Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Í ¿Por qué? diciendo: ¡Pobres criatuPues observad los gestos- -Porque estás casi des- ras! y las muecas que hacen y os mzdo. Idos á vuestra casa y Ha transcurrido a l g ú n reiréis un rato. acostaos. tiempo. Hace uno de esos- -I Quia! Yo no quiero ir crudos días de invierno, en á mi casa, porque me va á jue l a s calles están desiertas. zurrar mi padre. ¿Por qué ha de pe- En el quicio de una puerLa caridad ta se hallan los dos hermaEra una de esas crudas garte? noches de invierno en que- -Porque esta noche no nitos medio muertos de frío, la gente rica puede ir á dis- Ihe recogido ningún dinero, frutar del calor y la alegría j i pobre de mí si llego á de los teatros y los bailes, casa sin un cuarto! Con Ron- Quina FLO- -Pues toma esto, y di á RES, D E L C A M P O mientras que 1 o s pobres mendigos tienen que pedir ttt padre que te lo has en- crían pelo hasta los petoo una limosna por amor de ces de colores. Dios y acostarse luego bajo un techo muy grande, que cobija á todos; es decir, el sueño y miedo. Por su lado Armamento. pasa un joven con una ex- Y tantos traLa escena que vamos á celente c a p a y al oír 5 a bajos, después de diez persode cada describir se desarrolla en la vocecita que le implora una nas nueve habrán escrito su plaza Mayor. limosna, se detiene, excla- nombre al revés. Sentados en el borde de mando con alegría: la acera, piden limosna dos- ¡Alberto! ¿O t r a v e z niños, uno mayor que el así? Venid, venid conmigo. otro. Sus ropas son míseras. Como el protector vivía Agua de Colonia, Ex El pequeño, un niño rubio y muy cerca, no tardaron en tracto y Polvos de Arroz llegar á su casa, donde les FLORES D E L CAM dio de comer y les preguntó PO; he aquí tres cosas La telegrafía sin hilos qué había sido dp ellos deses u n a maravilla de la de aquella noche en que se indispensables en el tociencia moderna. T a mcador de mamá. Decídconocieron. b i é n lo es el OXEN- -Pues verá usted- -con- selo. T H O L p a r a la dentacentrado- -dice el señorito, testó els mayor- al llegar dura. entregando al niño mendigo á casa entregué á mi padr el dinero que nos había dado 1 angelical, como el mayor, vta billete de Banco. ROMPECABEZAS El niño le mira asom- usted, y se marchó á esca dice í su hermano: pe á malgastarlo. A los pobrado. -Vamonos á casa, Alcos días volvió, y cogiendo v Es para mí? ¡berto. el gabán que nos había dado- -Sí, para ti. -No, no, que padre nos usted, y con el cual nos ta- -Bueno, se lo entregaré pábamos en nuestra cama de pegará si no llevamos algún i mi padre. dinero- -responde Alberto. á la calle, di- -Muy bien. Toma tanw paja, nos echóbuscar- Es que tengo mucho bien ¿ni gabán. Yo no tengo ciendo: ¡A y como dinero, frío! ¡Y mucho sueño! -ingandules! no me v frío. siste el pequeño. gusta desobedecer, cogí E 4 niño, más asombrado mi hermanito y aquí nos tie- -Pues toma, ponte mi todavía, chaqueta; apoya la cabeza emoción. no puede hablar de ne usted con más frío y más en mis rodillas, y duérmete hambre que nunca. Yo lo- -Cógelo, -No quiero, porque te do estés en hombre, y cuan- siento más que nada por To Con 24 cerillas lormense algún apuro, ye ñito, poique como es peque- nueve cuadros, como se ve vas á enfriar tú. á mi casa. Toma esta tarje- ño sufre más. en el grabado. Ahora quí- -No me enfrío, no. -Bueno, trae 1 a cha- ta. ¿Sabes leer? ¡Pobrecitos! -exclamó tense ocho cerillas, de modo -No, señor. que sólo queden dos cuaqueta. -Pues bien, vivo en esta el joven- ¡Yo os prote- dros. El mayor se quita la raígeré! da prenda y el pequeño se la primera calle, no, en la otra, (La solución en la própone, satisfecho, y se prepa- junto á un bar. ¿Sabes? Pasaron años, y Dios pre- xima hoja infantil. -I Muctias gracias! -exra para dormirse sobre las clama el niño, y despertan- mió a buena acción del carodillas de su hermano. ritativo j o v e n haciéndole Un joven, de arrogante muy rico, para que pudiera SOLUCIÓN AL ROMPECABEZAS figura, que ha presenciado L a v a r s e sin Jabón socorrer á ios necesitados. ULTIMO desde una esquina esta tier- FLORES DEL CAMna escena, se acerca á los ni- PO es perder el tiempo. CARMEN DE VILLALOBOS. ños y, dirigiéndose ai ma (Doce años. yor, le pregunta: ¿Como te llamas? do á su hermano, le dice ale- -Me llamo Alberto. No gremente JUEGOS INFANTILES le digo mi apellido, porque -i Anda, gandul, que me se me ha olvidado, 6, mejor ha caído el gordo! dicho, no lo sé. Mí pequeñín se despierta. i Cómo se llama tu her- v m iQvé dtefts del gordo? Entregad una tira de pamanito? -Nada, hombre, que ya pel y un lápiz á diversas- -Mi hermano se llama tenemos dinero. Dale las personas, y decidles que se Toñito. pongan el papel en la frengracias á este señorito. ¿No te parece que vas EJ joven se ríe y hace un te y escriban su nombre. i coger un catarro? ¿Parece fácil, verdad? movimiento de cabeza, como la escritora en la frente L 4 C T immii! ¡ii iíf is n TWP 11llli rrrn 1 írn TTT- ninillirTnniirnninminni ni