Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 26 DE ABRIL DE 1927. PAGINAS DEPORTIVAS PAG. ir. Fútbol. Co o- Co o, un tanto; Áth: etic Club, tres tantos Es el equipo chileno un buen equipo de conjunto, de lineas completas, bien amoldadas, entendiéndose bien, de excelente colocación y moviéndose con soltura en el terreno de juego. Característica especial es el pase corto y por bajo, con los clásicos triángulos. Son, por ello, vistosos los avances, y más prácticos resultarían si lo que se gana en clasicismo, no se perdiera en tiempo. La victoria atlética la decidió se hermoso tanto, que Triana marcó mediado el primer tiempo del encuentro, producto de una combinación excelente de ejecución: Galatas pasa a Olaso, éste a Galatas, Galatas hace un buen cambio de juego, y envía el balón a Montalbán, quien hace un pase atrasado, que Triana recoge a toda velocidad, para chutar de enorme nianera y marcar tanto. Infundió esto enorme confianza en las filas atléticas, que ya se dedicaron al franco ataque, na todo lo bien contenidos por los medios y zagueros chilenos, que, indudablemente, debían extrañar el campo. No fue lo mismo lo que a los medios atléticos sucedió, que supieron contener buen número de veces avances de importancia de las filas chilena. s. El Colo- Colo tiene elementos de valía. Del ataque, los extremos son rapidísimos, sobre todo el derecho; éste y su interior se entienden perfectamente, y se pasan el balón con excelente precisión. Algo idéntico pasa en el ala izquierda, aunque no con tanta perfección. El centro parece algo inferior. El conjunto de la línea es bueno, y con alguna más decisión en el chutar, y, más que todo, con más prontitud en los avances, sería de sumo peligro, dada la valía de los elementos que la integran. Los medios, quizá no sean tan excelentes como lo es el ataque; cumplen mejor, desde luego, atacando. El trio defensivo nos gustó menos. La zaga es floja, y el portero cumple nada más. Fue el juego que realizaron limpio y correcto, cuál corresponde a caballeros deportistas que luchan con honor y sólo por el honor, y esta sensación de nobleza deportiva, cuyo eco repercutió, cual correspondía, en las filas atléticas, mereció los sinceros, unánimes y caf iñosos aplausos do la concurrencia. Pueden estar satisfechos los chilenos de su visita a Madrid, afectos sedo han dejado entre nosotros; grato recuerdo de su paso. Tengan la evidencia de que han conquistado plenafnente nuestro cariño. Perdieron el partido, pero ganaron algo más que eso: una buena amistad. Presentó el Athletic una línea de ataque preciosa. Quizá decayera algo en el centro, pero el resto no pudo dar mejor sensación de jugar bien de lo que dio. Olaso y. Galatas hicieron una formidable pareja; el juego de éste es el del perfecto interior Montalbán y Triana también formaron una pareja de sumo cuidado. Montalbán nos gustó de gran manera; es un extremo derecha bueno de verdad aquí y en Valladolid en Badajoz y en Pekín y esto, que parece verso y no lo es, es verdad. Un tanto marcó de los de primera categoría, Marín le pasa el balón; se hace con el, y, sorteando a medios y defensas contrarios, se interna para, desde cerca, largar tal chut, que el balón rompió la red. El valladolisoletano fue ovacionado con sobrada justicia. Palacios hizo el juego loco de siempre. Tan peligroso es por lo que puede hacer como por lo que deja de hacer. Y así, si pei 4i q. vjriaj ocasioijes de marcar, en cambio aprovechó la más difícil para hacerlo recoger un pase de Ugalde y, a la media vuelta y sin parar, chutar y marcar tanto. Cumplieron bien los medios, y Galdós y ülaso fueron una buena pareja defensiva. En cuanto a Zulueta, nos pareció encontrarle buenas condiciones para la puerta: le encontramos una mala, la manía de las salidas. No hay que prodigarlas ni tanto ni tan sin ton ni son. El tanto que marcaron los chilenos fue debido a una de estas malas salidas del portero: un centro de Moreno lo rechaza, desde fuera de la puerta, débilmente Zulueta; el balón queda en el suelo, y Moreno le empuja con el pie; el viento lo lleva hacia la puerta contraria, sin que lo pueda evitar el que entre la intervención de Galdós. Arbitró, con suma pericia, D. Juan Cárcer. Colo- Colo: Cortes, Chaparro, Poirier, Arrellano, Rosseti, Morales, Moreno, Muñoz, Schneberger, Subiabre, Olgín. Athletic Club: Zulueta, Galdós, ülaso, Marín, Ugalde, Ortiz, Montalbán, Triana, Palacios, Galatas, O aso (L. INFORMACIÓN DE PROVINCIAS Deportivo Europa, cuatro; Real Madrid, uno Europa: Florenza, Serra, Alcoriza, Artjsus, Pelao, Mauricio, Pellicer, Bestit, Cros, Corbella, Alcázar. Madrid: Martínez, Escobar, Cjuesada, Menéndez, Peña, Peña (j. M. Muñagorri, Félix Pérez, Mejías, Uribe, Del Campo. Fausto Martín, director del encuentro, da la orden para comenzar a las cinco y dos minutos, y el Madrid, que sale, pierde en seguida la pelota, que, llevada por los delanteros europeos, logran la primera ¡jrran oportunidad de marcar al minuto justo, salvándote la situación con un comer de Escobar. Los catalanes llevan la iniciativa y dominan con las breves interrupciones de las escapadas madrileñas. Se suceden varios fauts sin importancia en el centro del campo, y la presión europea ocasiones favorables Os suna, dos tantos; Racing, uno para losproporciona siempre desaprovechadelanteros, La lógica, de un lado, y de otro ¡a téc- das. En una de ellas Bestit, a un metro del nica, y a. mbas a la vez de acuerdo, hacen marco, y solo, echa la pelota por encima inque estimemos anormal el dos- uno a favor explicablemente. del üsasuna y en contra del Racing, re- Mediado el tiempo, uno de los ataques suítado que ofreció al espectador el match del Europa termina con soht de Cros, que del domingo entre estos dos equipos. La Martínez se dispone a parar; pero Benguria adversidad y la suerte fueron las enemigas intercepta la trayectoria dé la pelota con la del Racing madrileño, chamberilero y cas- espalda, desviándola al lado contrario del tizo. Con un dos- uno en contra, ateniéndo- en que la espera el portero y el esférico nos al desarrollo del encuentro y a las fa- llega solo hasta la red. ses de dominio de los respectivos rivales En seguida Peña, en un momento de pe- -de no inclinar la balanza factores que ligro, remata contra su goal, y la pelota no no hacen referencia a la pujanza y técni- entra en la red por milagro. ca en el juego- hubieran ido bien serEl primer tiempo concluye con uno- cero vidas las huestes de Goiburu, sin derecho a favor de Europa. a apelar al factor desgracia para disculEn la segunda parte el Madrid cambia par o justificar un resultado puesto a tono algunos puestos: Mejías pasa a medio decon su actuación gris e insulsa. recha, Menández, a delantero centro, y PéLos pamplónicos- -juzgando el conjunto, rez, cambia con Uribe su puesto, pero sin porque en las individualidades aún pierden que tales modificaciones alteren la marcha más- -son fuertes y duros; superan en re- de! partido, que es más favorable a los casistencia física a los nuestros; pero río lle- talanes que en el período anterior. A los cuatro minutos, en- un ataque eugan a poseer el grado de ciencia futbolística de los racinguistas, lo mismo en el ropeo, la pelota rebota en el codo de Benpase que en el chut, que en la combina- guria, y el arbitro silba el supuestro penalty que Felao clava en la red. ción y en la clase. Decae más aún el Madrid, y dos minuPárrafo aparte merece la actuación de Goiburu. No hay que desconocer que éste tos más tarde, una combinación hábil, lleva era el mayor aliciente del partido. Era de la pelota ante Martínez. Queda en off- stde interés ver si rivalizaba en Madrid su for- Alcázar, sin que el arbitro lo advierta, y, ma de siempre, puesta en duda en el re- en seguida Bestit cruza un buen tiro, que ciente match internacional de Santander. es el tercer tanto. Por fin el Madrid reacciona y su delanY, a fuer de imparciales, diremos que no lo consiguió, defraudando con ello la ex- tero ataca con entusiasmo. -Félix Pérez sorpectación que había por conocer el rendi- tea con la pelota a varios jugadores, y por miento de juego, la técnica y calidad de fin tira un buen shot, que Florenza despeja ahora del ex delantero centro gimnástico. débilmente, aprovechándose Uribe, en la confusión, para disparar y conseguir el 1 primer tanto lo logró él Racing a los único tanto madrileño. veintitantos minutos, próximamente. AlfreVuelve el dominio a ser de los catalanes do saca de esquina, y Valderrama salta pro- V la presión continuada da ocasión a múldigiosamente, y remata de cabeza. A los tiples intervenciones de Martínez, que sal- diez minutos, Gurrücharri recoge un pase va grandes peligros. por alto, y lo incrusta también de cabeza al un gran tanen la red de Martínez. El primer tiempo to, El arbitro anula fue Europa off- side, y el afirmando que antes termina con el empate a uno. público protesta ruidosamente. El segundo tiempo es casi todo de! RaEl dominio de los nuevos cing. En una arrancada de los navarTos, resultados prácticos acatalanes tieneseis milos treinta y éstos consiguen un córner, y, al centrar el balón, se produce un pequeño lío, que Mi- nutos- aprovechando Bestit una oportuniqueo aprovecha para meter el pie y apun- dad para lograr el citarto tanto imparabletarse el segundo tanto, que constituye en mente. Desmoralizado el Madrid, se limita a devencedor al üsasuna. fenderse, terminando el encuentro con la Osasuna: Oses; Urquizu, Carrasco; Poli, victoria del Europa, por cuatro tantos a Ariz. Rey; Lazcano, Goiburu, Miqueo, Gu- uno. rrucharri y Muguiro. El arbitro, desacertadísimo, aun querienRacing: Martínez; Castilla, Calvo; Mo- do ser, imparcial, y de los vencedores, los reno, Reverter, Ateca; Gonzalo, Valdeira- medios los mejores. Cuanto a los vencidos, ma, Marín, Finína y Alfredo, los únicos Félix Pérez y Martínez. Arbitra Melcón. -Impresiones. ¡Otra vez la cuestión de