Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
San Sebastián 19, 8 mañana. Luca de Tena: Ha muerto mi- padre. Con todo el afecto que él le tenía, le abraza Moya Gastón Eri Jas p r i m e r a s horas de esta m a d r u g a d a h a fallecido en S a h Sebastián, el g r a n periodista, m a e s t r o de periodistas, D Miguel M o y a y O j a n g u r e n P a r a t o d a E s p a ñ a constituirá u n vivo sent i m i e n t o la pérdida del cumplido caballero y noble e s c r i t o r que consagró su vida a la defensa de ideales patrióticos, a la divulgación de la cultura, a la dignificación d e la PVensa periódica, objeto cíe sus entrañables amores. P e r o dentro del sentimiento general h a y óin dolor más agudo, 1 más -íntimo para los periodistas españoles, que honradamente y con espíritu d e- r e c t i t u d venirnos poniendo a l s e r v i c i o de la P r e n s a nuestros entusiasmos, considerando el ejercicio de esta p r o fesión como- un. magisterio y como un. sacerdocio. Así lo conceptuó siempre D Miguel iMpya, yrstí existencia es un espejo y una e n s e ñ a n z a e j e m p l a r para los que de buena í e se afaná n por el progreso y p o r ei engrandecimiento de la P a t r i a Contados serán los periodistas españoles íjue. habiendo acudido -al S r Moya, n o conserven hacia él gratitud sincera, por haí ¿er: i obtenido estímulo, consejo amistoso, amparo henchido desafecto. -Su afán p o r k dignificación d e la clase, feii paternal cariño hacia ios compañeros infortunados, moviere- a fundar la A s o cición dé la P r e n s a ¿z Madrid, siendo en ella: presidente d u r a n t e veintitantos años y poniendo en el desempeño de esa t a r e a no g r a t a ni cómoda entusiasmos juveniles, a l i e n t o i n s u p e r a b l e cordialidad efusiva. A él se debe asimismo ia fundación de 3 a Cooperativa de la P r e n s a fuente de inigresos para el cumplimiento de los fines benéficos de la Asociación. Y por allegar recursos, para que en los h o g a r e s de los periodistas humildes n o faltasen, en las h o r a s angustiosas de enifermedad y de desvalimiento, pan y asís- t e n c í a médico- farmacéutica, D Miguel M o y a inventaba y organizaba fiestas y espectáculos, recabando elementos, pidiendo I a todos p a r a bien de su familia de cuan- 1 tos constituían la Asociación de la P r e n s a Últimamente, d o lo r o s a s divergencias, caldeadas p o r la pasión, colocaron aí señor Moya en situación- de incompatibilidad con algunos asociados, compañeros y amigos hasta entonces. Y el Sr. Moya dimitió, apartándose materialmente de la. Asociación de la Prensa, pero continuando en ella en espíritu y con todo afecto. -N o hubo fuerzas que le hicieran retirar su renuncia, y la Asociación, se honró entonces nombrándole, por aclamación, p r e sidente honorario, y acordando que el noai- bre de su fundador ilustre figurase a perpe- íuidad en el salón, de actos en cuadro d e honor o en l á p i d a artística. Quebrantado por las luchas, amargado por ingratitudes- -pasando p o r- la angustia de ver a s u primogénito obligado, a j u g a r se la- vida contra eifeniigos S, aHtidos- de... laobra paterna- el S r Moya enfermó, sin que la ciencia, encontrase lesión alguna en aquel organismo, al p a r e c e r- r e b o s a n t e de- r vigor y d e energías. La- dolencia estaba. más honda, estaba e n el corazón, en el- corazón eternamente niño delf hombre bueno, -generoso y abnegado, que- sabía perdonar, que quería olvidar, pero que. no conseguía sobreponerse al- abatimiento del desengaño sufrido. D o n Miguel Moya era bondad y a m o r su affi plitucl y tolerancia de espíritu hallaban atenuación 1 y disculpa para muchas miserias. A Sembraba los favores- con la seguridad de que 110 recogería por ellos reconocimien, t o ni recompensa. L e bastaba con la p r o pia satisfacción de h a b e r servido a un. desdichado. A la grandeza de corazón unía grandezas de talento luminoso y do ampli y. sólida 1 cultura; En esta triste hora, -que nosotros veía ffios llegar con honda pesadumbre, España: sabrá rendir tributo de leal afecto y de merecida justicia al- varón- insigne que supo enaltecerla y velar por- sus prestigios. DATOS BIOGRÁFICOS Don Miguel Moya y- Ojanguren nació en Madrid el 30 de Mayo de 1856. Cursó, -con brillantez, la carrera de Derecho, y entró ¡en el p. ei- o. dism -ocupando a la edad dé veintiún anos el cargo de director, de Eí Camercw Español, y redactando luego en La Democracia y en La América. Redactor- fundador de El Liberal, ejerció la dirección de este diario desde, 18.90 has- ta 190 Ó, en que pasó a ocupar la presidencia de la Sociedad Editorial de España, constituida entonces por El Imparcial Heraldo de Madrid y El Liberal, de Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla y Murcia. Durante el periodo- de su ejercicio directoriál El Liberal se transformó con orientaciones modernas, con reformas y ampliaciones en su aspecto informativo y en (u presentación material, que 3 c conquistaron puesto preferente entre la Prensa europea. La mayor parte de su obra- -por ley. fatal de la labor de periodista- -qu da desparramada y anónima en el surco efímero de la. hoja diaria lanzada por las rotativas a, to dos los vientos- de la publicidad. Quedan, sin embargo -dos libros que son dos testimonios de talento, y de- elevado espíritu crítico. Esos libros se titulan Confüctos, entré; los poderes del Estado y Oradores políti coi: En este último figuran- -como documentos va! ios! P v Os par. a la historia ontempo- rasca- -acabadas semblanzas dePí y Margal! Aíartos, Cánovas. Sagasta, Moreí, Salmerón, -Casíelar. Eom- erc Robledo, Silyeia, Ga mazc- y otras relevantes personalidades que influyeron en a vida de nuestra nación No se ¡imitó el Sr. Moya 1 a intervenir etí la política desde 1 as columrias. de la PrensaDesde- 1886 tuvo 1 asiento en el Congreso y. en el Senado, y su palabra vibrante, razo- nadora, persuasiva, defendió la autonomía moderada- de Puerto Rico discutió la o itka co! on; al de los Gobiernos, y siempre, en todas ocasiones, alzó. la voz para defender y para asociarse a la defensa ele cuan- to era o significáis- a; justicia, progreso, amparo para ¡os litiriiildes, prosperidad parí España... Ni buscó provechos, ni aceptó meresdes, ni obtuvo recompensas en su brillante ac- t tuación política. v Don Miguel Moya no ha ejercido ningún cargó público ni se ha adornado con- ninguna condecoración oficial. Su vida honrada, fecunda en. bienes para los demás, fue para él dé austeridad, de modestia, de trabajo constante. Los que nos conocen saben bien la sinceridad de nuestro, dolor. A B C se asocia cordialmente a la profunda aflicción de la familia del Sr. Moya, a la de El Liberal- -dirigido por el hijo primogénito del finado- -y a. la de cuantos, amando a España. se duelen de la desaparición cíe este español, nreclsro. s a s