Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA SITUACIÓN POLÍTICA Y SOCIAL DECLARACJONESI) E LSR. VAZQUEZ DEMELLA El momento político. LíPderrora del parlamentarismo y la obra del Directorio. La sucesión del Directorio. Parlamentarismo q régimen representativo. Las seis clases que deben ser representadas en el Parlamento. Las opiniones. del Sr. Vázquez de- Mella guntas, que encierran tan- vastas cuestiosobre los asuntos nacionales tienen interés nes, se necesita un 1 ffiro, y es imposible excepcional para el público. A e ¿te hombre abarcarlas en- una coayersacióh si se han insigne zt le escucha siempre, no sólo con de razonar algo las aírmaciones. -Eso no es un robstáícnlp- -le replicala admiración que merecen su talento formidable, su vasta cultura y su verbo gran- mos- en vez de un. a, conversación, pue- dilocuente, sino can extraordinario respeto, den ser varias, o partírsela que sejeonsicon una confianza que no logran- otros po- dere demasiado larga, pues, tratándose d e uticos, aunque. sean, también, admirables y asuntos tan diferentes, equivaldría a una serie de distintos artículos. admirados ppr su mentalidad Al Sr. Vázquez de- Mella, se le- estima La derrota del parlamentarismo la nobleza de su vida, privada y pública, y la obra del Directorio limpia de ambiciones, fuertemente reacia a todos los halagos y solicitaciones que han -Siendo, así, empecemos por la afirmapretendido desviarla de la: humildad, y- eru- ción del Sr. Ors de que han triunfado las teramente consagrada al culto de los idea- ideas tradicionalistas; S verdad? les, con un sentido de tolerancia que no -Desgraciadamente; no a no ser qué se 1 suelen tener los que blasonan de- tolerantes, considere como. triunfo la derrota parcial y que resplandece en la critica desapasionada de. uno de us adversarios. ¿Y qué derrota parcial espesa? con que estudia las doctrinas que n o Comparte y los hechos que no acepta. -i -La. del, parlamentarismo, o, concretanUno de nuestros redactores V ha. conver- do, más, lo que llamamos atora, antiguo sado- largamente con el gran- orador acecca régimen; es decir, el conglomerado de grude los tenias actuales; la gestión del Di- j pos y partidos, o. más claro, la gusanera, rectorio. la crisis del parlamentarismo, la. qu bajo ese parlamentarismo, soportaba y política det porvenir, la reforma del- sufra- odiaba el más sufrido de los pueblos. Durante medio siglo se fepártierqn los ¡o. la campaña revolucionaria. de difamación antipatriótica, el problema de Marrue- distritos, Ayuntamientos, Diputaciones y el presupuesto único, porque era el modelo cos y e! peligro, comunista. y- la regla a. que había desajustarse él de De toda esta conversación, interesantíy provincias. Ni. un carsima, abundante en opiniones luminosas, -en los- Municipios inerp podían i. moverse eti la tero ni. vftis. cam agudos comentarios y encrases de fino in- última aldea sm su permiso. genio, improvisamos un extracto, que por Los gruposy su clientela- eran los, amos falta de espacio para reproducirlo- de una a b s o l u t o s vez ofreceremos a nuestros lectores en va Los abusos de ese centralismo monstruoso rios- capítulos. fueron innumerables; pero -también fue enorme el reparto de. beneficios; a los amigos El momento político que formábanla casta privilegiada, ehpatrl. f El Sr. Vázquez de Mella nos dijo que sé ¡habia negado a varias intérviús, porque. el ciado- de -esa tiranía. noche. la del Y paréntesiífe su enfermedad había acumula- IT, de qúé sucedió? Que en una Septiembre, toda torre do con la atrasadas las ocupaciones actúa- ques cayó con estrépito, esasuelo. de cacial Y sabe les, y que los momentos Hb fes los empleaba asted de algún- motín, aunque sea de tamaen trabajos que están muy lejos de- la po- ño rural, que- estallase en. defensa, dé los lítica. caídos? T -A pesar de eso- -le replicamos- hay Verdad que no hay noticia de ninguno? una razón que le obliga a usted a hablar Paes- eso prueba- que el- movimiento del después de tanto silencio: las delicadas alu- 1 de Septiembre ño- fue un golpe dé Es- siones a la política que- usted representa, tado, sirio un- golpe de escoba. hechas recientemente en unas- Glosas -de- Entonces, ¿aplaude usted por. compleA B C, por el ilustre escritor Eugenio to 1 la obra, del Directorio? v d Ors, comentadas por periodista de- tanto- -Er. moviniientQ inicial, -sí, en- lo. cuaL relieve como López Ballesteros y por varios no hago más que votar. -isoa los oprimidos: periódicos de provincias que participan 3 e pero en la obrá posterior, el aplauso está las ideas de usted. sujeto a- mucJias resérv S; y distingos. Eso puede ser el motivo- para un juiEl Directorio hizo 8 JJá gíári óWá. res cío sobre la situación y la política y el mo- taurar el i ordeh niatériai siti el cual un puemento político actúa) blo: no puede vivir. Restableció la; autoridad Convencido el Sr... Mella, nos pidió que eaCítneciáA, y; Us 0 -Vot persodas le. indicáramos en preguntas vjn programa qtie ferma, ban parte cfél régimen, caído: que de loque había de tratar. una revolución del coíóriíde la queVahora A lo que le contestamos que el mismo se- asomó. por la frímtera. pirenaica estaba ñor- Ors se lo da implícitamente al decir dentro de- casa- y -a- jfitmto de salir. a la que sus ¡deas han triunfado en el Direc- c a l l e r i i totio. La espada del Directorio la amedrentó, ¿Aplaude usted la obra del- Directo- obligándola a refugiarse en sus JBadri? Aun dentro del centralismo debió atacar 1 a fondo los abusos, de- una burocracia de presa y del expedienteo curialesco que la sostiene y que es grillete de todas las iniciativas fecundas, que agonizan en esa cárcel. Intentó sanear, aunque no siempre con éxito, pero saneó en gran parte la administración municipal, que, fuera dé algunas provincias y de ciertos oasis, era una laguna fétida; pero debió establecer una ley francamente desceotralizadora y no una centralista más. La sucesión del Directorio. Parlamentarismo o régimen represenv tativo -riq ¿Cuál ccee usted que debe ser su. herencia? piensa, de la polémica actual sobre el régimen- venidero? Y, de la obra de Blasco Ibáñez? Y de, la cuestión de Ma rrueeos y la acción de Primo de Ri: vera. -Basta, basta- -nos dijo. sonriendo, el- sel M l l í i r- Para contestar todas esas pre A É -En la Prensa se viene discutiendo mucho sobre la herencia del Directorio y loa hombres civiles que deben reemplazarle pronto. Qué piensa uste. 4, de es os hombres y dfe esa herencia? -Al Directorio le queda mucho que hacer, lo principal, y si abandonara pronto el Poder sin, realizarlo, su fracaso sería tremendo. En cuanto a; los hombres, sean civiles o militares, con ser cosa muy importante sus cualidades de gobernantes, todavía lo es aucho más el sistema que- deje el Directorio como herencia. Esa es cuestión de vida o muerte, y la que resume toda la polémica actual. Al Directorio no le quedan más que dos herencias, entre las cuales es forzoso que elija: o un parlamentarismo, todo lo retocado, pulimentado y adecentado que se quiera, o la dirección resuelta hacia el régimen representativo. Lo primero es el regreso al régimen caído. Pronto se disgregaría la Unión Patriótica, formada con tantos elementos hete- rogémeos, y retoñarían con nuevo vigor los partidos y los grupos. El Directorio quedaría en la Historia, no como una revolución saludable, sino como una interrupción parlamentaria. No habría hecho más que recomponer un poco la vía limpiándola de algunos obstáculos donde iba a estrellarse el tren de mercancías de los partidos para que pudiese continuar por algún tiempo y con mayor seguridad Ja marcha. Y para eso se habría hecho la gran revolución? En vano se querría ejercer un protectorado sohte los nuevos gobiernos y detener Yjfra vez el tren cuando empezase a descarrilar, porque tl resultado de la dictadura anterior, frustraría hasta el intento de la futura. No hay término medio: o el régimen representativo o el fracaso. ¿Y cuáles serían las bases de ese ré: gimen representativo? -El que he expuesto tantas vecé; en eí Parlamento, en el mitin y en la Prensa, Una amplía descentralización en Municipios y regiones; es decir, un regionalismo na ciohal, que es el único que puede acabar con el- caciquismo, y con el itorinttalisfo regional, substancia del separatismo, y la representación por clases como cimiento de las Cortes. ¿No seria éso pedir el cambio de la Constitución? -Evidentemente. La Constitución del 76 es una mezcla híbrida de carta otorgada y de Constitución, y. antes de la abolladura del 13 de Septiembre, el último partido gobernante del antiguo régimen hi o de su reforma el fundamento de su programa cuando ya había hecho de ella una criba. Liberal era el partido que, pasando or ojo el artículo 55, cedió las Islas Filipinas sin el voto de las Cortes. Un hombre ágil, práctico y prevenido qué procura no dejar los acontecimientos a la retaguardia. Cambó, -el que convocó la. Asamblea de los parlamentarios g uérás. Del resto de su obra, o de lo que debe en Barcelona para leíorzar y acentuar la j ¡hacer lenjí isefia nza, ley, -de Imprenta; r. e- Constitución; el que inspiró él EstatutoJíári orgatuzacíój de la? Hacielidá, etcíetsr, no Iameritario de la Mancomunidad coni ftW tengo, completa- JiDjertad- p ara. hablar. pero nete responsable y dos Cámaras ef g dos cosas és preciso afirma que 4 no 1 pot sufratíb uníve sal. es el misi ho que faltó recta intención! v patriotismo, y que la ptiés de rfecórrer y observar la mayorí rte de los Estados de EfaPopa pide? v re ¿fiefjtes herencia o e recogió- era r