Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A- MMBRCOLES. s 0 É ACIONES Y NOTICIAS Madrid al día. El entierro del Sr. Tornos. Sesión de clausura del Congreso de Urbanismo. Informaciones municipales. Noticias, reuniones y sociedades. Madrid al Día. El último día de Noviembre amaneció nevando. Luego alternó la nieve y la lluyia. Después lució el sol y en todas estas combinas predominó una temperatura de perros; de perros frioleros. La temperatura mínima fue de dos grados bajo cero. ¡Y, hecha la- apología de la jornada con el concurso ¡autorizado del termómetro, baró- metro y pluviómetro, pasemos al orden del. día final del sombrío mes. De Soria comunicaron que para vista, no la celebrada hace quince días, y que. tanto dio que gemir a las prensas; para yista, y desde lejos, la nevada que estaba cayendo sobre la capital y sus contornos. Í. O; malo es que vengan los copos, aunque sea por las Ventas de Alcorcen. Llegó el residente general de Francia en Marruecos, M. Steeg; fue obsequiado ¡en la Embajada de su país con una comi, da de honor, a la que concurrieron algunos de nuestros ministros; se manifestó muy. complacido de las atenciones oficiales que 6 e le han dispensado en Tetuán y Madrid; ¡dijo que por Marruecos todo va bien para Jas, dos naciones aliadas; tomó el tren y salió: para París. El Concejo también celebró ayer sesión de las plenas, y por no faltar a la costumbre heredada -del viejo y desacreditado ré gimen, hubo dimes y diretes, con viñetas en color vivo intercaladas en. el texto, todo en debates sobre nombramientos de personal y en vísperas de discutirse la reorganización de servicios, y porque a ¡a hora de votar wn dictamen de empeño se escuirieron del salón algunos ediles, el alcalde Íes acusó de, falta de civismo, acusación que les haría pupa ai entrarles por un oído y salirles por otro. Es probable que r. p desertasen por la tarde cuando tocaron a lucirse y merendar en la, recepción celebrada en honor de los congresistas de urbanismo y arquitectura, que acababan de celebrar la sesión de clausura de su importante Asamblea en el ¡Palacio de la- Música, Fue solemne y revestido, de la máxima pompa oficial del ramo civil el entierro del que h i sido presidente del Tribunal Suprepao, E. Andrés Tornos. La i vista, por imprudencia temeraria imput bie al motorismo, correspondió ayer al Consejo Supremo de Guerra y Marina: elautor i del atropello era militar, y las víctimas, dos: una muerta v otra herida de gravedad; Las notas. de vida cultural se dieron en d Círct- lo ae Bellas Artes, literatura y música en amorosa compañía, y en el Ins- fitvtto Fíancés. De tettralerias, un estreno en Eslava. La n che, bajo la dictadura del cero. Entierro del Sr. Tornos Por ú domicilio del Sr. Tornos desfilafon anéayer numerosísimas personas para firmar n las listas colocadas en e! portal. Durñte la noche anterior velaron el cadájer lo! familiares y; algunos amigos á? l s ñor Tornos, y desde las seis de la mañana se rezaron misas, acudiendo a oirías muchas personas de la amistad de la familia. Para las once de la mañana estaba anunciada la traslación del cadáver al cementerio de la Sacramental de San Isidro, pero mucho antes comenzaron a llegar las representaciones del elemento oficial y de. la Magistratura. La aglomeración- fue tan grande en Ja casa mortuoria, que era dificilísimo llegar al sitio en que se hallaban colocadas las listas, quedándose mucha gente sin poder firmar. La circulación por la calle de Claudio Coeüo, entre las de Goya y Hermósilla, que: dó completamente interrumpida, Después de las once fue bajado el féretro a hombros de seis ujieres del Tribunal Supremo y colocado en una carroza tirada por cuatro caballos. En seguida se puso en marcha la comitiva fúnebre, yendo a la cabeza una sección de la Guardia Municipal montada, y el clero parroquial de la Concep- ción, con cruz alzada. A los lados de la carroza iban seis guardias civiles del retén que presta servicio en el Palacio de Justicia y ujieres del Tribunal Supremo con hachones encendidos. Seguía detrás el portero mayor del Tribunal Supremo, conduciendo sobre un almohadón, de terciopelo negro, el gran collar de la Justicia. A continuación iba la presidencia oficial del duelo, de la. que formaban parte el jefe del Gobierno, marqués de Éstella, que ostentaba la representación del Rey; el nuncio de Su. Santidad, monseñor Tedeschim; ministros de Gracia y Justicia, Instrucción pública, Marina, Gobernación, Estado, Hacienda y Trabajo; el general Alcoba, en representación del presidente del Supremo de Guerra, y el general Vigilé, en la de este alto Tribunal. Detrás iba otra presidencia, formada por los presidentes de la Junta del Colegio de Abogados, Sr. La Cierva, y de la Academia de Jurisprudencia, Sr. Clemente de Diego; el fiscal del Tribunal Supremo, Sr. Crehuet; el Sr. Valdepáres, én representación del Tribunal de la. Rota, y el presidente de sala del Tribunal Supremo, Sv. Marín de la Barcena. A continuación iban el director espiritual, los hijos del finado, D. Cirilo y D. Francisco Javier, y otros familiares. En la- comitiva, numerosísima, figuraban todos los presidentes de Sala y magistrados del Tribunal Supremo y de- la Audiencia, los jueces, del Tribunal Supremo de Hacienda, los jueces de instrucción y municipales, de Madrid, con su decano al frente, señor Díaz Cañábate; gran número de funcionarios de la Administración de Justicia y del. ministerio de Gracia y- Justicia capitán general de la primera región, general Ardanaz; gobernadores civil y militar, señores Semprún y López Pozas; alcalde, conde de Vallellano; presidente de la Dipu- tación, Sr. Salcedo Bermejilío; jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante Carranza; Sres. González Rothwos, Moróte, Raventós, Goicpechea, Martínez Klei- ser, Groizard, marques de Figueroa, maraués de Alonso Martínez, -Alvarez Valdés, Silvela, Martín Vena, Spottorno, Rodríguez de yjgyri, AJeriso Orduña, fodsrsíu. yjca- rió general dé la Siócesis, Sr. Moran; Le guerica, Díaz Cordobés, Moro, Suárez In- 1 cían, Gabilán, Pérez Oliva, Navarro Reverter, Ballesteros, conde de- Santa María da Paredes, Rollaría (D. Guillermo B. y otros muchos que es imposible recordar. También iban representaciones de varias órdenes re. lijp- nsas. Cerraba la comitiva una sección de la Guardia civil de Caballería. Se dirigió por la calle de Goya a la de Serrano, y a la entrada de la plaza de la Independencia se detuvo, entonando el clero un responso, y desfilando después, ante la presidencia, infinidad de personas. Cerca de las doce reaxiudó la marcha, encaminándose por la calle de, Alfonso XII, glorieta y ronda de Atocha, al cementerio de San Isidro, siguiendo hasta allí un nutrido acompañamiento. Reiteramos a la familia del ilustre finado Sr. Tornos la expresión de nuestro sentimiento por la desgracia que la aflige. El Congreso de Urbanismo La sesión de ayer Se abrió- la- sesión a las once de la mañana, sentándose en la presidencia el señor Bellido. Se da iectara del acta, que es aprobada, después de una intervención del. Sr. Navarro, en la que protestó de que en la última sesión se le restringiera el tiempo para expresar sus opiniones, por lo que se vio oblifado después a renunciar a formar parte e la comisión. El Sr. Smith, que presidía dicha sesión, explica lo ocurrido, y el señor. Navarro se da por satisfecho. El presidente pone a votación las conclusiones definitivas, y el secretario lee el artículo 13 del reglamento del Congreso, que regula el orden de la discusión en la sesión que se celebra. Son aprobadas las conclusiones del tema primero. A las del teir. a segundo formula una observación el Sr. Cort, y se acepta, no obstante lo preceptuado por el reglamento, -una reforma de dicho señor, respecto al tipo del 10 por oo que figura en la ponencia sobre el terreno destinado a parques y espacios libres, acordándose no señalar porcentaje alguno. Las restantes conclusiones fueron aprobadas por unanimidad. Antes de votarse las conclusiones del tema tercero, sobre Ayuntamientos rurales, se leen tres adiciones del Sr. Cort y una del Sr. Cortázar. Al ponerse aquéllas a votación votan en contra seis asambleístas. Una vez aprobadas, se votan las adiciones del Sr. Cort, con la previa advertencia de que su admisión no implicará la aceptación de aquella parte que se oponga a la base aprobada. La primera adición se refiere a la solicitud de que no se construya a menos del ancho y medio de las carreteras de toda España. Al ponerse a votación, varios congresistas se oponen a este procedimiento antirreglamentario. El Sr. Lorite propone entonces que las adiciones propuestas figuren en la Memoria del Congreso que haya de redactarse. El Sr. Cort solicita que figuren en acta las adhesiones que sus propuestas tengan, pero el presidente considera esto completamente ántirreglamentario, y tampoco se acepta la opinión del Sr. Cort, que propuso pasaran las propuestas a la comisión de conclusiones. Por iguales arzones es rechazada la propuesta del Sr. Cortázar y otras del señor Cort al tema siguiente. Finalmente quedan aprobadas todas las conclusiones. El presidente termina proponiendo que se condense el resultado total dé! Congrego en unas conclusiones de carácter general que permitan. seguir laborando. Reconoce que el tema general discutido es tan amplio que excede a la facultad y competencia de ía afoíesíón. flue le ha sjanteaclo, porque se