Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN: JOVEN- RE: QU I ÑCE AÑOS DISPARA jV íaje triunfal. E l a t e n t a d o D e t a l l e s cjel h e c h o U n t e l e g r a m a d e M u s s o l i n i I n d i g n a c i ó n e n R o m a E l tJ. autor es- Jdent ¡fica 4 bvLos- a ñtadós- Jqüc- ha- 5 üfrÍddxr -ídu ¿e tregó al- Sr. Muss ini tina magnífica bandera tricolor para su casa. de Predappio. El tercer atentado; frustrado- contra la. ¡vida del ¿Mee- contribuirá a -reforzar su posición y convencer a sus compatriotas de que Dios protegeL: al hombre providencial, be Italia. En realidad, Mussolinr y- el régimen- fascista no necesitan refuerzo, puesto que ahora, cuatro años después de la marcha sobre Roma, los partidos. de la oposición están deshechos, El duce tiene enemigos aislados; pero los partidos, y los grupos no le preocupan, en absoluto. El fascismo, que; en 1922 podía parecer un fenómeno efímero, resulta hoy una honda y duradera revolución nacional, que crea un nuevo tipo de Estado- -opuesto al Estado liberal y de- mocrático- que está llamado a transformar por completo a Italia, y que dejará huellas en todas partes. Con la Italia fas- cista ha empezado una nueva era en la Historia; se podrá aprobar o condenar el. régimen fascista, pero no es posible ignorarlo o menospreciarlo. El régimen fascista es tan fuerte en Ita- -lia, que únicamente una catástrofe imprevista- -como, por ejemplo, una guerra pérdidad- -podría provocar su caída. Si hace dos años y medio, la grave enfermedad de jMussolini fue una terrible preocupación para sus partidarios hoy el régimen fascista tiene en el país- raíces tan potentes, qué la- muerte del duceriolas destruiría. Sin embargo, todos lps fascistas y; la? inmensa ¡mayoría de los italianos habrán, respirado tóás libremente al enterarse de que el duce estaba ileso, y que podrá proseguir su labor tenaz y llena de; éxi. tos en pro de la grandeza de Italia. Viaje triunfal -Reggio Emilia 31, 11 mañana ¡El presidente del Consejo de ministros, Sr. Mussolini, acompañado del ministro de Obras públicas y de las autoridades, ha inaugurado hoy el ferrocarril de Reggio Emilia. Todos los habitantes de los pueblos que ¡atraviesa la nueva línea férrea aclamaron icón gran entusiasmo al jefe del Gobierno. Este, en unión de sus acompáñarttés se dirigió luego en automóvil a Piaye Gualtieri, población en la que hace veinticinco años se había dedicado a la enseñanza. Sus antiguos alumnos le hicieron una acogid emocionante. Después, el duce visito los trabajos de mejoramiento de los campos, realizados en Bentivoglio, en una extensión de 14.000 hectáreas, mostrándose muy satisfecho de la obra efectuada. En numerosos pueblos que atravesó, y en Parmigiano Moglia, el -recibimiento- fue. igualmente entusiasta. En Reggio Emilia, el duce pronunció un discurso en el teatro Ariosto, diciendo que la generación actual tenia a su cargo la misión de crear una Italia nueva, material y espiritualmente, y que dentro de diez años íiadie reconocerá a Italia. Acto seguido, el duce abandonó el teatro, marchando a visitar la Exposición Agrícola, que recorrió detenidamente, y desde ella se dirigió a la Alcaldía, donde en 1797 fue. proclamada la República cispadana, organizada por Napoleón, que enarboló la bandera tricolor. El alcalde pronunció breves frases recordando aquel histórico acontecimiento, y en. Bolonia. 31, 5 tarde. En esta ciudad, Mussolini fue recibido con entusiasmo delirante, y bajo una verdadera lluvia de ñores se fue a la Prefectura. 1 El presidente, vistiendo uniforme. de comandante de la Milicia, seguido por su Estado Mayor, atravesó a caballo las calles Él atentado de la ciudad, y entre constantes ovaciones Bolonia 1, 2 madrugada. (Urgente, entró en el Littorale, inmenso edificio des- Anoche, al dirigirse, en automóvil, a la estinado a, ISL práctica; de los deportes de- toda tación, Mussolini fue objeto de un nuevo clase, y que puede contener hasta 50.000 es- atentado. pectadores, Un desconocido disparó contra él una Para inaugurar el Littorale, el duce, siem- bala, que le atravesó, a la altura del pecho, pre a caballo, avanzó hasta la plaza central el uniforme de jefe de la Milicia. 1 del; edificio, y, situándose frente a los caLa multitud, indignada, ha linchado al misas negras pronunció este discurso: agresor. Cada vez que las fuerzas armadas del El duce, que resultó ileso, sin perder su Estado aprietan sus filas, en. unión per- admirable sangre fría, siguió la ruta, tomó fecta, en fraternidad de los espíritus e el tren y sé trasladó a Forlí. identidad completa de objetivos, el primer DetaJJes del hecho pensamiento sé dirige hacia S. M. el Rey, Bolonia 1, 9 mañana. El atentado se comandante supremo de todo el Ejército y todas las milicias. (Ovación entusiasta y efectuó ayer tarde, a las seis menos veinte. La bala partió la banda de San Mauricio repetidos vivas al Rey. He querido que este año la celebración y un pedazo del uniforme al presidente, y de la marcha sobre Roma tenga su corona- atravesó, luego, la manga del chaquet ai miento en Bolonia. Esta manifestación so- alcalde de Bolonia, que acompañaba ai brepuja, por su carácter y su significación, a duce. todas las precedentes: es el pueblo en ar- Este hizo detener, algunos instantes el mas que otorga su consentimiento, rebosante automóvil, siguiendo hacia la estación. de consciente 1 entusiasmo, al régimen fascisEn la plaza, antes de entrar en los anta; es el pueblo entero que esfá dispuesto denes, el presidente pasó revista a un bata- a seguirme dondequiera. (Aclamaciones fre- Uón de; marinos y a numerosos oficiales de néticas. El quinto afto del inquebrantable la Milicia y el. Ejército, dirigiéndoles la régimen fascista comienza bajo los- mejo- palabra. El breve discurso del presidente res auspicios: el fascismo, en el transcurso u. é repetidamente ovacionado. del año que ha pasado, -ganó en extensión, Enfin, el Sr. Mussolini entró en la espero ganó todavía más en profundidad, lle- tación, donde le esperaba su. familia, con gando a ser la religión civil de todos los la cual salió a poco en- tren, con dirección italianos dignos- de este nombre. (Grandes a ForlL, aplausos. Relato del atentado í, ¡Camisas negras! -exclamó el duce, irBolonia 1, 2 tarde. Se conocen algunos guiéndose sob re- los estribos- Alzad vuestros fusiles, ¡y que el- mundo ente- nuevos detalles del, atentado de que fue obro vea este bosque de bayonetas 1 y sienta ía jeto ayer el. presidente Mussolini cuando se pulsación- de nuestros corazones, decididos dirigía a la estación. El. criminal logró colocarse en primera fila e invencibles! y al pasar Las palabras del presidente: Mussolini entre la muchedumbre, adelantó algoel automóvil presidencial se y dis. paró xon una pistola, que disimulaba en uri bolsillo. En el instante mismo, un cabo de cárabjnieri y algunos fascistas se arrojaron sobré el criminal, el cual, atenazado VARIAS 1 NFO RMApor- ellos, no pudo hacer más disparos, come, era su intención. C IONES DEL P RE- evidentemente, fue hallado en el automóvil El proyectil del duce y entregado a las autoridades. SENTÉ NUM ERO: Como ya se ha dicho, el criminal murió Se trabaja en la zona de Proteetoa manos de la muchedumbre, indignada. Su rado con objeto de reparar los daños- cadáver fue llevado a la Dirección de Policía. del temporal. En los vestidos que llevaba no se halló eccióñ de Marrueco documento ni objeto alguno que pudiera per Tras asambleas. mitir su identificación. En el cuerpo se apreciaron señales de estrangulación y 14 he Sección de Madrid ridas de- puñal, profundísimas. Se calcula de Ñiño muerto por, un auto entre el momento de cometerse el atentado y la muerte del criminal no transcurrió más Sección de sucesos. de minuto y. medio. Elecciones municipales en Ingla. L a mejor prueba de la serenidad demostrada en esta ocasión por el presidente es terra. que, tan pronto como llegó a la estación, Sección de extranjero. se apeó; del coche y. arengó a los oficiales Atussoimi aclamado fueron coronadas con una tempestad de aplausos y manifestaciones de entusiasmo indescriptible. El duce marchó luego a la plaza Víctor Manuel, donde desfilaron Vj legiones de la milicia fascista y otras agrupaciones de la misma, así como los batallones que representaron en la ceremonia a todos los Cuerpos de Ejército.