Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE DE zo o, guar licitar su apoyo; moral y- material! tn élj mano visiblemente resentida de: oorrazo que í a- estacada y tm estoconazo hasta la guaí ió- conflicto que vienen sosteniendo. I sufrió despenó- al- bicho de- dos pinciiazos nici. ón, entrando muy bien. fi 1 a El púBhco dc Madrid, Que quiere mucm Probablemente, uno do estos días se ce- y una estocada uveramente atravesada. o. lebrará una reunión; en Batee 1 ona para ira: Al último toro do la tarde, el mayor de a estey torero, pero que todos, no aplaudió t- el más justo de es el más mteiio es el mas mteu gent íar de este asunto. todos, lo pasó de muleta sin adornos de ninguna clase, v y tras un pinchazo hondo entró a N oníil IÍ, que se retiró al estribo he. frente ai 9 con gran valor y superiormente, rido- en su amor- propio, y, en cambio, ova- lección al colocando medio alfanje en las mismas agu- cionó al toro. La dura para die stro era tan merecida un torero del jas. Escuchó muchos aplauso pues la eje- pundonor- cerno del que nos ocupa. cución al herir íu- é inmejorable. EN MADRID De. propio intento he dejado para último Y salió el quinto toro, Nacional Ii lo estilo verdad, sin puentes lugar la- labor del segundo espada, que e rs veroniqueó conpegándose al costillar, sientrágicos, pero IA SUPREMA, EMOCIÓN Nacional II. Este torero, tan discutido, si- do trompicado y derribado, desluciéndosele Los que tienen siempre una censura en gue- -ya lo- dije en- otra ocasión- -sin. rede capa. Se apretó 1 de los labios para cuanto Jes descubre su im- signarse a que ningún compañero le gane una. lección de toreo quite, y mientras papotencia, se habrán convencido ayer de lo la pelea. Ayer, en su primer toro, el más firme en el primerJas de fuego, se paseaba, reaban al toro con difícil que es organizar en estos tiempos bravo cís la el tercio. Cambiada la suerj. -na corrida benéfica. Este carácter tuvo la rito, ni. siquiera en consonancia con las nervioso ¡por ué a buscar a j u enemigo, le extraordinaria que vamos a reseñar, y 3 a ndiciones del bicho, que era ideal. Lo lan- ¡te. ei torero 5 eis aases, los precisos para. cinco o peculiar estilo y echándose el I- x comisión encargada de aquel tan arduo condic su- p ó con igualarle, y en terrenos del 1 entró con menester, no obstante su prestigio y su in- capote a la espalda; entró al primer quite imponderable decisión, dejando una estofluencia legítima con la Empresa del circo con igual- valor, y ambas cosas le valieron cada en lo alto y quedando ¡prendido en g taurino, tropezó con no poc inconvenien- sendas ovaciones; pero faena de un pitón. p f conocer al pu- muleta, y- el diestro no supo o no quiso Yo he tenido la desgracia dc- presenciar tes, uno de los cuales dio buco por medio de un aviso que se colocó sacar partido del toro que tenía delante, varias muertes en la plaza; pero jamás ló li hace dos días sobre ei cartel, y que poco limitando, a estar valiente, lo que no era experimenté nunca la angustia de ayer. Jil limitándose más o menos dscía así: No obstante ha- ba- taite, lo mató d me- toro, mortalmente herido, cabeceaba, con V l ó de ber pagado trece mil y pico de pesetas a furia para pasarse el torero al otro pitón, D. Félix Moreno por seis toros de Saltillo al que el diestro estaba enroscado matedes de éstos eran tuertos, habiéndose subsrialmente. y fuertemente sujeto con las niatituido- con dos de D. José- García Aleas. nos. Los- otros dos espadas y Morato, Ira- Conste, púas, que ni hay toros para Ma jiuqrito, Pintao y. Bonifa, se echaron ma; r tirid en- abundancia, ni todos los ganade- ¡terialmente sobre el toro; lo derribaron y, ros quieren venir a- la corte, cuya afición j tirando, del cuerpo de Nacional II, lo deses cada vez, -y con sobrada razón, más exiprendieron de los cuernos. i gente en materia que tan cara se paga. Los momentos íueron espantosos: -el es La plaza estuvo, cubierta, pero sin aprc licalofrío del terror invadió a todos loses iuras; es decir, que había localidades sin Vda. -de IJeón Omsíein. ZtíRBANO, 28 iipectadores, y Vandel, nerviosamente, tuvo ocupar, especialmente gradas de sombra, y tiempo de tirar ocho o nueve placas algunos palcos. De todos modos, la comítras el torero estaba en las astas del sión organizadora de- la fiesta, y especial. Se puso en pie Nacional IL hizo lo- promente el Sr. Pérez Toledo, merecen graCádiz. pio e l toro; pero éste rodó ins tantáneamen titud de los empleados de la Diputación ¡te, sin puntilla. Flamearon en la plaza tniprovincial, a beneficio de cuyo Montepío llares de pañuelos, estalló la brutal congp se di- ó ¡a corrida. ja en un alarido de entusiasmo, y el to; Los dos toros del inteligente y simpátir- ero, descolorido, jadeante, con la- oreja co garadero D. José A sas, que por ser del enemigo en la mano, dio la vuelta ai divisa más antigua rompió y cerró plaza, j i ruedo cojeando, y escuchó tina estruendoestaban muy bien ci ia- dos, tenían una lá sa ovación, que le acompañó hasta la- en 1 mina preciosa, y el intimo, un tremendo fermería. No tenía nihguna herida; sólo poder; mató cinco caballos. un varetazo en el muslo derecho. La heriEl primer toro de Saltillo fue muy bravo, da grave estaba en el amor propio del! tóchico, y se ovacionó- en el arrastre; el seI a primera uaarca del mondo. rere, y la curó poniendo para ello en ingundo Ikgó muy bronco al último tercio; minente riesgo su vida. el tercero, chiquito también, y bravito. y ei Son injustas las censuras a Nacional II í cuarto, alto de agujas, bien puesto de cuer- i en Madrid, en Pamplona, en todas partes na y escurrido de carnes. Se le fogueó con da lo que tiene como no lo ha dado nadie: demasiada, precipitación. A mi juicio, no un valor enorme, una voluntad indomable eran toros del precio a qüc se cobraron. Proveedores de todas las fábricas de la y un amor propio sin par. Por eso se hace Nacional I, -un poco injustamente poster- el amo en todos los ruedos, por eso baña gado, ya que es un torero enterado v sobrio, j diario a los fenómenos de oropel, a LO? de aunque a veces parece algo acobardado por las exigencias, a los que dicen tienen traicho la fuerza iniDetuo- a de su hermano, hizo en arte torero dentro, pero no muestran nunca Precios sorprendentemen el toro que abrió p aza una inteligente laena! nada. Los triunfos, las ovaciones son para te econósísico de muleta, seria y reposada, y después de el que las merece, con arte o valor pero que antes de un superior pinchazo en hueso entró con la con algo que rompa la monotonía ds estos misma vergüenza torera, dejando casi todo i festejos, en la mayoría de los cua es, cu Mido el estoque en las agujas, a cambio dc- salir más se ve es un quite, un pase aislado, r. ada, derribado. Oyó una ovación merecidísima y en fin... i dio la vuelta al ruedo. Nacional II ha cortado tres orejas en MaEn su segundo se embarulló con el capote. drid en la temporada actual, y ayer, en la y con la muleta mostró más voluntad que j corrida extraordinaria de que hablamos dio a casas arte, despachando al saltillo de dos pin- j ¡la aguda nota de la suprema emoción. Dicen delegación general para España chazo y una estocada. q. ue es torero corto; ya veremos. Yo le ady Norte de África: Pablo Lalanda toreó muy bien por veróni ¡miro porque da lo que tiene, entregándose a cas a su primero, y al rematar con una me- j I los toros en todas las plazas, grandes y chidia, le enganchó el toro, le derribó, y en el j j cas, todas las tardes. ¿Se puede pedir más? AE. JHERIA suelo le tiró tres o cuatro cornadas, una de i No; ni se puede pedir más, ni tanto siquiera. ellas que le. arrancó de raíz el cuello de la El lo da creyendo que es su obligación, chaquetilla y el de la camisa; la cornada Agr- adszcámo selp. HQTEÍ. pudo ser terrible. Se levantó, y sin mirarse, i El público ovacionó, haciéndolos salir al PENSIÓN: DESDE. 13 PESETAS ss volvió a. arrimar en el primer quite, oyen- centro del anillo montera en mano, a los do una ovación, que se repitió al retirarse el. otros dos espadas y a Tos peones antes menespada al estribo. La faena de muleta que icionados, que con tanto valor disputaron al realizó en este toro fue valentona, sufriendo use Stancfilol que los destruye en tres días. ¡toro de Saltillo la vida de su compañero. varios desarmes por carecer ki fuerza en. -la i. Dr, Alcobüla, y farmacias, 4,50 pesetas. Enhorabuena a todos. -Eduardo. Palacio, LA FIESTA NACIONAL.