Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TREINTA MUERTOS Y D Í E Z t NUEVE: HÉRÍDOÍ Y Las primeras notidas, Trenes de socorro. Cómo ocurrió el choque, -En el lugar de la catástrofe. Trabajos de salvamento. Las víctimas, Extracción de los cadáveres. Los funcionarios de Correos Informes oficíales LAS PRIMERAS NOTICIAS. TRENES DE S O C O R R O- Falencia 10, i tarde. A las dos y; media de la madrugada han chocado en Paredes cié Nava, en la aguja de salida con dirección a León, el rápido de Galicia, numera. 406, que se dirigía a Madrid, y el correo de Asterias, número 423, que procedía de la corte, La primera noticia que se. tuvo en Palencia, a primera hora de la mañana, íué por haber llegado una reclamación de tren de socorro. Este so organizó rápidamente y regresó a las ocho y media de la mañana, trayendo dos heridos; vino de ellos era el fogonero del rápido Estanislao Diez Tazeón, y otro, el estudiante eje Medicina. Sixto Arman García. ¡El primero tiene quemaduras y algunas erosiones, y el segundo sufre la fractura del peroné y de la tibia derechos. A las nueve salió otro tren de socorro, llevando, numeroso personal sanitario y algunas brigadas de obreros. CÓMO OCURRIÓ EL CHOQUE Palencia 11, 1 tarde. El correo de A v turias, que procedía de Madrid, tenía él cruce reglamentario en la estación de Paredes de Nava, siendo lo más probable que el maquinista no se diese cuenta de las señales, pues sin interrumpir la marcha hizo que la máquina que conducía fuese a empotrarse en el rápido de Galicia. E! momento del choque debió de ser espantoso. El furgó; i. de equipajes del- rápido, que quedó completamente destrozado dio una. vuelta ds campana. y el vagón- cama del mismo tren colocóse encima de la plataforma del coche ambulancia, el cnal salió despedido, yendo a pasar por encima de dos coches de primera, quedando aplastado, enr tre ambos; Otro coche de segunda del rápido quedó igualmente destrozado, así como el furgón de equipajes y el ténder. EM EL tUGARDE L FE- TRABAJOS PESAl, yAMENTO Falencia 11, 2 tarde. El aspecto que ofrecía el lugar de la catástrofe era verdadetrámente desolador. La máquina del rápido, que lleva el número 3.13- 9, y la del correo, que tiene el 3.012, se hallaban empotradas de tal modo 1,1 una en la otra, que parecían una sola pieza. gón de equipajes, que se halla completamente; invertido y cotí las ruedas hacia arriba. Saliendo por una ventana de este furgón, consiguió salvarse ileso el conductor del tren. Ninguna de las dos salió, del carril, así es que agotaron su fuerza, la una contra la otra. El- furgón del rápido quedó deshecho, y él cocha- cama también ha sufrido graves desperfectos. Un coche de primera v otro de segunda del correo de Asturias, se hallaban comple ts mente destrozados y en informe montón de hierros y astillas. El ténder estaba, montado sobre el fur- La caja de un coche- cama, cuyas ruedas no se encuentran cerca, aparece montada encima del chasis de un coche de primera. Hay a continuación un montón enorme de hierros, astillas, equipajes y colchonetas grises y azules, lo cual indica que se trata de dos coches, uno de primera y otro de segunda, o de uno mixto de ambas clases. Con la cabecera encima de este montón de restos destrozados, y bastante deteriorado todo él, está el coche correo, y debajo de él iha empotrado también su delantera otro coche de primera que le seguía. Los primeros trabajos de salvamento los organizó la comisión de la Cruz Roja de la localidad, teniendo que luchar sus individuos desde los primeros momentos con grandes dificultades y con la falta de los elementos necesarios para atender a todo. Pronto llegaron los dos trenes de socorro enviados desde Palencia, dedicándose las brigadas de obreros a apartar las astillas y a abrir hueco entre el material destrozado para poder prestar auxilio a los heridos, EXTRAC. CSÓN DE LOS CADÁVERES Falencia 11, 3 tarde. El numeroso personal facultativo de esta ciudad que iba en los trenes de socorro encaminó sus primeros trabajos al auxilio de las víctimas. También acudió a Paredes de Nava, desde las primeras horas de la mañana, el gobernador civil de la provincia, quien dirigió atinadas disposiciones. Igualmente fueron enviadas a Paredes numerosas fuerzas de la Guardia civil. Las autoridades locales se presentaron inmediatamente en el lugar de la catástrofe, incoando el juez las oportunas diligencias. Según los informes que en. los primeros momentos se pudieron recoger, parece, como ya se dice anteriormente, que el correo, al llegar a la. estación de Paredes, rebasó el punto de parada en el momento en que llegaba el rápido, y. entonces se produjo; el choque. Pudo comprobarse desde el primer instante dada la forma en que ocurrió la catástrofe, que el número de víctimas era muy considerable, pues muchos viajeros quedaron aplastados debajo de los coches, pereciendo instantáneamente. Entre las víctimas figuran los maquinistas y los. fogoneros, de ambos trenes. De una familia compuesta por el matrimonio y seis hijos salváronse únicamente o! esposo y eí niño menor. Los heridos más graves fueron trasla- dados al hospital. de Paredes de Nava. Pronto empezaron a ser extraídos los- cadáveres, que fueron conducidos en parihuelas al. ¿sp ósi. to. der íeni. entérip de Paredes; Falencia 11, 5 tarde. Entre los muertos a consecuencia de la catástrofe figuran. el maquinista del rápido de Galicia, D. José de ¡a Villa; el fogonero del correo de As- turias, D. José María Fernández; D. Luis Alvarez Estrada, te niente- de Caballería, que iba a León; D. Leonardo Recuenco presidente de Sala de la Audiencia de Oviedo; D. Vicente Abe lla, maquinista del co rreo de Asturias; D. José Fernández, doña Elvira Mcrley, D. Felipe Arman, D. José Abella, D. Ricardo y doña Leonisa Ojeda, de Valladolíd: doña Engracia Alonso y doña Engracia Martínez. De la familia Escobar, de Madrid, han. 1 perecido, seis individuos, e ntre ellos un iiiñq! de siete años y otro de diez. LOS HERIDOS Falencia 11, 6 tarde. En la asistencia de los heridos se distinguieron desde los primeros momentos los doctores D. Julián Aguado, de la Compañía del Norte, que viajaba en el correo de Asturias, que ha salido ileso; D. Jesús Cantero, médico auxiliar de la Compañía, residente en Pare des; D. Augusto Rincón, también médico de la Compañía del Norte, con residencia en ésta; D. Marcos Martín Escolar, don Eloy Mateo, médico de Matallana, accidentalmente en Paredes, y los médicos de la; Compañía del Norte en León, doctores Morro y Vallina, que vinieron en el primer; tren de León. También se han distinguido en la curación de los heridos en el lugar de la catas trofe el delegado de la, Cruz Roja en Paredes de Nava, doctor D. Séptimo Lorete, y el juez municipal, D. Ramiro Ortiz. Entre los heridos figuran José Sánchez González, de Valladolid, contusiones en lai región parietal; Anastasio Hernández Campos, de Madrid, heridas leves; Juan Este ban Dorado, de Madrid, herido en el ojo izquierdo; María Luisa Caizatábal, de doce años, de Canarias; Sixto Arman, cuyo pa- dre ha resultado muerto, fractura de l i pierna derecha; Andrés Alonso, interventor del correo, herido en el pie izquierdo J Teresa Tnéllez, de Luarca, leve; José María Alvarez, contusiones en el cuerpo, grave; Recaredo Moscarde, conductor del co che- cama, herido en la frente; Manuel Fernández, visitador del recorrido, leve; José María Riv. ero, esguince en el pie derecho; Ángel Hernández, contusiones; Juan Abad, fractura del pie izquierdo; José Fernán- 1 dez, conductor, herido leve; Ana Poch, fractura de las piernas; Benito Iglesias, leve; Felisa Herrero, herida en la cara, leve; Jesús Villalba, maquinista del rápido herido en la mano derecha, leve. j Algunos de estos heridos han sido hos- i pitalizados en Palencia y otros en León, i Todo el vecindario y los médicos de ambas poblaciones los atienden con solicitud. LA NOTICIA EN LEÓN León 11, 3 tarde. La noticia de la catástrofe de Paredes de Nava ha producido en esta capital penosa impresión. Uno de los maquinistas muertos es dé un pueblo cercano. Deja viuda y siete hijos. i Desde esta. estación se ha enviado uti tren de socorro a la de Paredes. DIVERSOS DETALLES Palencia 11, 7 jtar de. En uno délos co ches del correo viajaba un matrimonio quese había casado ayer y que realizaba, el viaje de novios. La esposa, doña Felisa He- rr. ero, resultó herida, y el marido, ileso. También viajaba en otro- coche la fayní 1 del- emple ado de Gobernación D. Fran- i c: sco López; todos los individuos que la componen han desaparecido. El senador D. Eladio. Lema, qu e iba erf uno de los trenes, ha resultado ileso. Entre Jas personas que yi. aja. ban en eí