Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿9 IÍ 922. J ToSo es lo mismo. JDl honesto júbilo está en la dignidad. Nadaimporta a fecha. Lo que importa es el hombre. Ortega Mutulla- f zst t. O DE SOCIEDAD EéOS D I VERSOS E DEBUT DEL TENOR. (La sala del teatro Real durante el último entreacto de Aida Uno. ¿Se puede saber qué te ocurre r Te veo volcado materialmente detrás de tus gemelos. Otro. -Me ocurre! j que me ocurre cada día que ella viene con. su madre: que apenas. m. e mira. ¿A ti qué te parece? El priptero. -La- verdad, no sé qué decirte. Ahora qus yo, en tu caso; empezaría a ponerme un poco mosca El señor, extranjero. ¿Mosca... ¿Ponerse mosca... Tendré que buscar esta nueva significación en un diccionarioUn joven aficionado. ¿Qué le ha parecido a usted? Yo estoy entusiasmado, porque Lázaro es un hombre de mi tiempo. Gracias a Dios, van ustedes a tener que de. jarrias en paz con su. Gayarre, Él aficionado viejo. ¡Hombre i ¡Hombre! No digo yo que el muchacho no sepa desenvolverse ¡Ni muchísimo menos! Pero de; ahí a compararlo con Gayarre... Gayarre era... Gayarre. El joven. -Naturalmente. Si no me dice fcsteid otra casa... Ün visitante. -r- is o pueden ustedes enterarse porque el palco de diario cae precisamente encuna d esta platea. Pero han venido los Reyes, la infanta doña Isabel y el infante D. Fernando. La Reina, por cierto; está: e splénaids, como siempre. Hoy ka llegado vesf da de b aneo, y trae al cuello unas perlas, magníficas- El muchacho. ¿Qué tal se te dio! a no che: del treinta y uno? Su a iigo- -Chico, ¿para qué contarte? Un plan fantástico! Tú ya sabes que yo aborrezco las uvas de Diciembre; tienen el pellejo demasiado duro. Pero como no quería denunciar a mi felicidad, hube de valerrne de un substitutivo. Por cada campanada de las doce me bebí una copa de diferente licor. El... primero- Qué bárbaro! ¡Menuda méíángel El segundo. ¿Melangef No. Más bien mésailiance. Porque cuando me di cuenta del año nuevo eran ya las siete de la mañana del día i. El señor extranjero (que encuentra un amigo) -Faraón, monsieur Sunches. Yo quisiera preguntar a usted algo. Sunches. -Siempre a sus órdenes... El extranjero. ¿Qué quiere decir estar uif poco mosca SáncKe 3- Ah, vamos, si! Se trata de un riicdismb; recogido del argot del pueblo. -En lengua francesa pudiera aplicarse a la situación de una persona que no se encuentra a l aisel El descontento. ¿Vienes afuera? Te convido a un whisky. El maravillado. -No; muchas gracias. El, teatro está como nunca, no hay vacía ni una localidad. y yo no, me pierdo este co. Hcurso de caras bonitas. El; ¿descontento. Bato, las de siempre Deberías ya sabértelas de memoria. El maravillado. ¡Hombre, no seas majadero! Serán las ae siempre; pero ya no me canso- nunca de mirarías. Fílate en Cármencita Villar y Villate y en mistress Harris, la hija del ministro de Cuba, y en Loíita Melgar, que acaba- de llegar, de r Av 51 á, y en ese palco donde están las señoritas- de Oq- uenáb. y en. tantas más, grandísiñlcí idiota estéticamente hablando, x SIN LUZ ELÉCTRICA EL CABALLERO. -USTED PERDONE, PERO HE CITADO A UN AMIGO DEL TERCIO EN l ESTE CAFE... Y LE ESTOY BUSCANDO, ¿es que has visto tú muchas veces un espectáculo semejante? El último poeta (que escribé al margen de un programa y lanza sus miradas, de vez en vez, hacia la señorita de Argüeso. i Belén! Rosa matinal; luz que da pauta a las Artes; sol de los palcos del Real en e 1. cielo de mis martes... (Funcionan los timbres. El director ocupa su sitial; da unos golpes con la batuta y la representación comienza. Intervalo Radamés (en un aparte) -Ahora verán ustedes. ¡Ahí va esa nota! Las voces del qattmero. ¡Bravo! ¡Muy bien! ¡Es mucho hombre este hombre! (El silencio se hace nuevamente. Desde sil butaca él señor extranjero siente ganas de estornudar; quisiera contenerse, pero fe es imposible. El señor extranjero. ¡Aaa... chís! Las voces implacables. ¡Silencio! ¡A la calle con ese! (La deba- ele Monsieur con su pañuelo, ahoga un nuevo estornudo ¡y después otro... y otro más tarde. Está congestionado y parece que va a estallar, como una caldera que no pudiese dar escape a su vapor contenido. El vecino de butaca. ¿Qué le ocurre a usted, señor? ¿Se pone usted enfermo? ¿Quiere usted que le acompañe afuera? El extranjero (al rojo cereza) -No; -no; muchas gracias. Debo haberme enfriado; pero no estoy enfermo... Ün poco mosca nada m s. -GH de Escalante. nombrado embajador extraordinario para dar a S. M. el Rey las gracias. más cumplidas por la misión que envió a España a dichu República con motivo de las fiestas de! Centenario- El Sr. Alessio Robles será recibido hoy en Pa acio. con arreglo al ceremonial de costumbre. Por la señora viuda de Barrena y para, su hijo el abogado D. Luis Barrena y Alonso de Ojeda, ha sido pedida la mano de la bella señorita Carmen Doval del Campo, hija del afamado criminalista don. Gerardo Doval. Ha sido pedida 1 a maño de la bellísima señorita María de la Visitación Alfaro y López Lerdo para el culto catedrático de Dereciho político en la Universidad de Valencia D. Mariano Gómez. La boda se celebrará en el próximo; Marzo. La señora de Molsaio, madre de los señores de Cejuela (D. Manuel) se- encuentra delicada de salud. También se encuentra enfermo, el marqués de Loriana, hijo de los marqueses de Urquijo, y sargento. de Húsares de la: Princesa. El joven aristócrata, que prestaba en África sus servicios, se ha trasladado a Málaga a causa de un pertinaz paludismo. Han regresado de su finca de Guadámur, ios marqueses de Linares. También ha regresado a Madrid el marqués de Jura Real, después de pasar unos días en África con sus hijos. Han llegado Je París los condes de la Cimera y del Caza! La señora de López de Carrizosa, pri, nv cesa María Teresa de Ratibcr, ha dadp a luz. con toda felicidad un hermoso niño, el segundo de sus hijos. Madre e hijo se encuentran muy bien. Con tan fausto motivo están recibiendo muchas felicitaciones- os señores de López de Carrizosa y sus padres los condes. ie M o r a -de C a l a t r a v a Su Majestad el Rey ha concedido la gran cruz de Isabel la Católica al director general de Bellas Artes, D. Javier García de Leaniz. Se trata de una recompensa merecida, por los valiosos servicios que el Sr. García de Leaniz h prestado en los diversos cargos que ha desempeñado, y principalmente por. la acertada y entusiasta labor que está rea izando en la Dirección general de Bellas. Artes en favor de los monumentos artísticos españoles. El Sr. I) Migüél Atessio Robles, actuat. ministro. de -Méjico en España, ha sido-