Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TERRIBLE JNCEW DJQ EN LA GRANJA LA NOTICIA EN MADRID A Jas dos de! a tarde comenzó a circular por Madrid la noticia de que en el Real palacio de La Granja se había producido tm violentísimo incendio. La noticia, que se conoció casi al mismo tiempo en el Regio Alcázar y- en los centros oficiales, produjo el sentimiento atie puede suponerse. La Familia Real se enteló de lo sucedido con la emoción natural y el Monarca dio su aprobación telefónicamente a las medidas de salvamento y extinción ordenadas por el alcalde de San Ildefonso y el administrador del Patrimonio D. Baldotnero Cabrera. ALARMA EN LA GRANJA. P 6 f? E EMPEZÓ EL FUEGO San Ildefonso 2, 3 varde. Cuando esta ¡mañana era completa la calma cu este Real Sitio y sus habitantes estaban en las casas guareciéndose de los rigores del temporal comenzaron a tocar a rebato las campanas de la Colegiata, causando en el vecindario la natural sorpresa e inquietad. Pronto se supo que el alarmante aviso estaba perfectamente justificado: en el Palacio Real se había declarado un incendio y la violencia del viento hacía que el fuego se propagase rápidamente. Todo el personal encargado át la custod. a de Palacio y oíros empleados y obrer. os del Real Patrimonio comenzaron a luchar para atajar el siniestro desde los primeros momentos. r Sin pérdida de tiempo acudieron espontáneamente casi todos los vecinos para tomar parte en los trabajos de salvamento, que se realizaban con gran dificultad ¡por la violencia de las llamas y no disponerse de bastante material adecuado para su. extinción. El fuego se in ció en una ch nenea de- leña instalada en la parte de Palacio conocida. por la Botica, donde, en efecto, se haHaJba establecida U oficina de farmacia. El incendio fue advertido las once, y media de la mañana; p ero, sin duda, llevaba ya arias horas iniciado, porque a aquella hora, tanto dicha oficina como las hab íaciones próximas estaban envueltas ea llamas. Coa extraordinaria rapidez se propagó el fuego al- piso superior, donde se hablaban las habitaciones que utilizaban los jedes de Palacio durante los- meses de jomada regia. Siguió avanzando el incendio en- propor dones aterradoras, v con gran rapidez, hasta llegar a las demás estancias de la parte Norte del edificio, que tienen su fachada a la calle de Estevanilla, y desde allí se propagó a las habitaciones de Sus Majestades, que daban a la plaza de la Reiraj a la Casa de Canónigos y a la Colegiata LfcSGAQA DE AUX 2 UOS, LAS A U T O R I D A D E S San Ildefonso 2, 6 tarde. En lao primeras horas de la tarde han llegado, prosedentes de Scgovia, todo el material, de incendios disponible y el regimiento de artillería de Sitio, que guarnece d: cha ciudad. También, ha llegado el gobernador militar de Segovia. SI gobernador civil no lia venido po? estar enfermo. Inmediatamente los elementos militares cooperaron con los de Palacio y el vecindario en los trabajo- de salvamento. Desgraciadamente, la actividad y el buer deseo se estrellaban ante lo desfavorable Q ¡J tiempo. 1 viento, huracanado e incesante, avivaba! as llamas, y la crudeza de ía temperatura, manteniendo heladas las cañerías, privaba de agua fpn combatir el f EL FUEGO SE EXTIENDE San Ildefonso 2, 6 rarde. En estas condiciones el fuego se extendió por ambos lados del punto donde se inició, propagándose a la. Casa, de Catúaigos e incendiando las habitaciones de Sos príncipes e infantes. De la primera quedó bien pronto destruida la techumbre y paríe del piso principal; la oarte que da frente a la puerta de Segovia quedó totalmente destruida. Tambie- i quedaron destruidos los arcos que dan al llamado patio de la Herradura. A las cuatro de la tarde, las llamas habían acumulado su obra de destrucción en este cuerpo de Palacio y atacaron los muros de la Colegiata situada en el centro de la residencia real. Las viejas maderas del templo fueron pasto de las llamas en brevísimo rato; desplomáronse las torres, cayó la techumbre, y a- las cinco menos cuarto la antigua Colegiata estaba en ru nas humeantes. OBRAS DE ARTE SALVADAS. S E N T I M I E N T O POPULAR San Ildefonso 2, 6 tarde. Como aesde los primeros momentos del fuego se vio las dificultades con que se había de tropezar para extinguirlo, las autoridades tuvieron la previsión de que fuesen puestas en salvo lis obras de arte de más valor de cuantas atesoran el Palacio y la Colegiata. De ésts pudieron ser salvados los magníficos tapices del siglo XIII, de su propiedad, varios ornamentos sagrados y algunas reliquias. De Palacio pudieron sacarse antes de que Jas ílamas los destruyesen algunos cuadros y relojes, varios tibores de gran mérito y algunos muebles. En el vecindario de La Granja tan idea- focado con la Familia Real, la consternación es enorme. En los semblantes de los vecinos que trabajan contra él fuego y en los, de los ancianos y mujeres que contemplan su acción destructora se observan señales de intensa tristeza. Mtitísos vecinos están trabajando desde las once y media de la mañana, sin haber suspendido sus tareas para probar ningún alimento. ÚLTIMAS NOTAS San Ildefonso 3, 1.15 madrugada, -Continúa el incendio, sin que los esfuerzos hechos para localizarlo hayan conseguido resultado alguno. E Palacio puede considerarse perdido íotalmerte. Hay esperanzas da s 3 Í sr la Casa de Canónigos en su parte baja. Se trabaja para evitar que el luego se propague a la Casa de OScios. En los. alrededores d Palacio y en los jardines se han colocado los mocóles salvados. En la extinción de! Mccndio trabajan fuerzas de Artillería y Güard a civil, con vecinos del pueblo. La nieve dificulta enormemente la comunicación con Segovia. A! a una de la madrugada continúan en el lugar del siniestro el gobernador arii ar y todc el demento ofic aí de Segó vía. HISTORIA Y DESCRIPCI 6 W DEL PALACIO En 450, el Rey D. Enrique IV, que se hallaba en el palacio de 3 Bosque, que así se HaraaTba el de Baísain, hizo t construir una casa y la ermita que aún existe dedicada a Saa Ildefonso. Los Reyes Católicos hicieron donación de la casa a la Coiñunkiad. 4 $l Jerónif mos ál P! Posteriormente construyeron, los. monjes una c? sa hospedería, y esta, granja del m o nasterio del Parral es el origen de este püei, blo y de su n o m b r e Doscientos c u a r e n t a y dos años después de la donación de los Reyes Católicos, F -V- Upe V decidió construir un Palacio. í Se encargó el plano del Palacio a áotí Teodoro Ardeaiárs, a quien; significó l ét Rey su deseo de conservar la casa hospe- dería. 5 Las obras comenzaron en 1721. JEn 1724 expidió- Felipe V. el Secretó áé abdicación, reservándose p a r a sí y la Réiná el sitio 5 Palacio de San Ildefonso, que acá- baba de construir. V El Palacio Real de San Ildefonso es ntí edificio monumental, en que han marcado su huella las düerentes. épocas en que. fue construido. Es un gran cuerpo rectangular en cuyo centro se conserva el antiguo claus tro de la casa, hospedería dé Jos iráiíes, bajo el nombre de Patio de la iFuente. De sus frentes Norte y Sur salen dbs alas páratelas, que dan lugar a los, patios de coches y a la Her. adura, y a su. parte óo cidcntal, formando un cuerpo; saliente qué avanza hacia la plaza de Palacio, está ado sada la Colegiata, hallándose interrumpida por la antigua Casa de Damas el ala que; parte de su cara septentrional. Su fachada es la que da frente al parte rre y cascada, la cual mide 150 metros dá longitud por 23,3 de altura en SH p a r t e centrai, y 13,5 en las dos laterales. Ésta fachada fue construida én 1739, o sea diez- y ocho años después dé la edificación del Palada Su centro stá forinado. ¡por -utí solo or den de columnas v pilastras, compuestas, que sostienen un simple. entablamento, soy bre el cual co- re uña balaustrada, adorna- da con jarrones de mármol; en iriedio, y constituyendo vn ssiemhro arquitectónica queavanza un poco sobre el paramento g- e. neral. se levantan cuatro coíumsias que si; r ven de apoyo, mediánte eicoriiisamentb, 3 un ático rectangular coronado también pet la balaustrada. Los tres, intercolumnios qüe J forman están ocupadbs fjor puertas de. hie rro al nivel de la planta: baja y por baleo es volados en la principal En ios caneca restantes de cada lado se; abre una pner, íá V y un balcón en los dos ¡primeros, y tina ven tana y balcón en los últimos. Los íusí tes estriados de las íeolümñas y, pilastras son de caliza roj a dé: -Sépúlvedá: ia ¿bases: áticas que reocs ¡tt sobre. las zócalos dq. granito, y los capíí- eles, -ricamente- esculpid. dos, son de nárnoL blanco. v 1 entablamento genera! que consta de ui arquitrabe d tres retablos. está coirs- tr- j: do con granko en íoriria adintelada; et. friso, que es completamente; liso, de piedra roja, y la. cornisa, de granito. La fcaláús- trada de! coronam entó general, qu- e sirve de apo o a jarrones de. márraol- áncG, adornados con guirnaldas, es también de í calza roja El ático rectangular ¿sé. ctíiiipjá- i. ne de cuatro cariátides, de míirmol, qu- e Ve -presentar: las estaciones del año, y sos- tienen con caberas y brazos ttn eritabj ¿y mentó igi al a! general, coronado por otra; 1 balaustrada que lleva, encima trofeos g- aé- -1 rreros. En el tímoáno deFintercoíLímniíj 1 central e ven esculpidas en mármol las ar- mas de España v Casa 1 de Berbén, reunidas por el To són de Qr. o y cobradas por ¡s 1 Corona Peal. En los otros dos- de- les eos- tados se representan en medallones; 1 circu- -i lares los retratos de los Rey, és íundado res ¿vestidos de guerreros romanos. -Entreoías; ménstilaij que sost enasi los bafcóiies- yola 1 dos hálíaase siínbolisaáas, e fresiia