Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
pueblos combatientes. Ahora m snio acabo de recibir un radiotelegrama de Czernin de conformidad con nuestra in ciaúva de ai míst cio y de gestiones, pacifistas. No hemos de detenernos, ni mis compañeros n ¡yo, en el camino emprendido. Peco áa actitud de las potencias de la Entente es inquietante? -indqué. Veló con los cansados párpados s u aguda mirada Trocky, y en vano esperé una respuesta o un comentarlo- a mi frase. -Conversamos aún, rozando los asuntos, sin ahondar en ellos, y con sencillez me dijo al despedirnos: -Me alegro haber conocido a ustea, y por su conducto envío un saludo a España. Voívóse a su- asiento, y su cabes- a se indinó sobre los documentos allí reunidos. ¿Es simpático Trocky? No es arractivo. Acentúa su tipo israelita, la espesa melena revolucionaria, que enmarca con negrura su rostro irregular y agudo. Las cejas y la recortada per lia- muy negras, Son a tnodc de pinceladas mefistoíélicas en el roa- tro cetrino. No se revela en él ni la voluntad, ni la inteligencia; nada, en fin, potencialmente fuerte. Podría pasar por un artista decadente, y. sin embargo, yo creo que tiene un valor irreemplazable en la Rusia actual, y que no son las circunstancias precarias las. que dan relieve a una mediacía, sino que es la personalidad de este hombre la que sé impone a aquéllas con actos de un plan político desconcertante, y trascendental En el antro de las fieras ex ste menos d sparldad entre ellas y aquel que e- xisiía en el Palacio de la Duma. En el Instituto Smolny es todo plebeyamente democrático, y los feroces marineros de Kronstadt, -confundidos con la guardia roja, no desdicen de los fríos muros, de las salas desamuebladas, donde funcionan como árb tros de San Petersburgo. Impresiona y desasosiega el Instituto Smolny, y sus moradores, porque es un foco de anarquía y porque la ignorancia y el odia de ios antiguos esclavos a todas las clases sociales, arma sus manos con el ensañamiento dímoledor. A! fanatismo jer 4 rqu co del Imperio substituye eí otro, el de la ergástuía en rebeldía. I Qué pueblo podrá ser feliz gobernado por c! terrorismo de abajo? Sólo la bandera blanca de la paz, que estos hombres levantan, da el alivio de una esperanza a nuestra angustia de desterrados. i La pazJ, la paz, y luego... ¿qué ocurrirá en las regiones de Rusia, dispersas y g n tradición de independencia? Aquella hoguera llameando- sobre Ja nieve a la éntra 3 a del Instituto Smolny me parece un símbolo del porvenir: j incendie en las estepas invernales! SOFÍA CASANOVA. t i EN EL TEATRO ESLAVA, DE M- VDRID UNA ESCENA DEL DRAMA EN 1 EES ACTOS. DE ALBERTO GJITRALDO, ALMA GAUCHA (FOTO DUQUE) ifcfr- EN EL TEATRO DE LA ZARZUELA, EN MADRID UNA ESCENA DE LA ZARZUELA, DE ROMERO Y FERNANDEZ ¿SHAW, MÚSICA DEL MAESTRO- PEPE SERRANO, LA CANC 10 X DEL 0 L 1 D 0 ESTRENADA ANOCHE. (FOTO DUQUE) San Petersburgo, Diciembre 1917. DE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN P A R Í S EL ASUNTO BOLO Desde hace unos cuantos días, Bolo Pá cha ocupa el lugar preeminente de la actualidad parisiense. La guerra, la ofensiva Inminente, la amenaza de nuevas incursiones dejos Gothas, ocupan y preocupan ciertamente a la opinión pública; pero nada eirve para distraer la atención de los parisienses, quienes con áxido afán leen antes gue toda otra cosa los detalles de la audiencia del Consejo de guerra en que es juzgado este hombre original. Bolo Pacha es realmente una figura muy Apropiada para figurar en esta sociedad, un roce abigarrada, de la capital, sobre todo in los tiempos anteriores a la guerra, en M cuales no se preguntaba a nadie ni de (lónde venia- ni adonde iba, y que, a pesar e su dudoso origen, se dejaba a todo 1 -entrar en todas partes, lo mismo eu CEREMONIA MILITAR EN MELILLA LLS. GAPA DEL SST- AJíBAitTS BEL NUEVO REGÍ MIFNl O MIXTO I í n V TILLERIA. (FOTO PÉREZ)