Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
enfático. Con frases, y solamente con frases, se pretendía resolver los más difíciles problemas del vivir. A propósito de una discusión parlamentaria sobre contrabando, salían a relucir los hechos más culminantes de la historia de España, a contar de la in asión romana. Viriato, Don Pelayo, los Reyes Católicos, Hernán Cortés, Carlos V, eran evocados frecuentemente en auxilio de algún orador que peroraba acerca del tema menos lírico. A esto se llamaba elevar el asunto. El mal irradió, y nuestros pintores, tocados del mismo prurito, pintaron las mismas frases, los mismos episodios, y la elocuencia, desbordada, se fijó en centenares de lienzos que en realidad sólo reproducen escenas de teatro desarrolladas por una mala compañía... La grandilocuencia faé el gran morbo que esterilizó en nuestra pintura de entonces mil tentativas fecundas. Es más. acabó con los restos de hispanismo, que habían logrado rebasar el 1850. Eugenio Lucas, que hasta entonces había seguido servilmente todas las orientaciones e imitado a los maestros triunfadores, no se incorpora al nuevo movimiento, y sigue pintando temas costumbristas. Su labor ejecutada a partir del 1855, es la mas considerable y personal. Dueño del oficio, produce alguna vez obras exquisitas, que con- n n n n mi ¡1 TÜIJITORIUÍIIU i ¿ÜISI n ii nutro m i m i f m n w n mi i 11 tienen trozos por los que corre, en más de CONTRABANDISTAS (COLECCIÓN LÁZARO GALDEAXO) un caso, la ráfaga del genio. c Del 1861 es el cuadro de la colección Lá- contemplación de las praderas y dehesas e de espejar, algún día se publican, segudedicadas a la cría de reses bravas, dejó en ramente contendrán interesantísimos datos zaro que representa unos contrabandistas cruzando un desfiladero, cu; a masa impo- su alma un perpetuo recuerdo, que, con re- para alumbrar la no muy conocida vida de nente tiene la grandiosidad del de Pancorbo. lación a su arte, se convertía en gráfico ho- ambos artistas durante la permanencia de Vquelias enormes moles de roca que ocultan menaje a todo cuanto más o menos directa- Manet en Madrid El aristócrata y diplomático español don sus cumbres en las nubes y evocan grandes mente evocase la fiesta nacional. El vaqucio. conmociones geológicas, requerían un pin- de traje vistoso y llamativo, era, a los ojos Victoriano Pedrorena. recibe lecciones de el Esa figutor recio que emplease el color a zarpazos, de los chicos, en héroe del campo. y más de Eugenio Lucas, al que proporciona tallerra perduraba su imaginación, cual aquí lo empleó Lucas. Un año antes, una vez le dedicó Eugenio Lucas pinceladas estudio, en su ca a de la calle de la Princeel artista, ávido de fuertes emociones que expresivas y cordiales. Las famosas tien- sa, núm 27. Para este señor pinta Liicas llevar al lienzo, había pintado en los Picos tas en la finca La Muñoza, con sus espec- gran cantidad de cuadros, y, frecuentando de, Europa bravos trozos de Naturaleza, ani- tadores de la plebe y de la alta aristocracia su trato, le acompaña en un viaje a Italia, mada ligeramente por figuritas que contri- un poco achu apada. suministraron tema atravesando Francia Eugenio Lucas hizo otro viaje al extranbuían con su insignificancia a dar mayor amplio y movido, que encajaba como anillo majestad a los gigantescos riscos. al dedo en el temperamento francamente jero por cuenta del banquero Salamanca, Eugenio Lucas, procediendo de la entra- pop ular de Lucas. En esta clase de cuadros, mas yo no sé cuál de los dos viajes ha sido ña del pueblo, sentía una decidida atracción unas veces siguió las huellas de Goya; el primero. Lo que sí puede afirmarse es hacia cuanto significase deleite de las gen- otras emprendió nuevas rutas, aun cuando que e! 27 de Septiembre del 68 pintaba en tes humildes. Y por aquellos días la fiesta no se desvió demasiado del genial ara- Venecia uno de los canales, y que fechada en 1856 conserva el Sr. Lázaro Galdeano taurina, con todas sus derivaciones de tien- gonés una hermosa y cálida acuarela que reprotas, encierros, majeza y manolería, disfrutaba de un esplendor inusitado. La adolesEl Lucas que había hecho un rudo duce un interior ie góndola veneciana. El pintor que en sus años mozos se recencia de Lucas, transcurrida en constante aprendizaje en los ratos que le concedía el amo a quien servía, se va afinando lenta- godeaba pintando escenas tabernarias de un mente al contacto con personas de superior píebeyismo soez, repelente, muéstrasenos en educación. Cuando logra destacar como las obras que pintó durante su estancia en pintor de asuntos de toros, ya hay gentes de el extranjero, como artista exquisito y refigran altura social que frecuentan su trato, nado, de técnica minuciosa y atildada, rale encargan obras- -el duque de Osuna el yando en femenina. Para quienes afirman embajador de Inglaterra, etc. -y las dis- que Lucas es puramente un gran inconstancias se acortan. El tipo del señorito to- ciente incapaz de sujetarse a la menor discado de flamenquismo, es tipo que abunda ciplina de dibujo, bueno será que contemya, y se honra con la amistad- -amistad ie plen a ganas acuarelas del tiempo de su escamaradería- -del pintor. Y algún aristócra- tancia en e! extranjero, y en ellas podrán ta aficionado a la pintura, y más concreta- admirar, sorprendidos, un Lucas que se mente a la pintura costumbrista y de tema ajusta garosamente al natural, en su detaurino, alístase como discípulo de Lucas. seo de hacer labor, no sólo de arte, sino al Ya el pintor vive en otro ambiente y su es- propio tiempo labor fielmente narrativa del píritu de adaptación, su gran sentido de re- paisaje visitado. El Lucas de entraña espaceptividad, hace que quien vivió los prime- ño ista y popular ha sabido despojarse en ros años en un plano inferior, sepa mante- el extranjero de cuanto pudiera significar nerse erguido al ascender. Cuando el año resabio que empáñase el carácter de am 1865 viene a Madrid Eduardo Manet, nadie bientes geográfica y espiriiualmente muy mejor que Eugenio Lucas para dialogar so- distantes del nuestro. bre técnica pictórica. Recuerdo de esta Como ya hemos dicho ea e! anterior aramistad es un buen paquete 3 e cartas conte- tículo, Eugenio Lucas muere en Madrid el niendo las que Lacas recibió del pintor 1870. En la Exposición Xacional de Bellas francés, cartas que hace unos años estaban Artes de 1871 cuelga de las paredes ana en poder de! comerciante de antigüedades, sola obra del artista. Y a este postumo conhoy tallecido, T Rafael García, quien las curso retoma el Lacas coaílsaador de Goj a Tendió a tm extranjero cayo nombre y aa- cen tilia obra fe pesadilla: l n mito de fe cionaü ad nos son desconocidos. Si, cosr AXTOXIO MEXDEZ CASAL LOS PICOS DE EUROPA O S E S O W M H I P BUíma JoiüH! ÍM H ¡trni H iiMin Hí! iip (i! iiíflíHHi ilíinw ¡Mm BiiHi! MH i uHn u I m 11