Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID I A INAUGURACIÓN DFL METROPOLITANO S. M. EL REY (x) CON LOS INVITADOS AL ACTO INAUGURAL J 3 EL TRANVÍA SUBTERRÁNEO. (POTO DUQUE) rra ha sido el tránsito desuna civilización i otra, de una era a t tra era, del fin de jn mundo al principio del mismo Por ue, indiscutiblemente, el actual progreso e volvió hacia la nversa. Antiguamente- -esto es, ha, c e poco mas de dos años- -ios Estados Unidos eran el país mas hbre, el mas rico y el más seguro del mundo. Cualquiera que haya vivido aquí en aqjella tan lejana época recordará con nostalgia la libertad absoluta de que aquí fe disfrutaba para todo cuanto no pudiese perjudicar a. un tercero; hoy, de la libertad (escribámosla con m núscula, ya que la pobre ha ve, n do tan a menos) vale más que no se hable. De, la riqueza, mientras no paguen sus deudas. Tos Gobiernos europeos, cuya posible bancarrota se oredice por tantos, por mucho que se hable no va a ser muy creído. Y 7 respecto a la seguridad ya se irán enterando los que lean. Dejando a un lado el escabroso tema de la libertad y ocupándonos, en vez de hacerte de la riqueza en sí, de la carestía de la vida, que es algo relacionado con aquélla, anotemos los siguientes datos: el pan, que antes costaba seis centavas (30 céntimos) ahora cuesta 14 centavos (70 céntimos) las patatas antes dos centavos, ahora cinco; el azúcar, antes c neo, ahora 11; la mantequilla, antes 33, ahora 68; el queso, antes 24, ahora 42; el té, antes 54, ahora 70; el café, antes 28, ahora 41; la carne de vaca, antes 23, ahora 42; el jamón, antes 27, ahora 57; los huevos, antes 27, ahora 57; la leche, antes nueve, ahora 11... ¿A qué seguir copiando precios? Los salarios, en cambio, no subieron en la misma proporción. Los oficinistas están cobrando casi los mismos sueldos que an- tes. Sólo la clase obrera es la que ha me- los vagos y perdidos que en las ciudade jorado. Véanse los salarios que actualmen- sobraban. El caso es que con la paz han surgido te cobran algunos obreros y obsérvense entre los paréntesis respectivos los dobra- aquí las grandes huelgas, las grandes matanzas de negros y de blancos, y, para dos en 1914: Albañiles, siete dolare diaros (seis) car- colnlo de infortunios, ¡hasta la huelga de pinteros, 6,50 (seis) maquinistas, sie e policías! El comentario a este insostenible estado (seis) pintores, se s (4,5- plomero Sie- te (5,50) reparadorea ús líneas féirea de cosas nos lo da hecho una caricatura 27,41 semanales (14,62) tejedores, 17,80 del Excelswr, de Méjico, que está siendo (9,71) operarios de astilleros, 30,80 (17,86) comentadísima por cuantos- la conocen La caricatura representa a Pancho yimodstas, 14 (ocho) vendedoras en estaHa sentado en la frontera de los Estados blecimientos, 15 (nueve) Acerca de la seguridad pública, antes, coix Unidos con Méjico, leyendo un periódico la sola excepción de bertas barriada; da de Nueva York. En el periódico, con grangente maleante, a cualquier hora del día des titulares, se lee: Sangrientos combao de la noche se podís transitar lo- nismo tes entre negros y blancos- Washington en por Nueva York que por la aldea qás es- estado de sit o. La policía en huelga, Y- Pancho exclama, convencido: condida. El que esto escribe recuerda haber vivido en pleno campo, donde n ¡solía- ¿No será ya hora de que intervenvverse policía alguno, y no haber c; rrado M l G U E L D E ZARRAGA. jamás su casa, cuya merta de éntrala era gamos de simples cristales, más que con el v c t- Nueva York, Septiembre de 1019. lio... Ahora, en pleno Broadway rieoyoiquino se repiten día y noche los a ráeos, y róhanse los Bancos y los hoteles con) mayor frescura. ¿A qué puede obedecer este vedgonzoso retroceso? Indudablemente a la guerra. La guerra, toda guerra, por muy eípados OTRO DEBATE EN EL CONSEJO Por mi crónica anterior, publicada en que sean los ideales ée los pueblos que a sufren, sólo es un horroroso estado de bar- A B C el día 1 del mes actual, se enteraría barie; los hombres, ¡hasta los héroes no el lector de los incidentes surgidos en un son más que fieras Imagínense así los lec- mitin de Lb -epensadores en favor de la tores a un pueblo donde antes no había sol- reconstrucción del monumento erigido a dados que se encuentra de repente con la memoria del revolucionario Ferrer. Uno más de tres millones de hombres coa uni- oe los oradores, consejero de la Municipaforme... Y téngase en cuenta que enfe lidad de Bruselas, ofreció volver a interpeellos, como es de suponer, lo ¡primeros que lar al burgomaestre Max sobre dicho asunobligatoriamente se ansiaron fueron todos to, a fin de que la- tristemente famosa es- A B C EN BRUSELAS. MAS ACERCA DE LA ESTATUA DE FERRER