pacis, y que aureola de méritos y prestigios de los pre! D. Eduardo Callejo, al contestar, en la se- sentados y la sincera y respetuosa admirasión solemne que en esta casa se celebró, al ción para ellos. discurso pronunciado por el elocuente minisEl Sr. Brown Scott, de los Estados Unitro del Uruguay, Sr. Fernández Medina, dos, profesor y decano de varias univerofreció el apoyo oficial, y pocos meses mást sidades norteamericanas, delegado técnico tarde su promesa fue convertida en reali- de los Estados Unidos en la Conferencia iad con la constitución de la importante de La Haya en 1907, fundador de la SoSociedad Francisco de Vitoria y la crea- ciedad Americana de Derecho Internacioción de su cátedra en la Universidad de nal, actualmente secretario de la fundación Salamamca Carnegie y ¡presidente del Instituto de Descubrimiento de una lápida conmemorativa En el Paraninfo de la Universidad. El acto inaugural A la una dio comienzo el acto en el Paraninfo de la Universidad, celebrándose la, inauguración de la cátedra de Francisco de ¡Vitoria. Formaban la presidencia el ministro de Instrucción publica, Sr. Callejo; el rector de la Universidad de Salamanca, Sr. Esperabé; el presidente de la Asamblea Nacional Consultiva, Sr. Yanguas Messía, que lo es a la vez de la Asociación de Francisco de Vitoria; el embajador de los Estados Unidos de América, el duque de Alba, Mr. Brown Scott, el representante de la Universidad de Lisboa, Sr. Magalhaes; el ministro del Uruguay, Sr. Fernández y Medina. Los estrados se hallaban totalmente ocupados por los representantes de las- distintas Facultades, tomando asiento ai ellos los Sres. Hoyos, Méndez, Rodríguez Arrieta, Corredera, Calzada, Peña, Barcia, García Blanco, Sánchez de Parga, Mlíñoz García, obispo de la diócesis, fiscal de Stt Majestad, alcalde de Salamanca, Fernández Pridas, Diez, Canseco, marqués de Olivare, López Montesinos, cronista ge Salamanca, delegado de Hacienda. pre- VARIAS INFORMACIONES DEL PRESENTE NUMERO: Interesante conferencia del conde de Guadalhorce. Congreso de Sociedades Económicas. Sección de Madrid. La boda de Dora, la Cordobesita, y Chicuelo. Sección de toda España. Muerte- de una artista atropellada por un automóvil. Sección de sucesos. ¿Está próximo el fin del régimen de, los Soviets? Sección de extranjero Derecho Internacional, es autor de un considerable número de importantes obras jurídicas, cuya numeración no cabe en los límites de esta presentación. El Sr. Brown Scott fue nombrado miembro de la Asociación Francisco de Vitoria al constituirse ésta, y hay que tener en cuenta, además de sus méritos como internacionalista, la simpatía que siempre- ha demostrado por España y por su cultura. Ante tales meri tos del eminente hombre de ciencia, la Universidad de Salamanca se honra en rendirle este homenaje y 1 0 cabe más sino que 1 nuestra alma mater, la madre espiritual de Francisco de Vitoria, acoja a su nuevo doctor honoris causa como al hijo preferido de la cultura jurídica, que engendró el derecho internacional, y que trae de América, como se dice muy brillantemente, ese impulso sagradamente hispánico, que es reflejo de la esclarecida influencia de aquel fraile humilde del convento de San Esteban que se llamó Francisco de Vitoria. Don Benjamín Fernández y Medina, ministro que fue del Uruguay y actualmente plenipotenciario de su país en España, miembro fundador de la Asociación de Francisco de Vitoria, delegado de la Sociedad durante varios añps, es autor de numerosos trabajos de legislación, de literatura y de historia. El Sr. Fernández y Medina, en sus estudios sobre España y la Iglesia en el descubrimiento de América, enaltece de un modo entusiasta la participación honrosa de la Universidad de Salamanca en la cultura española y en los principales des cubrimientos que ha realizado Colón El Sr. Fernández y Medina, es un hispanófilo ilustre, rodeado de grandes prestigios, que revelan los muchos cargos de importancia que en la actualidad desempeña. La Universidad de Salamanca recibe al doctor Fernández y Medina y al doctor Brown, ambos honoris causa, con todos los homenajes debidos a su lealtad, a su renombre y a su cariño por Hispanoamérica. t El Sr. Fernández y Medina comenzó diciendo Mis primeras palabras deben ser dedicadas a dar gracias rendidas al claustro de esta Universidad de Salamanca por haberme concedido la preciada distinción de doctor honoris causa. Aunque con frases consagradas pudiera decir que no merezco este título, ello encerraría una ofensa para el digno Claustro que me ha concedido esta distinción, y que yo agradezco como premio generosísimo que, se otorga a mis trabajos y a mis esfuerzos por la defensa y enaltecimiento de la cultura hispánica y de esta misma Universidad y de uno de sus más grandes maestros. -La acepto como un vínculo más que me une a mi iñadre Patria España, como una obligación de perseverar en la- tarea de dar a conocer la grandeza de nuestro patrimonio común de España y de Hispanoamérica. Recordó también que, desde 1892, cuando hacía sus primeras armas en el periodismo, publicó estudios sobre la ciencia española en la época del descubrimiento de América, y en ellos exaltó, sobre todo, la participación de esta gloriosa Universidad salmantina, en la que nunca pensó que había de venir a recibir, el título más grande 01 x 5 jpuédje dársele.