Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AB 5 Í) U ÁMlL E k 1922. Mbl ON D E E A T A R B B P A G 15. Censura el criterio mantenido por el señor Cambó de que el parlamento no conociera, los Aranceles. Asegura que tanto como la agrícola, han sido dañadas las industrias de los hierros y carbones. Compara la protección que se presta a los trigos con la q aa se otorga a hierros y carbones, para demostrar que éstos no gozan de defensa alguna arancelaria ni quedan libres de la competencia que puede hacerles la industria extranjera. Se extiende en consideracio- s para ensalzar la importancia de la industria del hierro nacional, producido por el carbón nacional, y para censurar el abandono en que se la ha dejado en la obra- aran- celaria. Combate el proyecto, por conside rarlo anticonstitucional. Como han pasado las horas reglamentarias, queda en el uso dé la palabra, y se le yanta la sesión a las ocho y- media. consume el primer turno contra la totalidad. Habla detenidamente de las dificultades que se presentan a la industria nacional con los Aranceles, y afirma que ellas vienen arrastrándose desde la ley dé 1906. Censura la forma -en que está constituida la Junta de Aranceles y Valoraciones, y deduce que esas dos causas son bastantes para que la 1 obra. arancelaria sea completamente defectuosa. Examina con detenimiento las partidas, que figuran en el Arancel actual, para deducir que todo él ha perjudicado a ¡a riqueza nacional. Refiérese, especialmente a las partidas señaladas para los hierros y la maquinaria, cosas tan importantes para la industria nacional. Afirma, además, que el Arancel actual es completamente ilegal y censura la forma en que se han hecho las valoraciones. A pesar de ello, no considera- que debe llegarse tan lejos cómo él Gobierno quiere con el proyecto que se discute, pues se dan en él tales atribuciones a. los Gobiernos que equivale a vivir, sin Arancel. Estima necesario un término medio y una política arancelaria que sea racional y justa. El Sr. BAS, de la comisión, le contesta, y hace ver que todo el discurso d. el señor Cánovas del Castillo ha sido un alegato contra los Áranosles, pero no ha sido dirigido al proyecto de ley que se discute. Acogiéndose a los propios argumentos de queja del Sr. Cánovas, expone la necesidad de que el Gobierno pueda disponer de atribuciones para modificar aquello que deba modificarse. Es necesario, y en ello todos están conformes, que puedan negociarse Tratados de comercio. y eso sólo puede hacerse con este provecto que trae el Gobierno. El Sr- CÁNOVAS E ¡L CASTILLO rectifica con brevedad, y también lo hace el Sr. BAS. El Sr. MATESANZ interviene, y afirma, contra la opinión del Sr. Bas, que las valoraciones existen. El- Sr. CAMBO ¡plaro que existen! El Sí: MATESANZ había luego de! proyecto, y anuncia su propósito de presentar varias enmiendas. Por ello pi de se le den facilidades, pues el debate, a su entender, se lleva en forma irregular. El PRESIDENTE da unas breves explicaciones sobre la forma en que se está discutiendo. El Sr. -BAS aclara lo que dijo anteriormente, y fue afirmar que no existían valoraciones oficiales. El Sr. GASSET (D. Fernando) consume el segundo turno en contra. También examina el Arancel, en el que se intenta dar vida a alguna industria exótica, mien proyectos. El PRESIDENTE ie llama Ta atención tras constituye un peligro evidente para la sobre ese anuncio, que podrá resultar en el producción, especialmente la agrícola. Estitranscurso de un debate, pero que nc es cosa ma que la- autorización que se da ai Goque pueda anunciarse. Justifica luego el no bierno en. el- proyecto que se discute dehaberle permitido hablar antes, -porque ei bía venir en térrtiirios más amplios, para tiempo reglamentario para ruegos y pre- poder atender, los intereses que tan amenapor el Arancel. Habla de los guntas iba a terminar y por entender, ade- zados están y exportadores levantinos, que productores más, que no podia volverse sobre ún asun- representa una gran liqueza- que sólo pueto que está debatiéndose en una interpe- de existir con la exportación, pues no hay laciónmercados en España dende poder colocar El Sr. AZZATI ss aviene a no hacer la producción. Aduce otras muchas razoobstrucción hasta intervenir en la interpela- nes, para mantener Ja necesidad de que. el ción- y conocer ias satisfacciones que se Gobierno tenga. el máximum de atribucio: le dan. nes necesarias riará corregir los errores que Se aprueba el dictamen. se han cometido en la confección del Arancel. LOS ARANCELES E 1 Sr, BAS le contesta con brevedad Se pone a debate el dictamen de la comostrándose- de acuerdo en que ís autori- misión permanente de Hacienda sobre p royecto de ley complementando por medio zación séa lo más amplia posible. En ese de autorizaciones legislativas, las disposi- sentido, la comisión aceptará cuanto se pro. ciones que en virtud de la ley cíe 20 de ponga. Marzo de 1906 so contienen en ei Arancel El Sr. BALPARDA consume otro tur: prcmuifíádo por Real decreto dé 12 dé Fe- no en contra de lá totalidad. -Afirma que. el Arancel actual no es sólo lesivo, corno viebrero de. 1322. El Sr. CÁNOVAS D- EL CASTILLO -lie pareciendo, para los intereses agrícolas, El PRESIDENTE hace. ver que acerca de e: to hay una interpelación, qué se está desarrollando. Él ministro de la GOBERNACIÓN, bre veniente, repite lo que viene manifestado en esta cuestión. Rectifican ambos, oradores, produciéndose algunos t incidentes, porque el. d putado republicana anuncia que perturbará! a vida del Ayuntamiento de Valencia, de persistir ei alcalde de Real orden. ORDEN BELJDÍA Se aprueba el dictamen de la comisión permanente de Hacienda, concediendo una pensión a doña Francisca. Martínez de! a Rosa. Se ponen a debate los dictámenes, de la comisión, de exámenes, de cuentas, -proponiendo Ja aprobación de las generales del Es; iado, desde el año 1916 hasta el primer trimestre- de 1919. El Sr. ALVAREZ VALDES consume un twr. no en, contra, para hacer algunas consideraciones sobre la forma en que se realiza Cck- examen, y solicitar determina- dos datos. El. Sr. LÓYGO- RRI, por la comis ón, le contesta expresando las dificultades conque i ha tropezado para dictaminar en el exaáien de cuentas de tan numerosos ejercicios. El Sr. PÉREZ URRUTI resalta la importancia que tiene este examen, y s e lamena de que el Parlamento no se dé cuenta exacta. de ello. Durante los ejercicios que re han examinado se han votado créditos imporíariíísimos, v. las cuentas de esos créditos ó han sido examinadas por el pa- r ¡a- mentó. -Hace otras atinadas consideraciones, para excitar al- Parlamento a que no abandone este debate, pues tan importante como votar los gastos de la nación es fiscalizar e! empleo que se hace del presupuesto. (Durante este debate llama la atención una animadísima conferencia; que celebran en los escaños los señores marqués- dé Alhucemas, Alba y D. Melquíades- A! varez. -El- marqués de ARRILUCE DE IBA! RRA contesta por la- comisión, reconociendo también la importancia de la cuestión, pero haciendo resaltar lo que representaba un estudio detenido de- unas cuentas que comienzan en ei año 1906. Estima que pre cis- a, para 10 sucesivo, cambiar de conducta, a fin de realizar la labor como es debido. E l Sr. AZZATI consume otro turno, y anuncia que él y otros diputados por Valencia que han sido desatendidos por el Gobierno, y. además, tratados con descortesía esta tarde al hacer una petición justísima, harán una resuelta obstrucción a todos los t Ecos Parlamentarios LOS VITICULTORES Hubo escasa animación a primera hora de la tarde en el Congreso y fueron muy pocos los comentarios, ya que se sabía que la explicación de la crisis no había de provocar discusión alguna. Lo más interesante de esta primera hora fue la reunión que celebraron numerosos viticultcres con los ministros de Hacienda y Estado, y a la que asistieron los parlamentarios que representan distritos vinícolas. Los comisionados pidieron al Gobierno un pronto acuerdo con los países extranjeros para la aceptación de nuestros caldos, y, sobre todo, la reforma del Arancel, para negociar por debajo de la segunda columna. E! ministro de Estado manifestó que en estos momentos se celebran reuniones entre los delegados franceses y españoles para llegar a una solución de concordia, y que estos Tratados se hacían sobre la base de la autorización presentada a las Cortes para la- reforma. del Arancel; es decir, que se consideraba como aprobada ya dicha reforma, porque de, no considerarse de este modo, se hubieran tenido que suspender las negociaciones. El señor ministro de Hacienda manifestó- que el período de- reforma del Arancel, que, como se sabe, dura tres meses, afecta a. aquellas reclamaciones de índole interior; pero de ningún modo a aquellas otras que se refieren a la negociación con el. extranjero, y por eso se había presentado el proyecto de ley de autorización arancelaria, para tratar por bajo de la segunda columna, y que estaba ya sometido a. la deliberación del Parlamento. Agregó el Sr. -Bergamín algo muy interesante, y es que de este proyecto, de ley hacía el Gobierno cuestión de Gabinete, y que si las dificultades que surgieran en el- Parlamento impidieran su aprobación, allá cada; uno con su responsabilidad. Los comisionados agradecieron esta dis posición del Gobierno y dijeron que no. estaban conformes con el dictamen de la comisión, que criticaron daísmente. Tomaron el acuerdo de pedir a los parlamentarios que presenten una proposición, ei? Ja que soliciten que lo que se. discuta en las Cortes sea el proyecto redactado por el ministro de Hacienda. Los señores marqués de Alhucemas, Alba y Alvarez (D. Melquíades) conferenciaron ayer extensamente 1 primero en el salón ái sesiones y luego en uno de ios pasillos d, ¿la Cáu ara. -Según parece, 1 Sr. Alba les informó de