Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B. C -yÍKR ESv ¿7. DÉ: iav Ej B- RE- DE 1922. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 13 SOCIEDAD. EC. OS- D I V E R S O S Los CONFLICTOS DE LA MODA. -Ante- el triple espeja del probador. Melita sonríe sar tisíech a Su vanidad de mujer es bien disculpable en ésta ocasión; tiene puesto su primer vestido de noche, confeccionado por la más alta firma en el mundo- dé- los tra. pos. Hoy es el ensayo general, como si dij éramos, -para esa comedia de su nueva vida, en la que todas las muchachas se disponen a representar un gran papel. La oficiala prende el último de los alfileres que ha ido cogiendo del acerico sostenido por una aprendiza; corrige una. postrer arruga en el escote, ¡ay, prolongado en demasía, y tras de haberse alejado un poco de su cliente para juzgar del efecto, dicta su orden concisa y terminante: -Isabel. Avise usted a monsieur Raoul. Todo está dispuesto. Lapso breve, que el historiador- aprovecha para subrayar un grave defecto de su heroína. Porque los historiadores han amado siempre la. verdad, aunque en ocasiones la desfiguren un- tanto; y la verdad es que Melita, a pesar de su juventud innegable, padece del defecto de estar ún poco llena. Sí; es triste tener que descender a ciertos detalles- sin- embargo, por conductos fidelísimos, sabemos que Melita, a los diez y nueve años, permanece dos horas en pie después de i. cada comida, y que existe día. entre sus días en el que el número de tazas de te apurado alcanza una cifra respetable. Pero matemos este enojoso inciso para preocuparnos de la entrada un poco teatral de monsieur Raoul. Monsieur Raoul, el modisto, es el clásico modisto del saínete. Chaquet- de trencilla; rizos, andar, onduloso; sobreseí labio superior, cuatro hebras de tabaco de- El; Cairo y la garganta llena- de erres. Habla poco, sin embargo, y, desde su entrada en escena, tace pantalla de. una de sus manos y entorna los ojos, como los pintores cuando quieren juzgar de un cuadro. Pausa. Perplejidad. -Mqdcnioiselh: -dice, al fin, la voz del modisto, dirigiéndose a la oficiala. Si no recuerdo mal, este modelo llevaba una rosa blanca a la cintura. Gran- verdad. Sonrojo de la oficiala. Ca- rreras; Monsieur Raoul es un artista que ejecuta, sus obras con arreglo a una depurada literatura. A lo que parece, ha leído a Musset, -v sabe que Mi- mí Pinson llevaba también, una rosa blanca en la cinta- ra q. tic abría en u corazón y era la alegría. Monsieur Raoul quiere dar la felicidad envuelta en gasas a sus clientes. ¡Oh, monsifur Raoul no es. ni mucho menos, un modisto cualquiera! La blanca rosa de trapo es traída al fin y so prende con toda ligereza. Nuevas observaciones. Más- pantalla desmano, con pai sos de alejamiento y dé aproximación. Otra larga pausa. ¡Falta algo! ¡Falta- algo! -exclama y repite la voz del- artista; -como si recitara versos clásicos en la Comedia Francesa. Y el pie (calzado con escarpín) -al herir élsuelo; parece poner un estrámbote. Oficiala y aprendiza bajan los ojos hasta el suelo todas trémulas y azoradas, y Melita tiene, ga tanto; -esa postura tín poco forzada que a; to do el mundo hace presa cuando se sabe observado por el objetivo de un fotógrafo, -No, no; tampoco- es esto- -dicta, al el fin caritativo del espectáculo, lo mejor dé la sociedad aristocrática ha abonado todas poco, la- voz; las entradas del simpático teatro. Sobre la: consola Sé ve el. doble tubo de Su Alteza la infanta Isabel honrará el esunos gemelos- de teatro. Monsieur Raoul los. pectáculo con su presencia. coge y se los pasa a Melita; -Pardon, madame. Tenga la bondad de Ha salido para Sevilla el conde del Casflechar aquella esquina con los gemelos tillo de Tajo. como si estuviese érí su palco de la Opera. Pero tampoco hay que ir a buscar el com- Últimamente han regresado: de Hendaplemento de la toilette en- casa del óptico. ya, los marqueses del Rafal y su hija la Monsiew Raoul se impácier. ta. Su cliente vizcondesa de Peña Parda; de San Sebasse impacienta. La oficiala y la aprendiza no tián, los marqueses del Riscal y su hija la saben dónde meterse. marquesa de Sofraga; de su finca de To- ¿Me permite, madame: ledo, los marqueses de Amurrio, y de Vi -Madamej no; ifwdenioiseMe- -dice ya, llalba; los señores de Cejuela francamente molesta, la voz de Melita. ¡Ah... Pardon. ¿No se trata dé un encargo de madame... -Sí, de madame... para mí: su hija. ¡Ah! ¡Ah! Entonces es diferente. Yo he creado una robe para señora, no para señorita. Una confusión; Además, como usted señorita, es un poco... forte, yo pensé... Cuenta de ingresos y p- agC 3 del mes- de Melita no espera más. para salir corrienOctubre de 1922. do; Ni, siquiera tiene que recogérsela falda, Pesetas. que apenas rebasa el tobillo. Todos se preIngresos. -Suscripción: De Su cipitan para detenerla. -Pero ¿dónde va Usted? -preguntan alar- Majestad el Rey y Real Familia ¡I.475 mados. De centros y corporaciones 500 Y la muchacha, con una mano en el co- De particulares 7.494,54. razón, que parece querer escaparse de su Donativos: De la señora duquejaula: sa viuda de las Torres 5.000- -Déjenme ustedes pasar. V o y a casarDe varios donantes 146,95 me, y en seguida- vuelvo... -Gil de Esca- Intereses de valores públicos... 23.275 lante. Cepillos: Recolectado en los ins- talados ySj 1 Por D. Eduardo de Valentín y MartíDonativos especiales para el sosnez de Villarreal, y en nombre, y representenimiento de los mendigos y tación de D. Juan José Martínez de Villacontinuación de las obras en el rreal, ha sido pedida ayer la mano de la Asilo de Santa Cristina 207: 683,25 distinguida y encantadora señorita Enriqueta Fernández- Hermosa: y Fano, para nuestro querido amigo y. compañero el jefe Total de ingresos... 245.649,92 dé los talleres de hüe cógrábado de PrensaEspañola D: Antohio- iM. artínéz de VillaPagos. -Asilos: -Fagado- por esrreal. t a n d a s causadas en Septiern- bre por los acogidos con carácHan vuelto a Madrid el embajador de ter definitivo 41.164 Alemania y la baronesa Langwerth -von Socorros domiciliarios distribuiSimmern. dos en el mes... 7.163 Gastos, generales: Personal, ma: Por los señores de Abdla (D: Manuel) teriaí, etc 1.450,72 y para su hijo D. Fermín Abella y de Vera, A la Diputación provincial para ha sido pedida, la mano de. la bellísima- seBeneficencia 20.000. ñorita Dolores Gurrea y Retortillo. A otras instituciones benéficas. 9.684,5o La boda se celebrará en breve. Obras; ropa y menaje en el Asilo dé Santa Cristina... 236.732,4o El académico de Ciencias D. Augusto Al Cornedor de; vergonzantes de Krahe y su distinguida esposa, en nombre, la Casa de María Inmaculada. 2.000- de los señores de Delgado (D. Enrique) Al de madres lactantes, de la han pedido, para el hermano de éstos donmisma. 52 a Javier Delgado- Apiana capitán de InfanteGastos d el mes en el depósito de ría de Marina, la n- iano de la encantado. mendigos. ra señorita María Luisa Herreros de Te- Gastos del mes en a Colonia be- 22.290,24 jada y Servet, hija del mayordomo de ser néfica del trabaj 3 o 7.742,95 mana de Su Majestad. D. Luis. 1 Gastos del mas, en el Patronato La boda se celebrará en breve plazo. de ciegos 8.074,85 MATRITENSE DE CARIDAD Esta tarde se inaugurará, en el teatro Infanta, Isabel, el abono benéfico que patrocinan aristocráticas damas, y que realzarán, con su presencia las muchachas más conocidas de Madrid. Se pondrá en escena la graciosísima obra, de Pablo Parellada, -titulada La chifladura de Anita. Los condes de Colombí han celebrado, en su finca de Guadiamar, cercana a Sanlúcar, una cacería, a la que asistieroti Sus Altezás los in- fantes D- Carlos, doña Luisa; y d o ñ a Isabel. Total de pagos... 356,824,66 Encima; de láí consola fo ay- un abanico de plumas de- avestruz: El modisto. lo toma y Está- tar- de- se inaugurará en el teatro Insé entrega; á. sucliéñté, fanta Isabel las funcione s del abono bené- -i Qííiéré rfstpd- abáñi. carse, r 5 íijaijfgf- Y- -fico a ip Kiernes- blancos. muévase coma- su: éstuviéta- muy ¡agiíadá. T- El sidfr ííiúylissnje. rb, piie- i da El número de mendigos que sostiene asilados definitivamente se eleva a 1.422. Además del sostenimiento de los Comedores de vergonzantes y madres lactantes, desde i. do Noviembre se han empezado a distribuir diariamente las comidas de las jóvenes obreras y colegialas de la. Casa de Caridad de María Inmaculada (paseo. de Martínez Campos) y 300 raciones de cocido público, igualmente que en años anteriores, a las clases menesterosas. En la Colonia benéfica del trabajo se sostienen cien jóvenes, a los que, además de atender a su manutención, se les proporciona traba i o, abonándoles una peseta como jornal, hasta, que se. consigue, una oolócación- para- ellos, -siendo- varios los ya