Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
(VIADRJP. D- 1 A 14. DE A B R I L DE 1927 NUMERO SUELTO 10 CENTS. W M f EL FUTURO PRESIDENTE DIARIO ILUSTRANDO. AÑO VI GÉ S 1 MOTERCERO N. 7.578 3 FUNDADO EL i. DE JUNIO DE i9 ¿POR D. TORCUATO LUCA DE TENA Pero no demos pretexto para, que nadie voluntades, las mismas, por cierto, que sirvieron en España: para dar la Corona al presuma, por nuestra parte, afán de mezReyD. Amadeo, apenas encumbrado, caí- clarnos en asuntos entregados á la resoludo por propia voluntad; pero esa unión pro- ción exclusiva de cada país. Nos inclina- En la República Argentina han empeza- duciría revuelo político, ahondando las di- mos al argentino con verdadera devo- do los trajines para elegir nuevo primer ferencias establecidas, contribuyendo a em- don; le vemos cada día más fuerte y ¡poderoso; su capital federal es la población magistrado nacional, cuando cumpla su peorar actitudes enojosas. mandato la respetable persona que ahora Algunos elementos persiguen el eclipse de más grande de cuantas hablan nuestra len. ocupa el puesto. Se anuncian emocionantes la figura de D. Hipólito, con verle alejado gua; su crecimiento asombra; sus maravil sucesos, motivados por, la próxima contien- de la escena se tranquilizarían; de aquí las llas no causan en nuestro ánimo envidia, sino satisfacción; por ello deseamos- ver da; pero todo transcurrirá en sosiego, pro- cabalas y agitaciones- de estos mon. entos, pio ele país tan efectivamente, progresivo y aunque, a decir verdad, lo importante es conjuradas dificultades pequeñas, no mereen auge como el del: Sur de América, donde que pueblo como el argentino, en pleno des- cedoras de perturbar- abor portentosa, cum- ponen amor y simpatía cuantos pueblos ha- arrollo, no sienta más fiebre que la de su plida con gigantesco esfuerzo por el pablan el idioma español. poderío, cada vez mayor. Las colectivida- triotismo. Afortunadamente, cada vez está ntás di Nuestra nación se; siente atraída por él des de ahora no advierten antiguos espoleos, fundido en los pueblos el propósito- de apary participa de sus inquietudes, siguiendo los por los cuales sentíanse lanzadas a empreapercibimientos; electorales, harto, distintos sas ardorosas. Han perd do el romanticis- tarse de exaltaciones y estridencias; a se dede los pasados, pues, como ha escrito La mo de antaño, y esa ventaja refluye en la sea vivir agradablemente, mirando a cuanto Razón, de Buenos Aires, los partidos re- paz social, aunque muchas eces lo lamen- alegra y sonríe. Del mundo se toma lo seorganizan sus, fuerzas activamente; realizan temos quienes vamos por el camino de la ductor y entretenido; nada. de pesares y, tribulaciones de sobra se conocerán cuándo no sorda, pero continuada campaña, proselitis- vejez, y ojalá dure mucho la jornada. ta; preparan convenciones; discuten candi- Pero, enfin, lo positivo es que resultaría haya otro remedio que- padecerlas, pijes los datos; eligen posiciones estratégicas; calcu- ventajoso hallar un nuevo presidente, in- deberes suelen sei ásperos y las obligaciolan probabilidades y procuran en todo sen- capaz de soliviantar a nadie, despertar re- nes deben cumplirse con cuantos trabajos tido robustecerse para llegar al choque final celos y hacer, en suma, profundas divisio- impongan. Eso revela con cuánta razón sue- V, de los comicios con el máximum de vigor y nes que amargasen las prosperidades. del len apartarse las gentes de cavilaciones; país. Se ha citado al hombre capaz de po- por lo mismo, hay países donde se hallan! dé eficacia. ner paz en los espíritus; se ha considerado Ojalá que la Repú- i La opinión pública sigue con interés to- posible la; elección de- vD. Enrique- -Larreta sabiamente proscritas. sufra sacudidas con? blica, dos los n. ovimientos; se apasiona desde por los dos bandos radicales, como primer motivoArgentina no por ahora; se empeña en orientarse con acierto magistrado de la nación argentina. El ru- titución. del cambio ordenado veras, su ConSrSe lo deseamos de y busca ansiosamente intérpretes fieles de mor de su designación, extendido también trata de territorio al cual estamos pues sel unidosí, su pensamiento, de sus necesidades y de sus por Madrid, acusa, sin duda, agrado entre la esperanza; nació d s ideales. Y. es tan acentuada su preocupa- los porteños residentes en la corte y en por el recuerdo y ponemos hoy en él im nuestro esfuerzo y ción, que- -puede afirmarse en forma cate- cuantos españoles conocen los méritos de chas ilusiones. górica- cuando llegue el momento deci- tan insigne escritor. sivo, no habrá indiferentes en el país. J. FRANCOS RODRÍGUEZ. Larreta, ferviente patriota, es, además, Ahora triunfará, como en 1922, el partivez. do radical; -pero, estando dividido, surge la y tal Sus por ello, un enamorado de Eslucha entre candidatos de una misma opi- paña. de la paseos por la nación descubrisuya han nión. La. rama personalista mantiene el dora con las páginas dejado huella luminosa; de nombre de D. Hipólito Irigoyen, caudillo Ramiro ha escrito canto La gloria de don bello, inspiradísirespetabilísimo, de austeridad y crédito po- mo, de las tierras castellanas. Así se compulares. Tuve el honor de hablarle cuando prende el amor sentido por nuestra ciudad visité su hermosa tierra, y siempre recor- de Avila hacia el El encanto de vivir al extremo de una. daré- la agradable entrevista con que nx. evocar trances deilustre escritor, que supo gran ciudad, y en un piso muy alto, que paaquella historia de mahonró. El Dr. Irigoyen, adusto en la apa- nera tan fiel, artística y emocionante. En rece que colgase del cielo. Un piso tan alto, riencia, es, realmente, efusivo; apegado a sesión celebrada por el Ayuntamiento de la y tan lleno de luz, que a veces las golondrilo justo con intransigencia mística; segu- villa que circunda recias y famosas mu- nas, calculando mal sus vuelos semicircu arfe ro de su criterio como de ninguno, reserva- rallas recibieron Larreta y su familia tes- res, casi hacen ademán de meterse por el do, enérgico, inflexible, no tiene brillo ex- timonio -í: por balcón. terno; no habla ni escribe, y, sin embargo, el gran público de la gratitud inspiradaalta ¿Conocéis el encanto de tener un balcón -1, novelista, prueba patente de la el número: de sus adeptos es incalculable. consideración merecida por su talento y las tan alto y dominante, que el alma se figur Resplandece, sobre todo, por el cariño hacia inclinaciones hispánicas pof brillantemente que va España; le oí hablar de ella con tan efusiva repetidas. El año pasado, tanpublicarse Zo- encima marchando en una nave voladora Lá- y al margen de la gran ciudad? al justicia, con tan íntimo entusiasmo, con tan primavera éxito tan firme documentadas razones, que sus pdabrasme ftoibi, con cuan grande escomo extenso, se de par én se cuela de rondón por el balcón. 7 par. Pera lo mejor suele ser ciífdemostró en nuestro país produjeron honda emoción. ¿Será D. Hipó- la fama de su autor; por lo mismo, escu- las tardes de domingo. Entonces las calles i lito candidato para la próxima contienda? chando su nombre para ocupar la presi- se apaciguan; descansan como jornaleros to- í ¿Propondrá otro nombre en lugar del suyo? dencia de la República, a la cual nos ligan dos los ruidos de la semana, y sube de loa Aún no está, dilucidado tan importante ex- tantos vínculos, sentimos regocijo, despo- solares y los jardines solitarios un largo, tremo, y, por lo referente, a los cmtiperso- jado en absoluto de miras partidistas y de un profundo y pacífico silencio, mientras las tiaüstas, son todavía mayores las con. pliparejar populares de enamorados. benefician- caciones; aspiran al puesto dos personajes, fines políticos de ninguna, clase. Recordamos al graivargerjtino, cultivador dose de la dulce paz, pasan lentamente en- ív el Dr. Leopoldo Meló y el Dr. Vicente C. entonces Gallo, y xen este mes, una vez verificada la del idioma, que- le considera con- motivp, tre caricias. Es también detrás decuando elí. sol, antes de ocultarse convención ique se anuncia, dirimirán cual como una de sus grandes autoridades, yílte rrasi- de una bohardilla, vierte suslas piza- s. rayos ail; vemos en su casa- de Buenos: Aires; esplendí- nombre ha áe prevalecer. da morada, donde el buen güsto: y la rique- ¿sesgo como un. experto artista, y hace que; 1 Pero, quizá para impedir choques enco- za, el arte y la arqueología se aposentan con las- casas, los árboles y las nubes tomen un nados, se busque candidato donde se mues- verdadero fausto. No olvidaréel efecto que admiráb e ¡relieve como zurbaranesco. En- tren juntas lajs dos fracciones radicales. me produjo contemplar a millares de le- tre tanto, el, cielo ha adquirido su máximo: 1 Los irigoyenistas reúnen, según cuentan guas de Sevilla la reproducción de un jar- de pureza, y parece estar invitando a orara f ID las criaturas. El propio cielo está en éxtaí quienes dicen sVber o. votos del Cole- dín y de una reja, trasunto fidelísimo de gio electoral: sop antipersonalistas, 96; hay cuantos nos encantan en la incomparable sis y orando. Yo también, de pie frente al? 95 son servad ords, y los socialistas repre- Andalucía. Por eso estoy seguro de que, si balcón, rezo: ¡Primavera! ¡Oh, primavera sentan ún. icame ¡ñte 22. SÍ se sumaran con- prosperara la elección presidencial de don Desde el balcón diviso una deliciosa v a í tra D. H; ipólit i Irigoyen los disidentes de Enrique Larreta, España entera recibiría riedad- de jardines adscritos a sus corres; v; u hueste y los conservadores, reunirían 191 con- júbilo tani. agradable; noticia, -pendientes palacetes. No- ísón- mí 6 sr ssos agV. EN LA C I U D A D TENTACULAR