Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
No cabe más discreta, ni al propio tiempo más indirecta, alusión a La venta de los galos. Pepe Serrano juró y perduró que está Q totalmente acabada, que sólo faltan algunos enlaces, y, a mayor abundancia, hubo quien dijo que existe un acta notarial, que ID da cumplida fe del hecho, i Los Quintero no quieren decirle ni una palabra de la inédita y ya fainosa zarzuela, delante de él rehuMadrid al día. Destrucción cíe las chozas de la Aíhóndüga. Banque- y, para no recordársela, los gatos. Así, p o- r yen siempre nombrar a ejemplo, han modificado cierjios dichos te al teniente Hernández- Menor, La solemnidad áchoy en Ja Aca- pulares, y dicen: De nochej tc- das las pocacatúas son pardas Se llevan como perros demia Española. Lecturas y conferencias. Arts y artistas. Noti- y cocodrilos En el teatro había poca gente; cuatro loros nada cias, reuniones v sociedades. nos citar a los domésticos nías todo me felinos. También esquivamos anoche el recordarle, entre tantos y tan deliciosos recuerdos que van de mti cinco vividos, su últimadesde el estrenopescaEl mo- el tele d y abundante en ñ. TM Perdió, de algo que fue paira Serrano de No acaba Abril de sentar la cabeza. Di infeliz memoria. Fue un auticmóvil, un pelapidada, sin duda, su hacienda de aguas automóvil, que compro y que per- te- mil, prodiga resoplidos de fanfarrón. y manSí, han pasado veinticinco años desde que queño al Cuerpo de Correos. El maestro le cilla sin conciencia el buen nombre de sus Pepa- Serrano estrenó en Madrid su. prime- necio mañanas. Perverso para el campo; molesto ra obra, El nótete, ingenioso pretexto que redimió a tiempo de su abrumador servicio; para Madrid; una verdadera calamidad. los Quintero le escribieron para que el más pero, ¡cosa curiosa! no potííja pasar por un El espectáculo extraordinario anunciado consecuente de los perezosos se diera a co- estanco sin pararse, ¡y esto le daba cada disgusto... para ayer no resultó del todo: la destruc- nocer. ció de chozas, guarida infecta de seres Le ocurría algo semejant e a lo que les Por entonces, Pepe Serrano era tertuliahumanos, testimonio viviente de inhumani- no de F oraos, de aquel Fornos, incubadora ocurre a los caballos de circo. Que en cuandad. Fueron, demolidas algunas, quemadas de tantos escriiores y artistas que de allí to salen a la calle y oyen una música, se paotras pocas. Quedaron muchas. ¡Qué lás- salieron para sus respectivas cruzadas. ran y comienzan a marcar el paso. tima! ¿verdad? Recuerdo a Pope Serrano por aquellos- Entre el más jocundo regocijo pasó lai Llegaron a Cuatro Vientos dos aviado- días acompañado cic su padre, un viejo pa- fiesta, brindando al final, eni ingeniosos térTes militares portugueses, que habían salido triarca valenciano, todo bondad y luz, con minos, los Sres. Sánchez Puerta, Reina, Vi por la mañana de Lisboa en viaje de mi- su soleado rostro de patrón de barco, fu- llasante, Buen Retiro, Beiluga, Merino, Pasión científica y europea. No trajeron no- mando calladamente, a grandes chupadas, su checo y Muiño, cerrando ios brindis don ticia de ninguna nueva revolución ni di- pipa siempre encendida, oportuno y discre- Juan Fernández como presidente del Círcumisión. to en el comentario, rebelándose contra la lo de Bellas Artes, y nuestro camarada Eduardo Palacio Valdés, en! nombre de la La Alcaldía no tenía novedades que par- murmuración poco piadosa de la tertulia. Asociación y en el ticipar, preocupada con buscar muerte más ¡Oh, buen viejo, día muy grande hubie- dando unos de la Prensaíabacps. suyo, ofrenmagníficos dulce a los perros gue los laceros capturan ra sido para ti éste de las bodas de plata de por esas calles de Dios, a los cuales canes tu hijo, que ayer solemnizamos con una Seguidamente, el maestro A- cevedo, con se les somete a la asfixia por gas para cena íntima, cordial y bohemia, unos cuan- limpia y artística ejecución, destapó ante arrancarles la perra vida... tos amigos en el Círculo de Bellas Artes, el piano el frasco de las ¡esencias líricas De la vida política, lo más interesante fue siempre acogedor y dispuesto a toda simpá- de Pepe Serrano, y todos nos sentimos envueltos sor la voluptuosa y cálida fraganla noticia de haber aprobado el Consejo Su- tica iniciativa. cia de aquellas premo de Guerra y Marina la propuesta Pepe Serrano, que rehuyó siempre teda diterránea, quepáginas, bañadas de luz meson: La reina mora. El ca de ascenso a divisionario del general Cas- fiesta pomposa, todo banquete de gran estro Girona. pectáculo, se sentó anoche a la mesa ver- rro del sol, Moros y cristiano y tantas otras, A instancias de los comensales, Pepe SeDe manifestaciones culturales, varias con- daderamente encantado, entre camaradas rrano nos dio a conocer fragmentos inédiferencias y un recital de guitarra de An- que le quieren y (admiran. drés Segovia en el te; ro de la Comedia. Los hermanos Quintero se adhirieron tos, delicadas muestras de st alma de artisNovedades nocturnas, un bajón del baró- al improvisado homenaje, enviand o la sala- ta, y todos hicimos votos- -y ¡ya es negociometro ¿hace? -Aemecé. dísima composición que reproducimos: A MOTETE blemente, ya habrá logrado! para entonces ¡Eií las bodas üo plata de El moteta La venta de los gatos. Apuro do un consonante. DE LA VILLA Y CORTE F en Cumpliendo órdenes del. gobernador civil, ayer mañana, a las diez se procedió a la destrucción de diez chozas que constituían peligrosos focos de infección en el barrio de la AlbóndigaA Ja hora mencionada se reunieron en el cendios Sres. Monasterio, delegado de serví- ció y varios concejales. Las chozas que habían de ser destruidas se hallaban rodeadas por fuerzas. de Seguridad y Vigilancia, al mando de un capitán y un teniente y de un comisario y un inspector, respectivamente. Los bomberos procedieron a la destrucción de dos chozas, por el fuego, y a la demolición, por medio de! a piqueta, de otras ocho chozas, cuyos materiales fueron trasladados a lugar conveniente para ser quemados. Terminada i obra de saneamiento, el señor Setmprún recorrió la barriada, siendo vitoreado por las humildes familias habitantes en la? chozas. El gobernador repartió algunos donativos entre dichas íami ias y los bomberos que trabajaron en la destrucción de las chozas. Feps: por aquellos ratO 3 fie angustia y melancolía, que son I03 primeros datos, áe tu magna biografía; por aquella efervescencia con que entre ayuno- y Gatos pensabas irte a Valencia sacudiendo ios aapatos; por aquel momento noble en que a unos, amigos gratosi cantabas tu pasodoble. sin pararte en pizzicatos po? aquella conmoción do palmas y- ele arrebatos que, UniO en ruidosa ovacióli a morenos y a mulatos; por aquella P. eini mora con pasquines hisansatcs, que antes de la medio hora eran nada entre dos platos; per- aquellos sinsabores que alegrábamos con cliatos viendo a nuesiro Mal cié amores recibido con silbatos; por tocio lo padecido; por fieles y por ingratos; por lo mucho que ha llovido antes ds los Sindicatos; por tu 3 riñas, por tus paces, por tus cañas áe pescar; ¡acaba ya ios enlaces si es que los va a acabar. -Banquete al Teniente ññ. En el Hotel Alfonso XIII se celebró ayerj tarde el banquete organizado por los oficiales- del Arma de Caballería ¡en honor de su compañero el teniente D. Ahgel Hernández Menor, por! a brillante campjaña que ha rea- lizado en África, por la qus está propuesto para tres ascensos, la Cruz Laureada y la Medalla Militar. Asistieron unos QO comensales pertenecientes a todos los Cuerpos del Arn; da Caballería. Con el festejado se sentaron en la presidencia el vocal del Directorio general Ruiz del Portal y los coroneles de Caballería Sres. Girado, Perinat, Angustí y Ponte. i A la hora de los brindis ofreció el banquete el teniente Capdevifla, como más antiguo de la promoción del teniente Hernández Menor. Expresó el honor gue sentían los veintiún oficiales que quedaban de- aquella promoción, por el bravo comportamiento del teniente Hernández Menojr. Dedicó un sentido recuerdo a los muertos y dijo que éstos, des- de 1 otra vida, bendecirán su a Serafín y Joaquín. 24 Abril 1925,