Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES u DE ABRIL DE 1927 guna como ella tan enaltecedora y tan honrosa. El Excmo. Sr. D. Rafael (iasset y Chinchilla nació en Madrid el 23 de Noviembre de 1866. Cursó con brillantez los estudios de Derecho en Madrid, e ingresó a poco en el Cuerpo de Interventores del Estado. Hijo del insigne fundador de El Imparcial, tuvo ín el hogar paterno ejemplar escuela de honorabilidad, de talento y de trabajo. Muy joven aon, apenas 3 los veinticinco años de edad, pasó a las manos de Rafael Gasset la dirección de una de las más formidables empresas del espirita que puede crear el genio de un hombre; uii periódico. Era El Imparcial, por añadidura, el periódico que Rafael Gasset iba. a dirigir; El Imparcial, desde cuyas columnas s daba cada mañana el ritmo y el tono a laj vida nacional. A mucho. obligaba ello, y i no menos el imborrable siempre, y entonces! palpitante, recuerdo de D. Eduardo Gasset, que, habiendo creado el prepotente periódico, supo arraigarlo con una vida opulenta, esplendorosa e influyente. Pues Rafael Gasset acertó- -no obstante sil edad temprana- -a que en sus manos, bajo la égi da de su taiepto y de su. corajtóij j! parcial vibrara con la palpitación enérgica inicial. Y es que Rafael Gasset fue, sobra todas las cosas, un sagacísimo periodista, A nada respondía tan acordemente su temperamento como a los estímulos y solicitaciones sugestivas del periodismo- ante nada; reaccionaba su espíritu pon tanta iatensi- dad como ante el suceso jue llevase, ed su entraña el fermento periodística Él periódico fue su gran amor y su predilecta tribuna. Sus campañas coloniales, con oca- sión de su viaje a Cuba; las que en todo tiempo ha sostenido en defensa de 50 ideal político- -cuya enumeración sería inacabable- -acusan la fibra bien tempíiida dfl Gasset como periodista. H é Éál tenia, además de la agilidad de espírLu, el instinto certero. Y silos afanes de su convicción pa lírica no le hubierah apartado para: desgrai cía de la Prensa y en detrimento. te stf r sonal fortuna y conveniencia, del periodismij activo, Rafael Gasset habría seguido dando a éste jornadas gloriosas como las de antaño. En un banquete con- q e la Prensa da Madrid festejó a Gasset en 1900, al dejar; la cartera de Agricultura, dijo el ilustre a ministro: En el periodismo está todo curanto soy: mi apellido, mi patrimonio, nñ la bor de muchos años, las aficiones de mi alma, los entusiasmos de mi corazón, mis esperanzas del porvenir. 1 En estas palabras está Ja mejor icfelití ncación del gran periodista Pero, precozmente también, la política ieritó sus aptitudes y llamó a su vocación! Y cuando tenía veintiséis aflos advino Gasseí por vez primera al Parlamento, representan 00 el distrito 1 de Santiago de Caba. Desde entonces hasta las últimas Cortes, las da IO23 no dejó de ser diputado. Represento los- distritos de Estrada, Nova y Padrón, en Galicia- -en donde, con su hermano, el respetable senador vitalicio D. Eduardo, gozaba de gran prestigio y honrosa popularidad- desde 1907 el de Ciudad Real y últimamente, el de Alcázar de San Juan. También en la provincia de Ciudad Rea fui Gasset. figura eminentísima, ante la cual rinde aquella comarca su gratitud por el sinnúmero de beneficios, públicos que k gestión ministerial del finado político aporto JM. 1900, es decir, a los treinta y tre 3 anos, de edad, Gasset fue por vez primera ministro de Agricultura, en un Gabinete presidido: por Silvela; volvió a serlo coa ViIIaverde en 1903, y, creado d nuevo ministeno de Fomento en. 1905, lo rigió comtf primer titular Rafael Gasset. Desde entoaees ocupo de nuevo aquel departanxénto- -vSicp que quiso regentar- nen los aScaí 1906, 1909, ion, Í 913 19.15 y. ío Quincd djas antes áú olpe de Esraáe úel 13 í AYER DE MADRUGADA FALLECIÓ EN MADRID EL ILUSTRE EX MINISTRO DON RAFAEL GASSET El hombre y su obra. Datos biográficos. La conducción del cadáver. Testimonios de pésame. L, a, sruel eniermedad que, desde hace cerca de un año, aquejaba al ilustre hombre públieo D. Rafael Gasset, y que en pocos meses ha destruido las energías de su naturaleza robusta, tuvo en la madrugada de ayer, lunes, funesto desenlace. A las cuatro fallecía el Sí; Gasset, rodeado de sus hijos, sus hermanos, hermanos políticos y ótrós familiares. El paciente ha sobrellevado su ¡dolencia irtlpiacable con ejemplar resignación y entereza, y ha muertto como un caballero cristiano. El sabioy virtuoso obispo de MadridAlcaíá; doctor i o, ha venido asistiendo espiritualmente al Sr, Gasset, a quien, hace pocos días, confesaba y dio la Sagrada CoJnunión, que el enfermo recibió con edificante piedad. Anteayer le fue administrada la Extremaunción por un sacerdote de la parroquia de San Jerónimo. 1 U dolencia del ilustre ex ministro, fcdi d en. Mayo del año pajado, e gravó W e l e hace tres meses. Tero, pw, se produjo una kve mejot lía, que hizo concebir halagüeñas esperan pas. Estas, por desgracia, no se confirmarfon, y, desde la semana anterior, el estado p t l Sr. Gasset volvió a ser de extrema gra) raiad El domingo por la. mañana entró en ¡triodo agónico, y a la hora ya dicha enfrephba u alma a Dios. Datos biográficos El fallecimiento ble dinamismo polémico en difundir la semilla, cuyos frutos ya no erá nacer; pero cuyos frutos serán la más pura y perdurable gloria que ha de acompañar, a la evocación de su recuerdo. Para la F ensa española represente- unbién una fecha aciaga esta del fallecimiento de Rafael Gasset. Por mucho- que le absorbiera la política, apartándole del- ejercicio cotidiano del periodismo, Gasset fue siempre para los periodistas un compañero entrañable y solicito; más aún, un cámarada. La llaneza verdaderamente hidalga de su carácter, la bondad insinuante de str corazón se extremaban en el trato con los periodistas. Raro ejemplo también de consecuencia en- los afectos, y de lealtad, consigo mismo; porque Rafael Gasset no olvidó nunca- -no podía olvidar, llevándolo tan arraigado a su. estirpe ilustrer- el amor en que rué educado a esta nobilísima profesión. En la ejecutoria de Gasset el blasón periodístico füé él q é itós le iorguflécia, acaso porque con ello rendía el más alto tributo a la memoria de su egregio padre. Vida limpia, honorable; y esforzada fue la de Gasset; gran caballero de. l ideal. Su muerte ha sido ejemplarmente cristiana. El pre tigio de su nómbreles, eh verdad, la única herencia que reciben sus hijos. Njin- El hombre y su obra Figura popular, hidalga simpática pier- Én política y el periodismo españoles con Ja muerte de Rafael Gasset. Estamos segu- Jro de la unanimidad con que España re Bmirá, ea análogo juicio al que dejamos toepuesto, u sentimiento por esta pérdida. Porque, a través de treinta y cinco años dt ¡rida pública, Gasset troquelo para su persopalidad eminente el prestigio- -raro en la ¡política de tbdo tiempo- -de haber servido Ion indefectible lealtad y con fervor pro- fundo a su conciencia y a su ideal. Por la fuerza. expansiva de sus talentos, por lo esforzado y- siempre juvenil dé sus ímpetus, por las circunstancias que en torno a él ícreabaé un ambiente propicio, Gasset pudo alcanzar hace muchos anos el primer rango de las jerarquías políticas. Pero hubieratepido que arrjar en muchas ocasiones la bandera a la eme, al morir, permanecía tan fiel, tan- entusiasta y amorosamente fiel como en los años mozos. No tuvo sino un ideal; no le movió más que una convicción; Y- cuando la política intentaba captarle con los. señuelos a los cuales es dócii la ambición, Qisset no preguntaba a su conveniencia- cuál era el camino a seguir; anjes bien, consultaba con aquella convicción y con aquel ideal. La. nación, tan habituada a ser espectadora de los zigzagueós de la vocación en a 1 ¡mes políticos, habrá de rendir a Gasset el homenaje sencillo y conmovida de reconocer en su obra una rectitud que, tanto como en la conducta- -de diafanidad sin som, bra- estuvo en la trayectoria de todos sus Evita y cura la glosopeda y roAa LABORATORIO ZOTAL- SEVILLA DflimLER EL ATJTOMQVIL DE LUJO S. E. O. R. E. A. -San Agnstin, 2 fttípL r ¡f i j P OXEVÍ AMENTÉ i por CARMEN TTANCB gnaOtoM pdHcala esgefñola JXe iOM Cum- LAS IINO U bres madülenag. A su. gran bandera y a su altísimo ideal Las aguas minerales Vichr- Ets son las- r- agua, caminos y escuelas -lo sacrificó alcalinas más superiores r y Jiis, i ies. t! ae 3o res iaáo él honrado político. Hasta que hace resultados producen itotíiadfcs. a ddnicillo. unos meses le rindió la enfermedad, Rafael. Tichy- Hopltal (est 6 mago Vichy- Céfestlns Gasset ¿a seguido, desplegando ju. f j d Tiignss) yi zfiranaggMte JEWgaato)