Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C EN lo detalla todo, las: salas de consulta, esterilización, la de operác ones; cuyo, instra, mental responde a todas las exigencias de 1 a moderna cirugía. Subimos al piso superior, donde se encuentran las habitaciones destinadas a las hermanas de la. Caridad que han de prestar su dulce asistencia a los enfermos, y, finalmente, en los sótanos, cuidadosamente saneados, pudimos admirar la herniosa cocina, comedor de- las 1 hermanas y los lavaderos, provistos de lejiadores y calderas de desinfección. No creemos necesario decir que el hospital cuenta con una completa instalación eléctrica, en todos los aspectos y aplicaciones de este valioso fluido; un depósito de. aguas en Collado, que envía al ed; -fició- 5.000 litros cada veinticuatro horas, y, en suma, cuanto- puede pedirse, que nada, escapó a! espíritu- previsor del Sr. Pando- Arguelles Kreibich. Ei costó total del edificio, mobiliario y obras complementarias- ha ascendido a 200.000 pesetas, habiéndose ejecutado estas últimas obras bajo J a dirección del reputado arquitecto de Logroño D. Agustín Cadarso. Tiene establecidas sus oficinas e bené. ficó centro en Vitoria, y los valores que constituyen el capital de la. fundación están depositados en el Banco de Urquijo, de Madrid. La dirección facultativa está a cargo del. doctor Sr. García Rojo, eminente cirujano, y la espiritual ha s- do encomendada ai virtuoso sacerdote D. Benito Careaga. Como nota altamente simpática debemos consignar el generoso rasgo de doña Teresa Kreibich, nuda de Pando, quien ha dptado al hospital de los recursos necesario? para costear a perpetuidad todos los gastos te un enfermo. En la lista de invitados a la inauguración figuran entre otras personalidades, el excelentísimo señor presidente del Consejo de ministros, D. Eduardo, Dato Ira- d: eí; el Mustrísimo señor obispo de la dio- cesis; gl Ayuntamiento en pleno, elemento: oficial, el gobemado r civil, el presidente de la Aud encia, e l presiente de la Diputación, D. Francisco Pando- Arguelles, D. -José Sánchez Guerra, el marqués de Urquijo. el duque de Zaragoza, D. Eladio Urdangarin, D. Luis Dorado, etc. etc. y perdonen los innumerables- señores cuyos nonv bres iios. vemos obligados. a omitir para; no hacer- la relación interminable. EL HOSPITAL DE SAN RAIMUNDO En la provincia de Álava, y en la histórica villa de Laguardia, una dama caritativa ha hecho- un- nido a la blanca paloma de la caridad. Doña Leonor Rambaud, viuda de D. Raimundo Udaeta y. Villachicá, fue siempre la tierna bienhechora de los hu, naildéj labradores del Valle de Ayala. Jamás dejó sin remedio, las cuitas y dolores que del vasto contorno, protegido por su excelente corazón, llegaban hasta ella. Fundó escuelas para niños, como lá de Añes, de- cuya Patronato está encargado D. Francisco Pando- Arguelles y Kreibich, una de jas figuras más satiéntes- del Cuerpo de ingenieros agrónomos, y en la 1 que reciben educación gratuita cientos; de. muchachos de este pueblo y otros colindantes. Socorrió también la virtuosa dama con mano, pródiga- a los modestos agricultores qué solicitaron dinero, animales o aperos -de labranza fue y es, en suma, el ángel bueno, el paño de lágrimas de ese pintoresco rin. concito del Norte de España: Una nuev manifestación de su bondad inagotable, la construcción del hospital que en memoria del difunto esposo- lleva el nombre de San Raimnndo, es el tema que, preferentemente, ha dado origen a estas lineas. Antes de iniciarlo debemos dedicar un elogioso recuerdo al colaborador entusiasma de la noble señora, al que en vida se llamó D. Casimiro Pando- Arguelles y Castañón, diputado que fue por Laguardia, caballero de R. O, de Carlos I I I vicepresidente de la Comisión provincial de Álava, oficial del Cuerpo d, e Intendencia y mil veces que rido v respetado por cuantos le conocimos El Sr. Pando- ArguelleÍ y Castañón, en su calidad de patrono apoderado de la acaudalada señora, comenzó las obras del magnífico hospital de San Raimundo, a cuya inauguración hemos sido invitados amablemente portel joven ingeniero industrial don Casimiro Pando- Arguelles y Kreibich, digno continuador de la humanitaria labor de su padre y heredero de sus dotes excelentes. v arquitectos Sres, Apraiz y Laque, de linea artística y sencilla, con amplios ventanales y rodeado de una considerable ex- tensión de terreno, que muy pronto será frondoso parqué se ofrece a nuestra v. sta desde la colina que sirve de basamento a la villa de Laguardia. Es el. benéfico establecimiento que dirige D. Casimiro Pandor Arguelles y Kreibich. En su amable compañía nos disponemos a admirar las amplias naves bañadas por el sol, los. dormitorios de paredes, niveas y de limpio y bruñido suelo con las camas alineadas en colocación simétrica, el oratorio perfumado y silente, la sala de operaciones, los comedo- Doña LEONOR RAMBATTD Y MOT XO, viuda de D. Raimundo Udaeta y Villachicá, funtlafiom del hospital de SAN RAIMTINWO Don Casimiro Pando- Arguelles y Kreibich cesó, en su. importante, cargo de. subjefe del, taller- depósito de máquinas. de la Compañía deí. SNoftej dónde le recordarán siempre por su competencia y bondades, -para Continuar la altruista. mistión de. su. padre; y bajo la dirección de este joven inteligentísimo se terminaron las obras, y comienza a cumplir sus fines humanitarios el hospital dé San Raimundo. Mucho pueden; esperar los infortunados del excelente, corazón y criterio, precíaro de este hombre- que- abandona hono rés. y dinero para cenangrarse, desinteresado y magnánimo, a colaborar en la gran obra de hacer el bieti por -el bien. Un edificio magnífico, proyecto de los Argüeilcs Kreibich que amablemente nos tres, con sus me. sas de marmol, la cocina adornada de espeteras relucientes y los mil detáiles. que. áesdé el. esrterior de estas manDedicamos como fifial) desde estás cosiones se adivina. Llegamos. Un vestíbulo espacioso, muy lumnas, uri recuerdo cariñoso, que, unido a espacioso y de gusto superior, nos promete los. muchos que supo. crear, sirva de. home. grandes cosas. En- efecto; a- Uno y otro lado naje a la memoria de. D; Casimiro Pandodé. la amplia entrada y en la -nave principal Arguelles, y Castañón, y el testimonio: de se extienden hermosas galerías y dos salas nuestra admiración respetuosa a la noble gara enfermos, a Ja derecha, la destinada dama doñi Leonor Rambaud y a D. Caa. los hombres, y a la izquierda, la de mu- siimro Pando- Argüélles Kreibich, que tanjeres. Visitamos después, en la. misma nave; to lucharon por que la blanca paloma de, los comedores, los cuartos de baño, con la, Caridad hiciese uno 3 e sus. nidos. en la perfecta instalación hidroterápica; -todo histórica villa, de L a g u a r d i a supera en confort y Organización a cuanto- ENRIQUE RÁSCHE. -pvtdiKiós imagitiar. En el fondo también del vestíbulo, la capilla, que adivinamos. Laguardia, 19 de Agosto de- 1920. A continuación nos hizo ver fel Sr. Patjdo-