Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
carácter de época y tan d: licado sentimiento, ha escrito expresamente para e festival artístico del Real el ilustre lite rato Víctor Espinos, aparecen todos esos típicos personajes, fingiéndose que la pro cesión, después de haber hecho su recor ido desde la Almudena, donde se organizaba, vuelve a este templo de la plaza de Santa María, toda entoldada y enga anaih, en la que están preparados los carros y e carrillo para la representación del auto Las bodas de España ante la tribuna regian donde ha acudido para presenciarla, co todos los honores que marcaban las etiquetas de Palacio, la gentil infantina, hija de) Rey, doña Isabel Clara Eugenia, prime i Rema que fue de los Países Bajos, vistien do el lujoso y seveio traje de corte, sesnin los retratos de Sánchez Coello, acompañada de su camarera mayor y de Sil damas igualmente engalanadas Comienza la procesión con los clarines y los porteros de maza de la Villa, y las regocijadas campanetas y el grotesco moqigón, que por sí solo, repart endo vejigazos a los chiquillos, hacía holgado sitio para que luc eran su habilidad en el baile del paloeo, y los de Cuenca y chanza, y c 1 Cascabel, a más de la Danza heroica y de las Espadas, de más rancio abolengo, los mozos de Brúñete, que se d stmguían oor su ingenio y nuevas trazas y eran solicitados siempre para estas fiestas por la Comisaria del Concejo La desproporcionada y ruin traza de la Gigantilla, atemorizando por su traza a la chiquillería y a las mozas, contrasta con la imponente talla de los gigantones, regocijando al concurso que acoge con tierno cariño el paso de los niños de la Doctrina, con sus lindas túnicas blancas, bellamente coronados de flores, precediendo a las Comunidades religiosas, la Cruz de la Almudena, el clero con las largas sobrepe- y Sa. idoval, caidenal de la Santa Iglesia llices, la Ciuz de la Real Cap lla y los pa- Romana, arzobispo de To edo, primado de les de hacha de Su Majestad, vistiendo las Españas, etc. etc. (libro III, Constisus mas lujosos trajes, alumbrando al San- tución i. a) se ordenaba: que los sacerdotísimo Sacramento, que ira en las intere- tes hablan de traer el cabello cortado y santes andas conservadas en la Cripta de llano, y la barba hecha pareja y redonda N. S. de la- Almudena, piecedida de los prohibiendo que llevasen lechuguillas o cuecapellanes del Rey D Felipe II, con ca- llos almidonados, m que saliesen más de un pas e incensarios, y dando e guardia de dedo sobre el de la sotana. honor, a la derecha, los consejeros de HaClaro es que hubo que legislar en todo cienda, de Indias, de la Inquisición y Real esto, porque desde que el Papa Clemente V lí de Castlla, y a la izquierda, los del de dejó crecer la barba hasta mitad del pe Cruzada, de Ordenes, de Italia y de Ara- cho como señal de duelo, después del saco gen, orden de colocación sometido a dive -ae Roma en 1527, según puede comprobarsas consultas y íesoluciones regias, en ¿u se en los curiosos grabados de Nicolás Hoeque los dos puestos de más honor se dan a gemberg, de La coronación del emperaAi agón y Castilla dor Carlos V en Bolonia en 1530 muchos Inmediato a la Custodia, el palio cubier- de los de las más altas jerarquías en a to de flores, anas- varas eran llevadas poi Iglesia se creyeron autorizados por este la villa, o sea por os íegidores en orden ejemplo, para no cumplir lo preceptuado ds antigüedad anteriormente, dando lugar a protestas, enEl cardenal arzobispo de To edo con los tre las cuales citaré lo sucedido en Fraile a diáconos, y despaes mayordomos y giandes a Guillermo Duprat, que al ir a tomar poen dos hileras, precediendo a S M. con sesión del Obispado de Clermont en 1535, su sencillo traje negro y su caracterís- sin atreverse a sacrificar su hermosa barba, tico sombrero de rizo en la mano, segji- le presento et cabildo sobre una bandeja, do del mayoidomo y caballer zo mayor, de p ata el libro de los Estatutos de la Cacardenales, obispos, nunco de S. b los tedral, abierto por el capítulo de barbis embajadores, Consejo de Ebtadg y gentiles- radendis y a su lado unas grandes tijeras, hombres de la Cámara. Las guardas es- dejando al prelado perplejo ante esta respaño 1 a y a emana irán por fuera de la pro- petuosa advertencia. cesión hasta la Persona de Felipe II, y Todas las figuras- que son muchísimas, desde allí la guarda de areneros de Corps con sus Harchas o Vulqas, cuchillas de están cuidadosamente vestidas y caracterimucho coi te enastadas, llevando alabarda zadas con arreglo a datos gráficos de la época, seleccionados y documentados, como b guarda española y alemana, que conser vaba en sus prerrogativas y ordenanzas el s empre he hecho y debe de haceise en orden militar tudesco, desde que la trajo a estas lecciones prácticas de Historia. Para los vestidos y transformaciones de España el emperador Carlos V. los representantes del Auto Sacramental En las constituciones sinocales del arzo- he tenido en cuenta que, para dar mayor bispado de Toledo, del cardenal D. Gaspar decoro a la fiesta, los nobles solían contride Quiroga, refrendadas y publicadas en el bu r a sufragar los gastos de los trajes de Sínodo de 1601, por D. Bernardo de Roxas las comediantas, y para el orden de la pro- MADRID. EN LA PLAZA DE TOROS EL DIESTRO ERNESTO PASTOR (x) RECIBIENDO LA ALTERNATIVA EN LA CORRIDA DEL DOMINGO ULTIMO. (FOTO PÓRTELA)