Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mina no es fuente próvida para quien primero la explota, sino para quien la compra después de haber contemplado la ruina del vendedor. Así ocurrió en este caso El prelado Despuig adquiere esos terrenos, y pronto surgen a luz del sol docenas de estatuas y relieves de la época romana. Hombre rico y fastuoso, concibe la idea de transportar a Mallorca su tesoro de arte, y presto la ejecuta. Mas es preciso insta larlo con decoro -según frase de entonces- y encarga al arquitecto D. Eusebio Ibarreche los planos de un gran palaciomuseo que había de erigirse en Mallorca Un día sale de Italia, en dirección a Palma, un barco conduciendo el tesoro del prelado, consistente en 88 estatuas de mármol, SS lápidas, 14 relieves, varias figuras de bronce, urnas cinerarias, vasos, ánforas y cuanto podía soñar el espíritu más ambicioso de coleccionista de cosas bellas, conforme a la moda estética de entonces Yo creo que el prelado encomendó a las divinidades paganas el buen éxito del viaje, mas éstas no le escucharon, y un barco francés dedicado a la lucrativa piratería se incautó de todo, y sola mediante fuerte rescate libertó la presa. Con esto, el coste de aquella colección aumentó extraordinariamente, demostrando al propio tiempo la cuantía de la fortuna de su dueño Sospecho que este quebranto económico fue la causa que impidió la construcción del palacio- museo proyectado por Ibarreche; mas decidido D. Antonio Despuig a dar impulso a la enseñanza de las Bellas Artes en Mallorca, utilizó una antigua casa de su familia, casa conocida con el nombre de Alquería de Raxa (I) J en ella instaló su Museo de antigüedades romanas, para que los dedicados a estudios de arte en la escuela ue fundó en Palma pudieran visitarlo y orientarse en los modelos clásicos. El año 1912 lo viví en Mallorca Repetidas veces visité Raxa, y si bien el Museo había sufrido gran merma, conservaba aún, a través de sus restos, todo su espíritu. Sobre el arte mallorquín no influyó nada. Carecía aquél de enlace cordial con la vida, y forzosamente había de quedar relegado a la condición de valor erudito y solamente erudito, sin la menor virtud prolífica. Mis visitas transcurrieron en medio de una sensación de necrópolis que invitaba fuertemente al silencio respetuoso... La impresión constante era de muerte. Y ese malestar perduraba tenaz en las proximidades (1) A 12 kilómetros de Palma. RAXA. ESCALERA DE HONOR cu iiwiuuinaiiraim iiitBii: iiyum! iii! iiiaii! tiíHi ¡nn- J MM 1111 i 11111 111 H! -I J 111 111- MÜSSO DE EAXA. -SALÓN DÉ ESTATUAS de la casa. Asentada en un barranco recibe de lo alto una velada luz de misterio. Su jardín, abandonado, extiéndese a derecha e izquierda de una escalera que, por lo larga, parece no tener fin, y que, contemplada desde abajo, es algo qtte predispone a la melancolía. Raxa es de una gran belleza, pero de una belleza morbosa y triste. Aquel ambiente recuerda la Isla de los muertos, de Amoldo Boecklin. j Quién había de decir al cardenal Despuig que su obra, pensada y desarrollada en clásico, andando los años había de ser contemplada como cosa de la que emana un fuerte aroma de romanticismo! Santiago Rusiñol, romántico rezagado, que anda siempre en busca de emociones de cosas muertas- -jardines abandonados, superficies de aguas estancadas- acertó a fijar en sus lienzos el espirita angustioso y triste de la Alquería de Raxa y de sus jardines melancólicos. Y a fin de cuentas, quizá sea éste el único valor insospechado que a través de una centuria produjo el afán estético del cardenal despuig. ANTONIO MÉNDEZ CASAL.