Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
k B C. VIERNES 27 D E F E B R E R O D E 1920. EDICIÓN DE LA TARDE. PAG. 12 continuar su viaje hasta el paso del mixto, lo cual les originaba tm gran trastorno. Eí presidente de la estudiantina, D. José María La Casa, rogó al comisario de Policía que acompañábala Su Majestad que hiciese llegar a éste los deseos de los tu, ncs de continuar a Madrid. Satisfechos los deseos de éstos, el Monarca les manifestó que atendería sus ruegos; pero como ese servicio era privativo de la Compañía ferroviaria, envió un donativo ai presidente de la Tuna, que pudo continuar su viaje mediante la agregación de un nuevo coche. El rasgo generoso, del Monarca fue muy elogiado por todos, y los escolares se apresuraron a transmitirle su profundo reconocimiento. Una- heridj. de gran hemorragia, en sitio tan peligroso como el muslo; que siempre hace pensar en la arteria femoral, y s. n un médico, dio lugar a que los amigos, aunque no perdieron la serenidad, se alarmaran y pasaran por ese estado angustioso del profano que no sabe qué remed o poner al mal. Afortunadamente, como en casa de los hermanos- Tabernero se dispone siempre de caballos, coches y numerosos criados, mientras unos quedaban al cuidado del herido, Antonio y Argimiro salieron en busca dei médico. A las cuatro horas se consiguió llevar al doctor JD. Arcadio Martín, quien hizo la primera cura. La herida es de 10 centímetros de extensión por cuatro de profundidad, y está situada en la parte interior del muslo derecho. El pronóstico es reservado, pues, aunque la herida no parece grave, fue mucha la sangre perdida. Sus amigos dicen que el susto fue horrible, pues no solamente no lograban atajar la hemorragia con tapones de algodón, 1 sino que Belmonte estuvo cerca de dos horas sin hablar y casi desvanecido. Pasado este tiempo. Belmonte se tranquilizó, y dijo que desde el momento de la cogida hasta entonces no se había dado cuenta de nada. Tiene algo de fiebre. Convenientemente preparado salió para Madrid, acompañado de sus amigos. DE AUTOMÓVIL UN ARISTÓCRATA HERIDO El marqués de C. N. que, acompañado de un amigo y una joven llamada C. F. iba en la madrugada de ayer dirigiendo un automóvil por la carretera de La Coruña. volvió un momento la cabeza para hablar con sus acompañantes, y el coche fue a chocar contra un árbol. Los tres ocupantes del auto resultaron heridos y fueron recogidos unos momentos después en otro automóvil, que los condujo a sus respectivos domicilios. El marqués s. ufrió fractura de una clavícula, y su amigo y la joven, lesiones de menos importancia. El marqués de C. N. fue protagonista de un, ruidoso suceso desarrollado hace algunos meses en un café de esta corte, en el que intervino la Policía, deteniendo a un usurero en ocasión de intentar hacer víctima de una explotación al joven aristócrata. Nada más grato que afeitarse con eS Ablanda la barba más dura y deja en la cara ana agradable sensación de suavidad y bienestar 0 estucfle de cartón! 25 Ett stuche metálico 5,73 PERFUMERÍA GAL MADRID LA A C C I O EN MARRUECOS Catarros, asma, iniciador Caldeiro. X ptas. Es la única áeíensa del organismo. A petición de varios señores opositores el 1. de Marzo se inaugurará el 5. turno de preparación en el Instituto K us. PreciaSos, 23. EL GENERAL SILVESTRE INFO ACI O ACADEMIAS MILITARES Por Real orden de Guerra se ha dispuesto que a partir de i. de Marzo próAPARATOSA COGIDA ximo, los alumnos internos de la Academia de Infantería satisfarán las cuotas de D E BE LM O N T E asistencia diaria que en la actualidad, incrementadas en 0,50 pesetas, a excepción EN SALAMANCA de los hijos de teniente general y capitán Salamanca 26, 12 noche. En la dehesa general, que seguirán abonando las de de Padierno, de Argimiro Pérez Taberne 4,50 pesetas que determina la Real orden ro, ha sufrido Belmonte una cogida qaiie circular de 11 de Agosto de 1914. pudo tener graves consecuencias. La cuota de alquiler y reparación de Belmonte, en unión de otros toreros, esmobiliario se elevará desde dicha fecha a taba en el período que llaman de entrenacinco pesetas mensuales. mi ento. OFICIALES PE COMPLEMENTO Para esto toreaba todos los días unas EiTvista de los deseos manifestados por cuantas vacas. Al simular hoy la suerte algunos oficiales de complemento de pres- de matar fue cogido aparatosamente. Beltar servicio gratuito en filas, se ha dispues- monte quedó en tierra echando mucha santo que, teniendo señalados los expresados gre por el muslo derecho. El momento fue oficiales sus plazos de incorporación a filas de pánico, pues- no se le podía atajar la para ascensos y prácticas, no es posible, hemorragia y no había médico. El pánico estaba justificado. Padierno es por regla general, autorizarles para servir en. ellas otros distintos; pero si en de- una hermosa finca perdida en los encinares terminadas y en extraordinarias circuns- del campo de Salamanca. Hay que ir a catancias algún oficial de complemento de- ballo hasta Villar de los Alamos, donde se seare servir gratuitamente en el Cuerpo encuentra la carretera o el ferrocarril que e a que pertenece y lo solicita, se le podrá conduce a Salamanca. Asi. pues; no ra autorizar al efecto, siempre que las nece- empresa fácil ni breve el encontrar un mésidades y conveniencia del servicio así lo dico con la urgencia que el caso requería. acotejen y que a la instancia acompañe Todos lamentaban la ausencia del docinforme favorable de la Junta de jefes y tor Serrano, amigo inseparable de Beloficiaies del Cuerpo, del gobernador mili- monte, que no asistió al tentadero porque tar de la plaza y del capitán general de la sus ocupaciones de Madrid se lo impiregión. dieron. EN L A S POSICIONES Melilla 26, ó tarde. El nuevo comandante general ha comenzado su visita a la zona de las posiciones ocupadas. Su primera excursión ha sido a las de la zona oriental, por cierto con muy mal tiempo. Le acompañaban el general Monteverde, el coronel jefe de Estado Mayor. señ r Sánchez Monje; el coronel Montes, jefe de las tropas indígenas; el teniente coronel Dávila, sus ayudantes y otros oficiales. Recorrió primero la posición de Monte Arrui, observando desde aquel montículo la dilatada llanura de Garet; vio las diversas dependencias, entré ellas el Sanatorio, y pasó revista a la fuerza que guarnece el campamento. Los colonos. de la zona le saludaron, como también los representantes de la Compañía Española de Colonización. El general Monteverde explicó las operaciones que se verificaron para tomar dicha posición. Los jefes de las cabilas obsequiaron al general Silvestre con exquisitos platos de repostería moruna v reiteraron sus proiestas de adhesión a España y al Rey. Después estuvo el comandante general en el Zaic revistando los puestos de policía indígena; en el -vado Saf- Saí, del Muiuva, y más tarde en la Granja de la Colon zadora, donde fue obsequiado con un almue- zo. El general Silvestre repetirá estas vis 1 tas, lo que unido a sus conferencias con el alto comisanc. general Berenguer, se interpreta como s; gno de que se estudian próximas operaciones. Claro es que antes de decidirlas mediarán conferencias con el Gobierno, rava o cual el alto comisariato el general Siiv ftre irá a Madrid. Parece aue lo principal que ha de tratarse es la garantí? de que el Ejírcto cuente con todo el traterial necesario para que el avance sea eficaz.