Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
donde nada hay previsto, pueda hacerse- -Hombre, aprovechando lo de la huelga eso? ¡Son los Gobiernos, que debiera ser lo general, ¿por qué no se adhieren los minismás fundamental, y de un día á otro no sa- tros los primeros? Eso le daría tono á la ben lo que van á hacer... huelga. -Lo que resulta un poco paradójico es PIFARTOS. que, para ventilai un asunto de carnes, tuvieran que dirigirse al ministro de menos chichas je hay en el Gabinete. ¿Qué puede importarle á un hombre como Ruiz Jiménez, que es Ja más viva estampa de la abstinencia de carne, que nos quedemos sin niaras todos los españoles? Un lenguado dialogando con una vaca es una cosa eminentemente pintoresca. La carne ha sido ahora el tetma- ¿Y tú crees que podrá evitarse lo de la para arañar tal tremolina huelga vgeneral? que este dichoso problema- -Yo, en los tiempos que alcanzamos, pone carne de gallina, querido Calínez, lp creo todo. No me sorprendería, pu s, que así ocurriera. Como E l motín del Matadero, dijo aquél, perdido por uno... tan mal cariz fue tomando, -Pues en ouanto á lo de la tasa del pan que ya más d e un carnicero- habíamos quedado... el asunto también tuvo las carnes temblasidio. tiene miga, hasta el punto de que el Comité ha tenido que hacer la siguiente rotunda Aquí va á ocurrir un día declaración: La Junta central ve con verque el pueblo, en sus paroxismos, dadero disgusto que, á pesar del tiempo hará una carnicería transcurrido, de haberse tasado el trigo y de can los cartiu ceros mismos. haber autorizado la incautación de este producto, no haya llegado aún á la tasa del pan Pues poír nadie ni por nada en Madrid. ¿Está claro? deja la opinión, airada- -Como el agua filtrada. que la trate ed carnicero- En vista de ello, se acuerda excitar el como una res destinadla celo de la Junta provincial, para que en el por su dueño a. 1 Matadero plazo de cinco días se realice, por quien proSegún dice España Nueva, ceda, dicha tasa, y solicitar del Gobierno comerán juntos Amos las medidas oportunas para que se lleve á Salvador y Vijlanueva efecto. en paz y en gracia d- -Sí, sí; ¡conozco el numerito! Dentro (Creo que no, si rao se llevade otros cinco días volveremos á leer algo del uno y del obro en poto parecido, se hablará otra vez de la excitaun guarda a que no se mueve ción del celo- -de la excitación no pasaxá un punto de entre Jos ábs. 3 mos- y lo de la tasa del pan seguirá en el mismo momificado estado. i Qué ocurre, qué pasa, -Lo malo de todo esto, lo que va á ocuque andan por las calles rrir, sin que la gente se cuide de advertírselos consumidores lo cinco días antes al ministro de la Goberdando voces tales nación, para estar dentro de la ley, es que contra el presidente, un buen día, harta de poner jasa á su pacontra nuestro alcalde, ciencia, se decida á arreglar la situación por contra los ministros el procedimiento más expeditivo, tomándose y los concejales la justicia por su mano. y hasta contra todas- -Así es de temer. las autoridades, -Porque si el Gobierno conoce perfectaque Madrid parece mente quiénes son los que, poniéndose al que es casa de orates V país ¡jor montera, aprovechan su influencia ¿Siguen aún las fiestas y cuantos recursos ilícitos son recusab es de los Carnavales, para cultivar escandalosamente el contracon la- greguería bandoe y detentar los vagones necesarios propia de esa clase para l tráfico comercial de los pueblos, 3 e festejos tontos, hace muy mal en no proceder abierta, franque han dado en llamarles camente contra los malos patriotas, atentos populares, cuando solamente á su medro personal. son impopulares, -iPero, hijo, ¿qué puedes esperar de ia puesto que consisten diligencia de un Gobierno, cuando su presisólo en disfrazarse dente dice con el más adorable candor lo para hablar á gritos siguiente al salir del Consejo de ministros? semi- guturales Hemos hablado de tantas cosas, que sería como trogloditas imposible enumerarlas de tos más salvajes? -Pero, hombre, ¿no vale la pena de to ¿O es quizá que hay nueva nar una nota? huelga de estudiantes- -Y sigue: Hemos tratado de todo lo que apedrean los coche pendiente, y ha sido un Consejo que ha tery los ventanales minado por el cansancio, y no por falta de de los Institutor V asuntos, tanto, que mañana ó pasado- ¿qué y Universidades más da? -tendremos que volver á rey hacen muchas cosas unirnos. menos ir á clase? i Pobres! Da compasión. i O es que entran los rusos- -i Se cansan tan pronto... Claro es que 6 los alemanes, hay cosas que no admiten espera, la menor arrasando aldeas, dilación, pero, j y si se nos cansan los mivillas y ciudades, nistros? ¿Hay derecho para exigirles tal vegas y campiñas, cosa? ¡pueblos y lugares, casi exterminados- -Sí, e a verdaderamente abrumador. por los temporales? Pero, así y todo, nadie suelta el carguito. Nada de eso, amigos; no hay por qué alaAnarse de esos alborotos que hay todas las tardes, porque son efectos lógieos del hambre, de cuya influencia no se libra nadie desde que le han puesto tal precio á las carnes y nos han subido tanto ya las aves, que hasta la gallina, que anda en los corrales, ahora habrá que verla cómo cruza el aire. No hay ningún peligro. No hay por qué asustarse. Siga, pues, la danza. Siga, pues, el baile; que eso aquí no es nuevo ni le importa á nadie. MOSQUETERO. EL TINGLADO DE LA FARSA La Fiesta del Saínete va á acabar por convertirse en una romería, á la que será necesario acudir con bota y merienda. Nada más que seis hoi as y media tuvo de duración el espectáculo en Apolo el martes pasado. Esas representaciones del teatro chino, que duran tres y cuatro días, deben ser Fiestas del Saineüe... un poco más lairgas. Naturalmente, cuando se tiene al espectador encerrado seis horas en un teatro... acaba por no gustarle nada. Seis horasv de representación no pueden constituir una- diversión amena y recreativa. ¡Eso resulta na paliza! Al espectador, encajonado todo ese tiempo en la localidad, se le olvida la manera de andar, y sale tullido. Los autores de las obras estrenadas suelen salir con las manos en la cabeza. Y es que el puhliquito de la Fiesta del Saínete va siendo difícil. Yo recuerdo que hace dos años en una de estes fiestas estrenaron Paso y Abatí una comedia titilada Café solo, y la dieron un meneo regular. Meses después, ese Café solo se le sirvieron al público de la Comedia, y el líquido fue muy del agrado de los consumidores... ¿Quién explica este rompecabezas? La otra tarde, el público que asistía á la Fiesta d il Sainete acogió fríamente la comedia que los QuJrate- o habían onecido á los organizadores de la representación. La casa de enfrente ha merecido, no obstante, los elogios de casi toda la Prensa; pero, per la noche, la segunda rapresenta cion de la obra corrió un teropoi al deshecho, y loa celebrados autores se apresura ron á retirarla del cartel. A mí no me sorprenderá que dentro de urnas cuantas meses La casa de enfrente alcance un éxito ruidoso en otro t ea no y con otro titulo... Es o del bwen ó maJ vino que los morenos llevan al teart. ro esíá visto que es una verdad aplastante. Pero lo que está fuera de toda duda también eg que el público que asiste á la Fiesta del Saínate va resultando dificiliUo. Será por lo que sea... Por la excesiva du raioián deü espectáculo, j or el calor que asfixia ai cabo de tantas horas... EJ hecho es que el público se pone de mal humor, se hatee exigente, y... los asuitares acabarán TTfi l l il1 l nrrrF IHHIIHTm s r i r l Imrrnniin- -tnr i m