Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 10 DE N O V I E M B R E DE. 1923. ED, ICIPN, DE LA MAÑANA. PAG. 9 do en presencia de Vuestras Majestades. Yo aseguro en nombre propio, en el del Directorio, en el de la Marina y el Ejército, que han rábido hacerse so ida ríos en e- ta situación de salvación de la Patria, y en nombre de todo el pueb o españo 1, que esta salvación llegará y será para Vuestia Ma jestad el mayor timbre de gloria de vuestro re nado y en adelante no faltarán ni a nuestro espíritu ni a nuestros cañones e 1 bronce o el acero de que carecieron nuestros antepasados, haciendo estériles sus esfuerzos y sacrificios. En obsequio del marqués de Esteiia Cartagena 9, 4 tarde. Term nado el acto de descubrir el monumento a los héroes de Santiago de Cuba y Cavite, el Soberano marchó a Arsenal. Los jefes y oficiales de la antigua Academia General Militar obsequiaron al marqués de Estella con un vino de honor. El iefe del Directorio, acompañado de personalidades paseó por las calles de la población a pie. El publico no cesaba de aplaudirle y vitorearle, apretándose en su deseo de hacerle objeto de manifestaciones de simpatía. Tal fue la aglomeración, que el marqués de Estella tuvo que tefugiarse en el Casino. Por mucho tiempo en las calles principales apenas se podía transitar. -Mencheta. vino de honor por sus antiguos compañeros de la Acaaemia General M litar. El acto se ce ebró en e Ca- ino. Después e general marchó ai Ar- enal, donde se hallaban Sus Majestades con los superviv entes de los combates de Cavite y Santiago de Cuba. Su Majestad el Rey conversó con todos ellos, y enalteció el heroico comportamiento en aquellas sangrienta jornadas. Visita a! regimiento de Sevilla Cartagena 9, u noche. Esta tarde visitaron Sus Majestades el cuartel del regimiento de Sevilla, que estaba engalanado. En a sa a de banderas se sirvió un te. En la biblioteca del so dado se descubrió ura lápida que conmemorará la visita del Rey, que inaugura dicha biblioteca. El Monarca felicitó a los organizadores, y prometió enviar una coacción completa de obras El corone Cubi es pronuncio un discurso, y hab ó también el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla al hacer entrega del pergamino que aquella ciu. dad dedica al regimiento que lleva su nombre. Anunció como se ha ab erto una suscripción popular para regalar al Cuerpo un altar de plata con la imagen de la Virgen de os Reyes. Al empezar a hablar el general Primd de Rivera, llegó la Reina, que venía de visitar los establecimientos de beneficencia. El general Primo de Rivera exaltó las virtudes militares, y entonó un canto al deber y a la discip ma. Los so dados cantaron el himno del regimiento. Los Reyes fueron ovacionados con da morosos vivas. La ofrenda de las coronas Terminados los discursos, el Rey y la comisión del monumento marcharon hasta éste para hacer la of enda de as coronas. Descubierto el monumento por el Monarca, e embajador de los Estados Unidos pronunció, en mg és. el siguiente drcurso: Entrego esta corona con la más grande adm ración para os héroes españoles cuya memoria se consagra en este monumento. En verdad, héroe es el hombre que se sacrifica y muere por la Patria. Es mi esperanza, y mi voto se dirige hacia ello, el que este acto sea punto de partida de una cordial amistad entre nuestras naciones que tienen civilizaciones hermanas. Este es mi más vibrante deseo y la expresión de los sentimientos de amistad que entre mi nación y la española son más cordiales. Adhesión de El Ferrol El Ferrol 9. 10 mañana. Los diarios han publicado números extraordinarios solemnizando la inauguración de! monumento a los héroes de Cavite y con artículos firmados por prestigiosos marinos, recordando a los gloriosos compañeros que murieron en aquellos combate? El Centro de Clases pasivas ha dirigido un patriótico telegrama al almirante D. Antonio Eulate, actualmente en Cartagena, adhiriéndose al homenaje que allí se le tributa. Se han celebrado misas por el eterno descanso de aquellos mártires del deber. Cumpliendo órdenes urgentes, esta madrugada zarpó para Cartagena el crucero Reina Victoria Evienía. La misa de campaña y el desfile de supervivientes Acto seguido se dij o la misa de campaña, oficiando el capellán superviviente de la escuadra de Cervera, D. fosé Riera. Después el secretario de la Comisión nacional de Monumento. D. Francisco Anaya, leyó el decreto creando la medalla de Santiago de Cuba y Cavite para os supervivientes, y D. Alfonso XIII procedió a ia im. posición de la misma, haciéndo o primero al vicealmirante Eulate, que mandaba el crucero Vizcaya, y que llevaba en el acto de Ihoy ia espada que ceñía durante el comba- te de Santiago El desfile de los supervivientes de Tos comba es reju tó altamente conmovedor. El Rey, mientras les impon a las insignias, les dirigía diversas preguntas, y luego les estrechaba las manos. Los supervivientes besaban la mano de la Rema con gran emoción. Uno de ellos, ciego, al llegar a la presencia regia, se conmovió tan profundanjieinté, que el Monarca tuvo que sostenerle en sus brazos para que no cayefa. Al llegar el cabo de cañón del Vizcaya, Damián Nieb a, natural de El- Ferrol, a quien una granada enemiga le arrancó el b razo izquierdo, y que, desangrándose, recogió la espada Adel Sr. Eu ate, que acababa de caer herido a su lado el propio señor Eu ate hizo su presentación al Rey refiriendo al Monarca el glorioso episodio, siendo este momento de gran emoción. El Monarca estrechó repetidamente la mano al cabo Niebla. Después de condecorarle le anunció queIngresaba en el Cuerpo de Inválidos con la antigüedad del día que resultó herido. El Sr. Eulate y el cabo se abrazaron llorosos. El público enronquecía en sus ovaciones. Terminada la imposición, los Reyes volvieron a la tribuna regia, desde la que presenciaron el desfile de as tropas de mar y tierra en co umna de honor. El desfile fue brillantísimo El Rey visita un cuartel Cartagena 9, 10 noche. Su Majestad e! Rey, acompañado por e 1 general Primo ae Rivera, visitó el cuartel del regimiento de Infantería de Cartagena, inaugurando un hermoso gimnasio, montado para la educación física del so dado. El Monarca elogió la completa y moderna instalación, felicitando al coronel, señor Peña y a los jefes y oficiales del reg miento. El regreso de los Reyeb- Cartagena 9, 12 noche. A la hora ananciada, los Reyes se dirigieron a la estación para emprender el viaje de regreso a Madrid. En tas calles del trayecto se apiñaba la multitud, que desbordó su entusiasmo. En la estación, as aclamaciones del gentío fueron incesantes. Rindió honores una compañía del regimiento de Infantería que lleva el nombre de esta ciudad. Acudieron a despedir a los Soberanos las mismas personalidades, comisiones y autoridades que les recibieron. Cuando, después de haber partido el tren Real, sa ía la gente de la estación, llegabaj a ésta el pies dente del Directorio. acom panado del ayudante del Rey, Sr. Jáudenes, encontrando en la puerta al capitán general de la región y a otros militares, que le comunicaron que el tren Real había mar- diado ya. El Sr. Primo de Rivera les explicó la causa de su retraso, originado por haber confundido el chauffeur el camino de la estación y haber ido hasta cerca de Los Dolores. Hubo unos momentos de perplejidad, pero, el presidente reaccionó rápida y enérgica- mente, y pidió un automóvil para alcanzar al tren Real, al cual se avisó por teiégrafa para que se detuviera en Los Molinos. El Sr. Primo ds Rivera subió al auto móvil, acompañado de un capitán y un oficial de la Guardia civil y del ayudante de Su Majestad, Sr. Jáudenes, marchando con dirección a Los Molinos. Allí le esperaba el tren Real, pues, a poco de salir de la estación, los Soberanos se diei ron cuenta de que no iba el presidente deT Directorio y ordenaron que se detuviera ef tren en Los Molinos para esperar la llegada del Sr. Primo de Rivera. Cartagena 9? 11 noche. Su Majestad a Reina visitó la Casa del Niño, que sostiene h Junta de Protección a la Infancia, siendo recibida por a Tunta de gobierno. Recorrió todas las dependencias, elogiando los servicios, y dispuso que por su cuenta se dé una comida extraordinaria a los niños que allí la reciben diariamente. Desde la Casa del Niño, doña Victoria Eugenia se trasladó al hospital que sostiene la Junta de Damas de la Cruz Roja, el cua fue instalado con ocasión de la llegada de heridos de África. La Soberana fue recibida por la Tunta de Damas y los médicos. La Reina, después de interesarse por el funcionamiento del hospital y de conocer a gunos detalles de su sostenimiento, felicitó a las damas de la Cruz Roja y al personal facultativo. La Reina en la Casa del Niño y en el hospital de la Cruz Roja- 1 Incidente desgraciado Cartagena 9; 11 noche. Esta tarde, cuando se verificaba el desfile por la calle de Isaac Peral que invadían millares de persoua s, se desbocó el caballo de un carruaje de alquiler, y en veloz carrera atravesó dicha calle, ocasionando enorme alarma y atropellando e hiriendo a Carmen Lardi, Isabe Morano, Jusxiz Arquero. Decores Lardi, Josefa Bernabé y Pedro Lardi, ninguno de ellos grave? afortunadamente. Sus Majestades los Reyes en el Arsenal Cartagena 9, 11 noche. El general Primo de Rivera ha sido obsequiado con un