Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O j DE D I C I E M B R E DE 1026 TtíB. UNAL S, CRlMi 5 NESYSllC SOS DE ESPAÑA Y EL EXTRANJERO Ei incendio de esta madrugada. La marejada impide el salvamento del Juan B Guardabarrera muerto poi un tren Aient ¿eo contra eJ presidente de Nicaragua. casa a las doce de la mañana, y se dirigió al cuartal, donde peinidiiecio hasta ceica de las dos de ia tarue No llevaua armis Regreso en el tranvía, en canpan a del capilan Sr Lampuzano, hasta la recita del b o y desae allí t e dirgio, solo, por la calle de la Montera, hacia su casa. Según se desprende de las manifestacio: -C u e r p o nes de 10 contados transeúntes que se dieíon cuenta de la tapidt- nna scena, t, e ojo En la calle. de la Monteia se desanollo 1 ayer, larde un sangriento suceso, de que lut. 1 n disparo, cuando el t. n cute CouJe que 1 estia de uniforme se hallaba cerca de la victima- ei teniente de la escaía activa de! Cuerpo de Intendencia D. jóse Loude Cen- Ked de San Luis Entonces dos o tres personas le vieron teno, que iué muerto tiros por un ex ohcíai, r qué perteneció, al mi mo itguiuentj vohe, ise rápidamente y veion también a hasta nace poco riienos de un año, en que, un sujeto que vestía impermeable- sombieio claio que hacia un segundo disparo, obligada: por la oíic. aiídad de aquel, pidió y cujo pro ectil aicrnzó en el vientre al agre. obtuvo A separación del Cuerpo. dido Coi rio el teniente Conde a refugiarse Paraf- reiaíaf, eñ íórma ordenada, lo su cedido, expondremos ios antecedentes que en un poi tal, y allí caj o al suelo, mienti as su agresor, que tesulto ser el ex oficial Díaz dierpn origen al. drama. itíace. un; -año, aproximadamente, como Ma ordomo, eia detenido El herido fue transpoitado rápidamente decimos, y poco después de su regreso de a la clínica de urgencia ael distrito del CenMarruecos. donde hizo laiga campana, ei En el camino sintió teniente D. José Conde iue a vivir a una tro la dnicultad de se espiral, tan angustiado por 1 que pidió a los casa de huéspedes de la calle de la Magda que le auxiliaban que le remataian. El deslena, allí se hallaba alojado otro teniente dicha o murió en la clínica poco después de inité ndencia, perteneciente a a escala de de habei declarado- u nombie y su domireserva, llamado Juan Díaz Ma oidomo. Jíí cilio el de su agresor el móvil de ven trató corriente y usual que conesponde enganza que dio origen al crimen. tre compañeros duró poco, porque hasta el Cuando la joven esposa del herido acudió teniente Conde llegaron noticias sobre la a la Casa de Socorro so 1 o pudo recogei un conducta dé su compañero de hospedaje, apretón de manos ae su marido, que falle poticias que se vio obligado a poner en coció un momento despi s Bocimiento de sus jefes y de la oficialidad Como el suceso, po sus orígenes y poi Foco después, el teniente Díaz Vlajoidomo a iphdad dei asre -oi le a ictima, era solicitó y obtuvo, la separación del Cueipo de la competencia y jurisdicción del Juzgado No llego a formarse el Inbunal de honoi, militar, iue e te el que empezó a aciua. porq ie Díaz Mayordomo, que no se justifiEl coronel Sr. Carrasco estuvo en casa có de los bochornosos cargos que se le hide la esposa del 1 teniente Conde, y comunico cieron, aceptó la propuesta de sus compaal padre de ésta, D. Ge asio, Oña, la muerñeros de regimiento. En el procedimiento te del herido y los antecedentes del suceso. privado que se siguió se consignaron maEl agresor fue llevado primeramente. á nifestaciones de asistentes, de la patrona de la Comisaría del distrito del Centró, donde la casa de huespedes de otra personas dedaro que iba poi la calle de la Monte a se o empujado o entamente por u i y Cuando Díaz Mayordomo pidió la sepa 1 ración del servicio escribió una carta al co- üanseunte, que ca o al sue v que, al quelei lepeler la agiesion io que trataban de ronel D. Ramón Carrasco, que, según nues seguir golpeándole poi io que saco la pistras noticias contenía amenazas dii íg das a los causantes de su situación y a gunos tola y disparo El inspector de guaidia e pregunto ai conocía a su vic una y aquel, oñc a e de intendencia con quien hab amo 1 entonces, a o a entender vagamente aue si anoche brevemente qus fueron companeros Como los lectoies comprobaran, el or dé Díaz Mayordomo, afirman, que mantuvo desfiguio en su pnmera declai ación agrehelos en todo momento su odio directamente conchos toda vez que para nada aludió a su tra él teniente Cor. de. En efecto; está comantiguo conocimiento con el teniente señor proba lo que si u o a este carias vece por Conde la ca le y el oficial lelato en el cuaitpl lo La criada Qf éste que nive en la ca a su edido- us compañeros e lecomendaion que se hallase prevenido contra una posible hace seis o siete anos manifestó, hablando con uno de nuestios ledsctores, que s j sevenganza ti teniente Conde se decidió a ñorito eia muy io ial y que nunca mam to mp e a la calle annado de una pis; fe to temo es de que le pudiera ocmai to a nada desagiadable aunqi e su farm ia conobí agieddo era un io en ofic al de eiucía el caso del teniente Díaz Mavordoma ticua 1 o anos nroxi 1 o 1 ser ascend do a A- er tarde se proponía sala de paseo con can n i i a m n aleo- vigoro o de gian su esposa co r i ñu p ba un e 90 kilos a Los órlenles que fueion compiñeros de Ti P ti e ci a ri d riibia cnn ra do ambos pi otaron tas d 1 suceso nos mam 1 1 1 ic i TIP s ton ánñi Lus fcstaion que el teniente Conde eia un exi i rf te c c i e a i- iuria di fa- celente comanda eiamoiaJo v oro- nlloso de t 1 (i l o a ouc lia anos es de su piofes on persona ir tn pstud osa que e M 1 n h ralle de It 1 don- actualmente Lñi hi asianaturcis de una ci 1 irera cnil con el r de- mWiai sus cono d o u f lo e n a ii orno l e s p w cimientos 1 ho 1 A er ta r ¡L el teuunt Cond s 10 de su Sobre ti e teniente Díaz Majoidomo, Us Üri Teniente de I n t e n dtn cíá- yVluerto á Tiros por un ¿x- O i eral del misrao referencias fueron, por. el contrario, desfavorable puea se trataba, al parecer, de persona que tema pocas simpatías; por su caracte- retía do, huraño y suvida casi 1 solitaria, ya que no se trataba con nadie. No cometió faltas en a! servicio; pero tampoco se di tmguiO por su brillante ¿oniporta- miento. Ll agresor e soltero, y desde sa salida del Ejercito no tuvo ninguna ocupación; pero poseía algunas pequeñas propiedades: en el pueblo de su naturaleza. Tenía la misma gjaduacion que su víctima y era más. -antiguo. El agresor ingresó anoche en Prisiones Mt itares Aunque circuló el rumor de que se seguiría piocpdíttiiento sumarísimo contra el ex tsiiiente Díaz u s seguro que continuará- la causa poi el 01 diñarlo, del, fuero militar V a n o s -S u c e s o s- V. Unos ta leres destruidos por un incendio Anoche, a las once y media, el sereno de comercio numeio 49 Ü, José López González, que piesta sen icio en la calle del Conde Duque vio que de un edificio ceñalado con el numeio 44 de djeha- vía, freírte al LajoratQiio Mimar, surgían giueaas columnas de humo. Corno e sereno al teléfono más próximo, con objeto de dar aviso del ¡vinieJiro a la Dirección de bombeios, y, cuando iegieso hacia el edificio, -las llamas habían adqunido tai intensidad, que se divisaban desde larga distancia. La ca a mceuJiada consta de una sola planta, y tiene una extensión de unos 400 metros cuadrados, ptex mámente. L. S propiedad de doña boiedad Veaa, y e -ta anendada a D Amonio Wi aiena López. Había allí msta dos dos talleres: uno. de pintor, en la parte de ja tachada; otro, de cerrajero, y, además, un gafage y una cochera. Acudió rápidamente- el parque dé ia Dirección de Bomberos, a las órdenes de los. Sres Monasteno, quienes, al advertir ía. importancia del siniestro, llamaron a ¡os paiques pnmeio y segundo, mandados pv 6 r el jete de zona, D. Julián Martínez, y por el capataz- D. Luis jaraihillo. V- El primero de dichos señores, al empezar los: trabajos de extinción, s ufrió una caída, y resultó con lesiones de consideración. Mn los primeros momentos, y debido a la proximidad del Laboratorio Militar, donde e a nacenau tantas, m iterias inflamables el incendio iue cau a de gran alarma en la barriada. Los bómbelos adoptare 1 las precauciones propias del caso, a fin de evitar el, que las. llamas, impulsadas poi el uerte viento que lemdba, se comunicaran a dicho Labora- tono Los ti abajos de extinción ofrecieron numerosas dificultades pjes, por la intensidad del frío, se habían helado las bocas de riego, y cuanta a o ua se denamaba por los al- íededores de edincio auedabá- congelada a los pocos irmufos Lsto 1 dio origen a numerosas caídas. No o starte la act idad desplegada por los bomberos, ño se pudo evitar que las 41 a nas alcanzatai a do o tres, automóviles que había en el ge age y 1 tres, muias y un caballo de a cochera qué murieron as fruados A. 1 luQai del siniestro acudieron, además de las peisonas citadas los efes de la Gíiar iia Mun cipal Sie Goizález Bravo y AbaiCc T el concen deegido del distrito, D Samuel Ciespo Pc ei WHiente t co tit yó el Tuzgado de guard a que -PI H 1 nistrito del Ros- piun p 1 tf (1 v 1 spondientes dilí- -g encías.